Batalla política y jurídica del sector de la aceituna frente al proteccionismo de Trump

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
GINÉS MENA. EFEAGRO

El sector de la aceituna de mesa español se afana en diseñar su defensa contra la denuncia “antidumping” y “antisubvención” abierta por EEUU

Trump

Algunas fuentes calculan el coste de defensa jurídica en 2,7 millones de euros.

El sector de la aceituna de mesa se afana en diseñar su defensa contra la denuncia “antidumping” y “antisubvención” abierta por Estados Unidos, y centrará sus esfuerzos en evitar que el proceso acabe con aranceles que restrinjan las exportaciones en ese mercado clave y salpique a otras producciones.

Un expediente muy complejo para los operadores —que contarán con la asistencia de Gobierno y autonomías, el respaldo de la Unión Europea (UE) y el asesoramiento de los bufetes Garrigues y Curtis, Mallet-Prevost, Colt & Mosle— y que será caro: algunas fuentes calculan el coste de defensa jurídica en 2,7 millones de euros.

El secretario general de la Asociación Española de Exportadores e Industriales de Aceituna de Mesa (Asemesa), Antonio de Mora, recuerda que la investigación se abrió el 22 de junio pasado, a raíz de una petición presentada por la Coalición para el Comercio Justo de Aceitunas Maduras, que reúne en realidad a las empresas californianas “Bell-Carter Foods” y “Musco Family Olive”.

No es la primera vez que EEUU fija medidas proteccionistas en el pasado —como la “marketing order” en el aceite o la paralización de contenedores de clementinas—, pero ahora “han dado un paso más” y crean un “peligroso precedente”, según las organizaciones agrarias.

Entre las compañías aceituneras con presencia en Estados Unidos, destacan Ángel Camacho, Aceitunas Guadalquivir, Goya o Agro Sevilla. El director general de Agro Sevilla, José Ignacio Montaño, explica que EEUU “es un mercado estratégico” para ellos —cuentan incluso con filial comercial y distribuidora—, ya que supone el 21% de sus exportaciones en volumen y el 24% en valor. El 36% de las exportaciones de aceitunas son negras, con 32 millones de toneladas por valor anual de 70 millones de euros.

A su juicio, “es un nuevo intento de las empresas californianas de impedir la competencia del sector español y proteger su mercado”. Agro Sevilla rechaza que exista competencia desleal y remarca que las empresas españolas son “muy competitivas por nuestra productividad, eficiencia, conocimiento del mercado y calidad; somos líderes en el mundo y en los principales mercados”.

El secretario general de Asaja Sevilla, Eduardo Martín, explica que hay tres procedimientos abiertos en la actualidad en Estados Unidos y en uno de ellos se alega que hay “un daño” a los productores locales, lo que en su opinión obedece a las presiones del “lobby” empresarial de California.

Otro de ellos cuestiona las subvenciones que recibiría el sector, a pesar de que el modelo actual de la UE está “totalmente desvinculado” de la producción y las ayudas son de “caja verde”, dentro de las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El tercer argumento “es recurrente”, porque EEUU refiere “dumping”: es decir, que la aceituna española se vende por debajo de costes.

“Estamos preocupados y ocupados”, remarca Eduardo Martín, e involucra en la lucha a Gobierno y UE frente a este procedimiento, que Estados Unidos abre coincidiendo con una campaña de promoción de la aceituna española en dicho mercado, que movilizará 8 millones de euros, impulsada por la interprofesional Interaceituna, que adhiere agricultores, cooperativas, entamadoras y exportadores de España.

Si EEUU decreta finalmente medidas cautelares o una subida de aranceles hasta que se resuelva el asunto, podrían “paralizarse” las exportaciones, en beneficio de California y de competidores de España como Egipto, Marruecos, Turquía o Argentina.

Para el secretario general de UPA Andalucía, Miguel Cobos, EEUU ha iniciado “una guerra comercial sin ninguna justificación”. Las ayudas que recibe el sector no distorsionan el comercio, según Cobos, quien incide en que también los agricultores americanos tienen subvenciones, con frecuencia “encubiertas”.

“El trasfondo” es que EEUU quiere poner aranceles a las aceitunas de España, más competitivas, para apoyar a las empresas de California, afirma Cobos, quien teme que el Gobierno de EEUU apunte después a productos como el aceite de oliva o el jamón.

“Es un asunto grave que trasciende al propio sector, ya que Estados Unidos pone en entredicho a la Política Agraria Común (PAC)” y una interpretación proteccionista podría afectar después a todos los sectores agrarios y ganaderos europeos, advierte el responsable de aceituna de mesa de COAG Andalucía y vicepresidente de Interaceituna, Antonio Rodríguez. “No es una causa contra el sector de la aceituna de mesa, sino contra el mercado común europeo”, asegura Rodríguez.