Los productores de Alicante cierran una buena campaña de limón

VALENCIA FRUITS. REDACCIÓN.

Asaja Alicante resalta que el limón ha despuntado esta campaña debido al fuerte aumento de la producción en fresco

Alicante campaña de limón

Los productores alicantinos de limón han vivido una buena campaña. / Archivo

Asaja Alicante ha realizado un balance de la campaña citrícola en el que destaca el buen comportamiento del limón. La organización agraria califica como positiva la temporada en este cultivo. El limón ha despuntado favorablemente y “esto se debe a un fuerte incremento de la producción en fresco, que ha registrado un aumento del 30%, tanto en la variedad Verna como en Fino. Concretamente, el Verna, que ahora se encuentra en plena campaña, ha pasado de 90.000 a 117.000 toneladas. El limón Fino ha registrado cifras por encima de las 800.000 toneladas. Al fuerte incremento de kilos se le suma la estabilidad de unos precios aceptables durante toda la campaña; propiciando que ésta haya sido una de las mejores cosechas de los últimos años, en cuanto a rentabilidad para el agricultor”, apuntan desde Asaja Alicante.

En la variedad Verna, los precios en campo no han sido tan elevados como el año pasado, que rozaron picos “históricos”, llegando a sobrepasar un valor de 1,20 euros/kg en origen. Y se han situado entre 0,60-0,70 céntimos el kilo toda la campaña. El Fino arrancó con precios en origen de 1 euro/kilo. Después, se estabilizó entre 0,30-0,40 céntimos.

“Aunque han descendido los precios con respecto a la campaña citrícola 2014/2015, hemos visto que el notable aumento de producción y la estabilización de unos precios medios decentes han provocado gran rentabilidad para los productores, que ya afirman que esta ha sido la mejor campaña del limón de los últimos años”, indica el presidente de Jóvenes Agricultores Asaja Orihuela, José Vicente Andreu.

“Con esta campaña se ha demostrado que, si tenemos un producto de alta calidad, no es necesario pagar al agricultor cotizaciones ínfimas, porque tendrá un buen precio de mercado y dará beneficios a todos. Este año, tanto el agricultor como las comercializadoras y distribuidoras han ganado. Y esto debe sentar un precedente y convertirse en un ejemplo a seguir de cara a otros cultivos. Cuando el precio en origen es óptimo, la campaña es buena para todos los eslabones que intervienen en la cadena alimentaria”. Así lo asegura el presidente de Jóvenes Agricultores Asaja Alicante, Eladio Aniorte.

España se ha convertido en el segundo país productor de limón a nivel mundial. Y la calidad inigualable de este producto es reconocida internacionalmente, lo que ha favorecido las exportaciones. Por ello, la demanda va a continuar al alza. “Desde Asaja estimamos que el limón va a seguir siendo rentable en los próximos años porque, por mucho que planten nuevos árboles, el área para cultivar este cítrico se limita a Alicante y Murcia, por lo que el techo no es ilimitado”, asegura el presidente de Asaja Alicante.

“Otro factor que ha jugado a favor del buen desarrollo de la campaña de limón nacional es la poca influencia de las importaciones de países terceros”, según Aniorte. Aunque sí denuncia la práctica de las grandes superficies; compran limón extracomunitario para sostener los precios e impedir que suban en exceso. “Una práctica muy habitual por parte de la gran distribución”.

Para el próximo año se prevé un descenso acusado de producción del Verna. Puede bajar a menos de 100.000 toneladas, dado que esta variedad va alternando los picos de producción. Y, tras un fuerte incremento de fruta esta campaña, el próximo año se espera menos cosecha.

Mandarinas y naranjas

No han corrido la misma suerte las mandarinas de variedades tempranas como las Oronules. Arrancaron la campaña con precios totalmente hundidos de 0,15 céntimos el kilo en campo; por debajo de los costes. Principalmente, por culpa de la sobreproducción y de la en­trada de naranjas y mandarinas de Sudáfrica.

Las variedades de media estación como las Orogrande y las Clemenules tampoco salieron airosas. Y es que, las fuertes lluvias e inundaciones que asolaron la Vega Baja en el mes de diciembre provocaron la pérdida de más del 80% de la cosecha.

Sí se salvaron de una campaña catastrófica las mandarinas tardías. La Clemenvilla y la Hernandina se vendieron a buenos precios, alcanzando los 0,40 céntimos el kilo en origen. La Nadorcott llegó a estar entre los 0,70-0,80 céntimos el kilo en campo, propiciando una elevada rentabilidad.

En cuanto a las naranjas primerizas como la Navelina, el precio ha sido bajo, raspando incluso los costes de producción; situándose entre los 0,18-0,20 céntimos el kilo. Por su parte, las naranjas de media estación o tardías como la Navelate o Lane Late, se vendieron en origen a precios aceptables de 0,30 céntimos. Las tardías como la Navel Powell y la Chislett Summer se han vendido a alrededor de 0,50 céntimos el kilo; con lo que el agricultor ha registrado buena rentabilidad.

Como conclusión, y según Asaja Alicante, la campaña alicantina de naranjas y mandarinas ha sido aceptable para variedades medias y, sobre todo, tardías. “Hay que lamentar la pésima coyuntura de las clementinas y naranjas tempranas; que se vieron muy afectadas por las fuertes lluvias y la entrada de cítricos de Sudáfrica”.

Con todo ello, Asaja considera que la campaña ha sido aceptable. No obstante, subrayan que los problemas de bajos precios y nula rentabilidad para el agricultor no han desaparecido en absoluto. La naranja sigue teniendo un problema grave de estructura de mercado. Por ello, es necesario concretar cambios estructurales profundos que defiendan a la producción en origen ante el mercado libre especulativo y muy codicioso. “Desde la organización creemos que las soluciones para la agricultura mediterránea y los cítricos pasan por medidas de intervención que protejan a los productores y propicien estabilidad en precios”.