El necesario análisis del futuro de nuestra producción citrícola

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
VICENTE BORDILS (*)

La venta de cítricos de verano de Sudáfrica en el hemisferio Norte y, por lo tanto, en la UE, se eleva año tras año y va a seguir haciéndolo a mucha más velocidad

cítricos

Difícil campaña citrícola en España./ Archivo

Sin ninguna duda la campaña citrícola española 2018/2019 ha tenido un inicio muy complicado en las primeras semanas de desarrollo, y no solo en la Comunidad Valenciana, también en las demás zonas productoras. El retraso entre dos y tres semanas en la maduración de nuestras variedades precoces de satsuma y clementina, la elevada presencia de híbridos de mandarina tardíos de Sudáfrica en su momento óptimo de madurez en los supermercados de nuestro principal mercado, la UE-27, el bajo calibre en algunas zonas de producción, la ausencia del frío que incentiva el consumo de nuestros cítricos en el centro y el norte de Europa, la sucesión de lluvias torrenciales y persistentes que han descargado en las zonas de producción, las protestas en Francia por la subida fiscal de los carburantes y el colapso de los camiones en autopistas y nacionales desde que se iniciaron las protestas el pasado 17 de noviembre,… pueden citarse como factores que han confluido en el difícil arranque de nuestras clementinas precoces en la presente campaña 2018/2019.

Todos los factores mencionados son coyunturales y la gran mayoría climatológicos y fisiológicos y, por lo tanto, imprevisibles. Sin embargo, uno de ellos no lo es: la venta de cítricos de verano de Sudáfrica en el hemisferio norte y, por lo tanto, en la UE, se eleva año tras año y va a seguir haciéndolo a mucha más velocidad. De acuerdo con la información aparecida en el Boletín Semanal Nº 44/18 de la “Citrus Growers Associaton” de Sudáfrica (preparado semanalmente por su director general), el ritmo de crecimiento en las exportaciones de cítricos de “Sudáfrica” se acelera. Sudáfrica ha alcanzado esta campaña 2018 su récord de exportación de 2 millones de toneladas. Alcanzar las primeras 500.000 toneladas de exportación le costó 60 años y el paso siguiente hasta 1 millón de toneladas le costó 31 años. Del millón a 1,5 millones de toneladas exportadas les ha costado 12 años. El último incremento de 500.000 toneladas hasta los 2 millones de toneladas exportadas ha costado 6 años y las estimaciones muestran que el próximo aumento de 500.000 toneladas exportadas costará 3 años.

Por lo tanto, la difícil situación en el campo como consecuencia del solape de las producciones de cítricos tempranos españoles con los cítricos de verano tardíos de Sudáfrica y de la elevada oferta de híbridos de mandarina tardíos sudafricanos en los mercados comunitarios va a seguir produciéndose (si no lo remediamos) como consecuencia del desconocimiento o, peor aún, del desprecio de la Comisión Europea a la importancia de la producción del grupo mandarinas (satsumas, clementinas e híbridos de mandarinas), además de otros cítricos, en uno de los Estados Miembros del sur de la UE, España, con una producción según campañas de 2,2-2,5 millones de toneladas. Una vez más, las producciones mediterráneas pagan el coste de las relaciones comerciales y políticas de la UE con países terceros.

Contrariamente a las informaciones que se han vertido en numerosos artículos publicados recientemente, las mandarinas de Sudáfrica ya gozaban de arancel cero en sus exportaciones a la UE desde mucho tiempo atrás y con anterioridad a la entrada en vigor del Acuerdo de Asociación Económica con la Comunidad de Estados de África del Sur Sudáfrica porque los negociadores comunitarios debieron pensar que los citricultores sudafricanos se limitarían a la producción de naranjas, limones y pomelos y nunca diversificarían a las mandarinas, por otra parte, las más apreciadas por el consumidor por su versatilidad en las formas y ocasiones de consumo, por su adaptación a todos los públicos en general, y a los niños en particular y por sus características organolépticas.

Antes de la entrada en vigor del Acuerdo Sudáfrica disfrutaba ya de acceso libre de aranceles para el periodo del 1 de junio al 15 de octubre para todos los cítricos. El Acuerdo implica una extensión de esta concesión para el periodo del 16 de octubre al 30 de noviembre para las naranjas dulces (el grupo de las mandarinas ya se podía exportar a la UE libre de aranceles durante todo el año), de modo que el arancel del 16% que se aplicaba a las naranjas dulces en el periodo del 16 de octubre al 30 de noviembre baja de forma escalonada en tramos iguales desde 2016 hasta la liberalización completa en 2026.

El Acuerdo ha significado abrir la puerta al incremento del volumen de naranjas de Sudáfrica (primer exportador mundial de cítricos en fresco después de España) en el mercado comunitario, precisamente en el periodo de nuestras Navelinas, y ha dañado sobre todo al comercio de nuestras naranjas más precoces (M-7, Fukumoto, NewHall, Navelina), que tienen que convivir en el mercado de la UE con sus naranjas tardías návels y, sobre todo, Valencias, en ocasiones fruta “cansada”, que condiciona nuestro precio de entrada en el mercado.

El interés por las clementinas precoces españolas (variedades más tempranas, variedades extratempranas) desaparece pese a que tengamos un producto de excelente calidad.

Pero sin ninguna duda, la citricultura de Sudáfrica presenta una tendencia clara de crecimiento fundamentalmente en mandarino y sobre todo en variedades de híbridos de mandarinos tardíos. La tendencia de crecimiento en mandarino es por incremento de superficie y por incremento de rendimiento de plantaciones jóvenes. En naranja aumenta la producción fundamentalmente por incremento de rendimientos con clara tendencia hacia las Valencias.

Sudáfrica reduce la ventana de exportación de nuestras návels precoces y, sobre todo, de nuestras clementinas precoces. En Sudáfrica se está produciendo un auténtico boom de las mandarinas tardías, con un crecimiento exponencial, el mayor crecimiento en venta de plantones y en superficie plantada. Hasta que no se agotan las mandarinas tardías de hemisferio sur, en su momento óptimo de madurez, nuestras clementinas precoces no se venden.

El interés por las clementinas precoces españolas (variedades más tempranas, variedades extratempranas) desaparece pese a que tengamos un producto de excelente calidad.

En la actualidad (datos de 2017) el 17% de la superficie citrícola de Sudáfrica (77.708 hectáreas) corresponde a mandarinas. De las 13.256 ha de mandarinas, 9.872 ha corresponden a híbridos tardíos (74,5 % de la superficie). En 2017 se plantaron 1.200 hectáreas de mandarinas. El incremento de superficie de mandarinas en 2017 es más del doble que la superficie plantada en el mismo año de naranja, y ligeramente inferior al incremento de superficie de limón.

Las ventas anuales de plantones (plantones e injertos) en Sudáfrica se han duplicado en los cinco últimos años, pasando de 3,2 en 2012 a 6,8 millones de plantas en 2017. En ese mismo periodo de 5 años se han triplicado las ventas de plantones de mandarinos y han pasado de representar el 33,5% al 49,7% de las ventas totales de plantones. También las las ventas de plantones de mandarinos híbridos tardíos se han triplicado en ese periodo y han representado el 80% de las ventas de plantones de mandarinos en 2017 (ya representaban el 80% en 2012). Las ventas de plantones de naranjos se han mantenido estables.

Además, de la superficie total plantada de mandarinas en Sudáfrica, el 60%corresponde a árboles de 6 o menos años, que todavía no han entrado en plena producción y que incrementan los rendimientos cada año. Por lo tanto, estamos asistiendo a un crecimiento muy rápido de la producción de mandarinas en Sudáfrica, tanto por incremento de plantaciones como por aumento de rendimientos de los árboles plantados en los años anteriores.

Desde la responsabilidad del cargo que ocupo en la asociación profesional que aglutina el mayor volumen de comercialización de cítricos en fresco de España, el Comité de Gestión de Cítricos, he considerado de suma importancia compartir este análisis con todo el sector citrícola.

Bordils

Vicente Bordils

(*) Presidente del Comité de Gestión de Cítricos (CGC)