Balance de vino y cava en un año “agridulce”

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
GINÉS MENA. EFEAGRO

El sector del vino cierra un 2017 complicado en lo climático, con precios al alza, auge exportador y una “rebelión” en los territorios no catalanes de la DO del cava ante las limitaciones a nuevas plantaciones

Vino cava

Casi una cuarta parte de la producción vitivinícola de España se exporta.

Desde Asaja, José Ugarrio asegura que 2017 fue “agridulce” porque los precios se han recuperado, pero los agricultores han sufrido fuertes caídas de la producción que han repercutido directamente en la cuenta de resultados de las explotaciones.

Ugarrio confía en que la fortaleza de las cotizaciones de uvas y vinos sea una constante en el futuro y permita una remuneración de los agricultores más justa que en el pasado, al tiempo que mira con preocupación al viñedo, “muy tocado” por tres años de sequía.

Para el responsable de vino de COAG, Joaquín Vizcaíno, ha sido un ejercicio “atípico” por la baja producción nacional, europea e internacional, debido a la sequía y otras adversidades climáticas como las heladas; explica que en este contexto los precios han repuntado, lo que debería servir a España para reposicionar sus referencias y consolidar ventas y mercados con mayor valor añadido.

Para 2018, aboga por continuar desarrollando las campañas de promoción del consumo nacional a través de la Interprofesional.

No es de recibo -alega Vizcaíno- que, de los 35 o 40 millones de hectolitros que España pueda producir cada año, tan sólo 10 millones terminen en el mercado nacional, porque todo lo demás se exporta y depende de la evolución de los destinos internacionales.

Desde UPA, Alejandro García Gasco señala que 2017 fue un año “raro” por la drástica rebaja de las cosechas y con subidas “cada semana” de los precios de la uva y del vino, que no siempre ha compensado a los agricultores por la caída de esas producciones.

Cree que hay “incertidumbre” sobre la evolución del mercado porque “no hay vino en España y en Europa, y muchas cooperativas lo tienen ya todo vendido” tras “la campaña más escasa del siglo” y para 2018 apuesta por progresar en el estudio de costes de producción de la uva, avanzar en la “contractualización” y por que se respeten los plazos de pago a proveedores.

Entre las novedades del sector, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha fijado en 4.950 hectáreas la superficie nacional que se podrá autorizar para las solicitudes de nuevas plantaciones de viñedo en 2018, una decisión muy bien valorada por todas las organizaciones agrarias nacionales para evitar un crecimiento desmesurado que traiga excedentes y crisis.

En el caso de la DOP Rioja, el Gobierno establece por tercer año consecutivo limitaciones basadas en la evolución de las ventas: se establece en un 0,1 % la superficie para nuevas plantaciones, pero no se han autorizado replantaciones, ni conversiones de derechos.

Al cava se aplica la misma limitación porcentual que al viñedo nacional (el 0,52 %), lo que se traducirá en un límite de 172,2 hectáreas para las solicitudes del próximo año (entre nuevas plantaciones, replantaciones y conversiones de derechos de replantación), en el ámbito de esta Denominación supra-autonómica.

Estas limitaciones han sido recibidas “como un jarro de agua fría” en Extremadura y Comunidad Valenciana, que verán restringida su capacidad de expandir sus plantaciones bajo la DO cava y, de hecho, en ambos casos anunciaban  la presentación de recursos contra la decisión del Ejecutivo.

Algunos operadores no catalanes veían factible duplicar sus ventas con la expansión de cultivos, por lo que han protestado ante lo que consideran como un “blindaje” de los intereses de las empresas que históricamente trabajan en Cataluña y El Penedès.

En el corto plazo, el mercado sigue dando muestras de fortaleza, tanto en ventas como en lo que respecta a las cotizaciones.

Los datos de exportación de la Agencia Tributaria durante el mes de octubre, analizados por el Observatorio del Mercado del Vino, mostraron ascensos del 19,3 % en volumen y del 22,1 % en valor.

Durante estos diez meses, nuestro país exportó la friolera de 1.925,5 millones de litros (+3,9 %), por valor de 2.323,1 millones de euros (+8,4 %) y a un precio medio de 1,21 euros por litro (+4,3 %).

Sobre las cotizaciones del granel, el Ministerio recoge entre el 18 y el 24 de diciembre una caída del 0,79 % semanal para el vino blanco sin DOP/IGP en España, pero sube el 1,13 % el tinto común, lo que deja estas categorías en 50,87 y 58,67 euros por hectolitro.