Finaliza la campaña de melón y sandía en Castilla-La Mancha

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
EFEAGRO.

Los bajos precios han afectado al 70% ciento de la producción de melón de Castilla-La Mancha

melón

Melón de Castilla-La Mancha./ Archivo

La producción del melón en Castilla-La Mancha en la presente campaña, que está a punto de finalizar, ascenderá a unas 280.000-300.000 toneladas, mientras que la de sandía rondará un volumen de 240.000, cantidades similares a las obtenidas durante la pasada temporada.

Así lo avanzó el presidente de la Asociación Interprofesional de la Asociación Interprofesional de estos productos hortícolas, Cristóbal Jiménez, que presidió la última lonja de la campaña que se celebró ayer en Manzanares (Ciudad Real). La temporada se ha caracterizado por el comportamiento inestable del mercado, en el caso del melón.

Jiménez ha explicado que a finales de julio, cuando comenzó la temporada, la cotización del melón extra oscilaba entre los 55-62 céntimos el kilo, un precio “rentable” que en agosto cayó estrepitosamente hasta venderse un 50 por ciento más bajo respecto a los costes de producción, hasta alcanzar los 0,13-0,15 céntimos el kilo.

Los precios se volvieron a recuperar algo en la recta final de la temporada hasta alcanzar los 0,37-0,42 céntimos el kilo registrados durante la pasada semana.

El descenso de los precios ha afectado al 70% ciento de la producción total de melón, mientras que el resto se ha vendido a cotizaciones más o menos rentables, ya que, para abastecer al mercado, al final de la campaña se ha comercializado hasta el melón de segunda categoría que, en otras circunstancias, ni se habría recogido. Su precio en la última lonja se situó entre los 16 y 20 céntimos el kilo, mientras que el de primera categoría cotizó entre 23 y 27 céntimos.

El presidente de la Interprofesional ha lamentado la atomización del sector, con más de 2.000 agricultores dispuestos a vender todo y “nerviosos” por dar salida a un producto perecedero a precios “desastrosos”, de los que no se han beneficiado los consumidores. Vender el melón por debajo de los 0,22-0,25 céntimos el kilo “es perder dinero”, ha subrayado Jiménez.

Sin embargo, la sandía que empezó la temporada con una cotización de 0,24-0,27 céntimos el kilo y la ha terminado entre los 0,28 y los 0,30 céntimos, en el caso de la sandía negra sin pepitas, ha tenido un comportamiento más estable en los mercados nacional e internacional, ya que, al contrario que el melón, un gran porcentaje se destina a la exportación.