Agosto, mes de vendimia en España

Registro suscriptores
ENESA OK
EFEAGRO.

Diferentes zonas productoras de uva están en periodo de vendimia: en Jérez han empezado en 32 bodegas y en Rioja empiezan hacerlo a partir del 20 de agosto mientras en Extremadura trabajan con precios que no cubren costes y en Cataluña esperan una producción media

vendimia vini

Jérez

La vendimia en el Marco de Jerez ha comenzado con una previsión de disminución de la producción en torno al 20 o 25 % por la ausencia de lluvias a lo largo de este año y a pesar de las suaves condiciones meteorológicas registradas.

Las labores de corta y molturación de uva para la elaboración de vinos amparados han dado ya comienzo en algunas de los 32 bodegas de elaboración inscritas este año en el registro del Consejo Regulador de la D.O. ‘Jerez Xérès Sherry’.

Según ha explicado el Consejo Regulador en una nota, la vendimia ha comenzado fundamentalmente en lagares de grandes bodegas, que están procesando uva de viñedos situados en el interior, que es siempre la primera en alcanzar los niveles suficientes de madurez.

No obstante, no se prevé que los viñedos de la costa empiecen a vendimiarse hasta finales de mes, por lo que hasta dentro de un par de semanas la vendimia no se habrá generalizado.

La uva que está entrando en los lagares es la de un nivel de sanidad alto y, a pesar de la meteorología, presenta unas graduaciones “considerables”, en algunos casos en el entorno de los 12º Baumé.

Las suaves temperaturas desde el momento del envero han propiciado una maduración muy lenta de la uva, lo que en algunas de las muestras tomadas en los viñedos del interior se traduce en unos niveles de acidez inusualmente altos.

“Esto representa un potencial importante en términos de calidad, que esperemos se vaya confirmando a lo largo de las próximas semanas, en la medida que la uva vaya entrando en los lagares de forma masiva”, han valorado desde el Consejo Regulador.

La cosecha de este año está condicionada por la climatología imperante durante el año agrícola, que ha sido “muy seco” al recogerse apenas 400 litros de agua por metro cuadrado, frente a la media anual superior a 600.

El Consejo Regulador destaca, además, que este es uno de los veranos “más frescos que se recuerdan”, con temperaturas inusualmente bajas durante julio y sin apenas días de viento de levante y sí importantes “blanduras o rociadas nocturnas de poniente, que han contribuido a hidratar el fruto”.

Todo ello ha provocado algunos brotes puntuales de pudrición y de oidium en viñedos de la costa, que están “muy controlados”, ha indicado.

Rioja

Por su parte, en la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja está previsto que comience la vendimia el próximo 20 de agosto en las parcelas de uva blanca más tempranas, en Rioja Baja, y con una expectativa de que sea “una gran añada e histórica” por el “excepcional estado sanitario del viñedo”.

Así lo ha explicado este lunes a Efe Abel Torres, director general de la bodega cooperativa Viñedos de Aldeanueva de Ebro, que es la mayor de Rioja con 3.000 hectáreas de viñedo y la que marca el comienzo de la vendimia en esta Denominación, que comparten viñedos de La Rioja, País Vasco y Navarra.

Esta bodega cooperativa tiene previsto comenzar la recogida del tempranillo blanco a partir del 20 de agosto, variedad de la que tiene plantadas 90 hectáreas.

A partir del 26 de agosto comenzará con la recogida de las variedades blancas de verdejo y viura, en función de los resultados de sus analíticas y, a partir del 10 septiembre, con la tinta, también en función de los parámetros de la uva en cada parcela.

Aunque la mayor parte de las bodegas realizan sus propias analíticas de control de maduración sobre sus viñedos, el Consejo Regulador iniciará a finales de agosto sus controles semanales de maduración de la uva.

Según ha informado a Efe el director del Órgano de Control del Consejo, Pablo Franco, se trata de “un importante servicio que permite a los viticultores determinar la fecha idónea de vendimia en cada localidad y optimizar así la calidad del fruto y de los vinos elaborados”.

Torres ha destacado el “excelente” estado sanitario que presenta este año la uva, con una producción más moderada que la del pasado año, con menos racimos por cepa y más pequeños y uva muy suelta, lo que constituye “la imagen ideal para una uva de calidad”.

Ha convenido así también con Franco, quien ha detallado también el “excepcional estado sanitario de la uva”, lo que da “muy buenos indicios” en calidad y cantidad de esta nueva cosecha, de la que se prevé una producción “mucho más moderada” que la anterior, que alcanzó los 485,85 millones de kilos de uva en Rioja.

Esta campaña añade un factor especial vinculado a la calidad de la uva, que se traduce en que el grano está mucho más suelto, no tan apretado, lo que favorece una mayor ventilación de los racimos, lo que ambos factores unidos dan indicios de una buena cosecha, con una calidad “excepcional”, aunque el mes de agosto y septiembre son determinantes para la calidad final, han precisado Franco y Torres.

Las previsiones meteorológicas de la próxima semana, ha detallado Torres, también apuntan buenos indicios para la maduración del viñedo, aunque ha incidido en que septiembre será “definitivo”.

Viñedos de Aldeanueva, que el pasado año recogió unos 23 millones de kilos de uva, prevé cosechar este año un 7 % menos, lo que se traduciría en unos 22 millones de kilos de uva, de los que 2 millones son de blanca y 20 de tinta, que es la mayoritaria en Rioja.

Respecto a los precios de la uva de la nueva añada, Torres ha indicado que es una cuestión “muy prematura” actualmente, pero la previsión es que sean más bajos que las del pasado año.

Esta bodega cooperativa, que cuenta con unos 800 socios y vende el 20 por ciento de su producción a granel a otras bodegas, aspira también a que “se prime la calidad que hay en el campo” por parte de las bodegas y sea “otro año bueno para el agricultor”, ha detallado Torres.

Extremadura

Mientras, la Comunidad de Labradores de Almendralejo-Asaja ha alertado  de un “descenso acusado” en el precio de las uvas con el que se ha iniciado la vendimia en Tierra de Barros, que no cubren ni los costes, además de un descenso de producción que ronda el 40% respecto al año pasado.

Esta organización, la más representativa en la ciudad de Almendralejo, ha emitido una nota de prensa en la que, además, manifiesta “la evidencia de la grave problemática para la contratación de mano de obra”.

La Comunidad de Labradores apunta a que todo ello ha generado “incertidumbre” en el inicio de campaña de recolección de uva destinada a la elaboración de vinos amparados bajo la D.O. Cava, que es con la que se han empezado a vendimiar y que supone la antesala de la recolección del resto de variedades.

Por ello, exigen a las autoridades competentes que actúen para erradicar estos problemas que, apuntan, “ponen en riesgo le existencias de las explotaciones”.

Además, recomiendan a sus socios agricultores que “ante el descenso tan considerable de precio de uva destinada a cava”, ninguno sea cooperador necesario para “un posible uso indebido de medidas que pueden distorsionar el mercado”, ya que estas siempre van en perjuicio del patrimonio de los agricultores.

Además, les piden que, siempre que sea posible y bajo la consideración que cada agricultor estime oportuno, “se destine este tipo de uvas a la producción de vinos tranquilos”, ya que se puede anticipar que la diferencia del precio no se ajusta a la realidad de la diferencia del valor añadido que tiene esos vinos, con lo que el beneficio no queda igualmente repartido a los largo de la cadena, apuntan.

Recuerdan que todos los productores agricultores se encuentran amparado baja la legislación vigente, pudiendo hacer uso de ella.

Por todo ello, reclaman a las autoridades que actúen con medidas que creen certidumbre para el presente y el futuro del campo extremeño.

Cataluña

Por lo que respecta a Cataluña, la vendimia de 2019 se prevé, de manera generalizada en todas las denominaciones de origen, de cantidad igual o algo superior a la media, excepto en aquellas zonas que han sufrido daños graves por la ola de calor del mes de junio, según las estimaciones del Incavi, el Instituto Catalán de la Viña y el Vino.

Entre el 25 y el 30 de junio, las altas temperaturas afectaron parcelas vitivinícolas situadas en las comarcas del Priorat, Ribera d’Ebre, Alt Empordà, Terra Alta y, de forma más puntual, en el Bages.

Las pérdidas de producción más importantes se han registrado en las viñas jóvenes de estas zonas, de menos de 15 años y con poca retención hídrica en el suelo, y la variedad más afectada ha sido la cariñena.

El Incavi ha explicado también que la vendimia llega con un poco de retraso respecto a los últimos años.

Como es habitual, la primera bodega en iniciar la recolección de uva ha sido Raimat, de la denominación de origen Costers del Segre-Lleida, que el pasado 8 de agosto por la noche dio el pistoletazo de salida a la temporada de vendimia 2019 en Europa.

En el Penedès y en la Ribera d’Ebre se comenzará a recolectar entre el 15 y el 20 de agosto, mientras que la DO Tarragona prevé un retraso de entre 7 y 10 días, de manera que empezará a coger la variedad ‘chardonnay’ el 15 de agosto.

En el resto de denominaciones de origen la vendimia comenzará la primera semana de septiembre y se alargará hasta mediados o finales de octubre con las variedades más tardías.

El Incavi asegura que este año la calidad sanitaria de la uva es óptima y alerta que habrá que estar pendientes de las precipitaciones que se puedan producir en agosto y septiembre, que pueden incidir en el volumen de final de producción.

Con todo, el Incavi prevé que la producción de esta vendimia será similar a la media de los últimos años.