Biocultura ofrece 450 actividades a consumidores responsables

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
EFEAGRO.

BioCultura Madrid cuenta con diversas actividades para todas las edades con el fin de aprender a ser consumidores responsables desde muy pequeños

BioCultura

Biocultura ofrece 450 actividades para consumidores responsables. / BioCultura

Biocultura Madrid, que se celebrará en Ifema hasta el próximo domingo, contará en su trigésima cuarta edición con más de 450 actividades paralelas “con el fin de aprender a ser consumidores responsables desde muy pequeños”, según ha avanzado a Efeagro su directora, Ángeles Parra.

Además de la oferta de más de 750 empresas expositoras, el certamen ofrecerá “actividades paralelas para todos los gustos” durante los cuatro días, que van desde “música, teatro y talleres de cocina, hasta cosmética ecológica, moda sostenible y otros para el público familiar sobre huertos y reciclaje”, ha detallado.

Parra ha explicado que el 60% de la oferta que se expondrá son productos de la agricultura ecológica, un sector que ha evolucionado en las últimas décadas “de manera espectacular” y que sitúa a España a día de hoy como el primer país comunitario en superficie dedicada a esta forma de cultivar y entre los cinco primeros del mundo.

Biocultura, que espera la visita de 74.000 personas entre profesionales y público en general, contará en su inauguración con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), Luis Planas, que asistirá además a la jornada sobre agroecología, “La alimentación del futuro”, prevista para el día 1 según Parra.

“La agroecología quiere dar un pasó más allá y, aunque se basa en el reglamento de la agricultura ecológica, pretende tener un carácter más amplio, como la proximidad, el empeño de fijar población rural o la lucha contra el cambio climático, entre otros parámetros”, ha explicado.

A su juicio, aún hay “muchas asignaturas que llevan mucho tiempo pendientes” como un mayor apoyo de las administraciones públicas para las producciones y las empresas del sector y para la difusión de las ventajas de consumir ecológico, no solo para la agricultura o el medioambiente sino también para la salud”.

Ha indicado que además de pedir este apoyo al sector transmitirán al ministro Planas la necesidad de frenar la utilización de semillas modificadas genéticamente o transgénicas, “que están patentadas, en manos de multinacionales y son una gran amenaza para la agricultura en general”.

Como ejemplo, ha mencionado que en estos momentos es casi imposible cultivar maíz que no esté contaminado por el uso de las semillas genéticamente manipuladas, ya que su polinización se realiza por el aire.

Parra se ha mostrado convencida de que “la agricultura ecológica, descontaminada, y la agroecología puede alimentar a la población mundial” ahora y en el año 2050, y que la agricultura “basada en la agroquímica es realmente una amenaza para lograr este objetivo”.

Ha explicado que el mayor precio de un alimento ecológico respecto a otro de gran consumo se debe al sobrecoste que supone que su producción en pequeñas y medianas explotaciones agrícolas y ganaderas requiere un tratamiento más artesano.

A pesar de ello -ha enfatizado- “el alimento ecológico es más económico aunque tenga un sobreprecio, ya que cada euro que nos gastamos en su compra equivale a tres del mismo producto convencional: uno por el coste de su producción, otro por los costes medioambientales y un tercero por los costes de salud”.

A estas ventajas Parra suma que la agricultura ecológica es ahora el motor del emprendimiento de los jóvenes en el campo, ya que el 80% que comienzan la actividad lo hacen a través de este tipo de producción.