Bruñó ha creado “La Melonería by Bruñó”

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
VALENCIA FRUITS. REDACCIÓN.

Rodrigo de la Calle ha preparado siete recetas únicas con el melón como protagonista

Bruñó

Presentación del innovador espacio “La Melonería”. / Bruñó

Bruñó ha creado “La Melonería by Bruñó”, un espacio único dedicado al aprendizaje y a la innovación con el melón. Para su presentación ha contado con el reputado cocinero estrella michelín Rodrigo de la Calle, quien ha abierto en exclusiva su restaurante “El Invernadero” en Madrid para un showcooking con recetas únicas, en las que ha llevado al melón hasta sus límites.

La empresa de producción y distribución de frutas de alta calidad Bruñó, ubicada en Alcalá de Chivert (Castellón), ha creado “La Melonería by Bruñó”, un lugar donde aprender, entender y buscar los límites del melón. El encargado de realizar el showcooking y colaborador de la marca es el maestro de la alta cocina verde Rodrigo de la Calle, experto en la preparación y cocinado de frutas y verduras, que acaba de inaugurar un nuevo restaurante en Madrid.

Llevar el melón al límite

Para Rodrigo de la Calle “trabajar con Bruñó en ‘La Melonería’ es todo un honor, no sólo por la calidad del producto sino por el concepto que se ha creado en torno al cocinado del melón, que hemos llevado hasta sus límites y que hemos mostrado como nadie antes lo había hecho”. En este sentido, señala que “cuando me plantearon el reto de cocinar recetas innovadoras con esta fruta, me alegré de que hubieran pensando en mí y poder aportar mi conocimiento y mi experiencia a una marca comprometida con ofrecer el melón perfecto”.

Tras un duro proceso creativo y de experimentación, Rodrigo de la Calle ha preparado siete recetas únicas para que la gente “pueda disfrutar del melón de una manera que no había imaginado hasta ahora: viéndolo, sintiéndolo y degustándolo”.

Bruñó apuesta así por un innovador concepto en el que poder degustar, disfrutar e, incluso, divertirse con recetas creadas especialmente para “La Melonería”. Entre ellas, se encuentra la “Escarcha de melón cítrico con caviar ecológico”; “Melón asado con pamplinas, requesón y almendras fritas” o “Mojito de melón Bruñó”.

Constante innovación

Desde sus orígenes, en los años 70, Bruñó se ha caracterizado por producir y ofrecer frutas de gran calidad a sus clientes, focalizándose en el melón, la sandía y los cítricos (clementina y naranja) y ofreciéndolas durante todo el año. Coincidiendo con la primavera y el verano españoles, la producción de melón y sandía es íntegramente española. A partir de otoño, se traslada a países con clima tropical como Brasil y Senegal, y así consiguen calidades muy similares a las obtenidas en nuestro país.

El melón, fundamentalmente la variedad Piel de Sapo, supone un 60% del total del producto comercializado por la compañía y alrededor de un 20% se destina a la exportación. En cuanto a la sandía y los cítricos, se exporta el 50% y 75%, respectivamente. Los países con los que se comercializa son Países Escandinavos, Bélgica, Alemania, Francia, Italia y Polonia.

En esa búsqueda constante de la perfección, cada una de las fases del proceso se somete a continuas investigaciones. “Llevamos años innovando en el proceso de producción, fabricación y venta del melón. Pero, en el más importante, la forma de comerlo, queda mucho por hacer”, señalan desde Bruñó. Y añaden que, por ello, “hemos creado ‘La Melonería’, un lugar de aprendizaje y generación de experiencias, donde sacaremos el máximo jugo a nuestra apreciada fruta”. Además, reconoce que “en Bruñó trabajamos el melón desde antes de que se plante y seguimos protocolos de cultivo, recolección, selección y envasado enfocados a garantizar un producto óptimo para su consumo”.

Rodrigo de la Calle, el chef de la cocina verde

Hijo de agricultor y nieto de cocineros, pasó su infancia rodeado de hortalizas y del amor por la gastronomía. Ofrece una gastronomía en la que el producto vegetal de temporada es el protagonista, ha forjado un estilo propio de cocina basado en el respeto por la naturaleza.

Su restaurante El Invernadero se convierte en el primer restaurante de la historia de la gastronomía española en conseguir una Estrella Michelin sin ofrecer en su carta ni pescado ni carne y en el que servicio de sala corre a cargo del equipo de cocina.