Clima y vecería marcan el rumbo de las denominaciones de origen de aceite de oliva

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
Ginés Mena. Efeagro.

El clima y la vecería mermarán las cosechas en buena parte de las denominaciones de origen de aceite de oliva durante esta campaña

aceite de oliva

Algunas denominaciones de origen auguran fuertes descensos de producción.

El clima y la vecería mermarán las cosechas en buena parte de las denominaciones de origen de aceite de oliva durante esta campaña, como Sierra de Segura, Montes de Toledo o Madrid. Sin embargo hay algunas excepciones como Rioja o Mallorca, que mejorarán cifras, y “Oli de l’Empordà” que se mantiene.

El director de la DO Montes de Toledo, Enrique García Tenorio, augura una reducción del 30% de la producción para esta campaña respecto a la anterior, que rondó 18 millones de kilos de aceite. Aunque habrá materia prima suficiente para los mercados.

Las lluvias del mes pasado evitaron “una catástrofe total”, al permitir que la aceituna cornicabra característica de la zona pudiera desarrollarse. Aunque las incertidumbres por la escasez hídrica se mantienen para el próximo año en las 100.000 hectáreas de una Denominación que suma 36 almazaras y más de 10.000 agricultores.

Sebastián Solivellas, presidente de la DO Oli de Mallorca, resalta las buenas expectativas en comparación con los pobres resultados del ejercicio anterior por la vecería —alternancia de campañas altas y bajas en producción— y sequía.

En la campaña pasada obtuvieron solo 300.000 litros de aceite de oliva virgen extra calificado, a partir de variedades como arbequina, picual o la autóctona “mallorquina”, agrega Solivellas.

Abundantes lluvias de invierno permitieron que los árboles mallorquines tengan buena producción, sobre todo en la Sierra de Tramontana, detalla el presidente de esta Denominación, que adhiere a 900 agricultores y 24 firmas (almazaras y envasadoras).

Desde el Consejo Regulador de la DOP Aceite de La Rioja, que preside Miguel Martínez de Quel, se augura un aumento de la cosecha respecto al año pasado —que se saldó con bajas cifras de 3,30 millones de kilos debido a la sequía y a la vecería—, ya que los árboles vienen más cargados y algunas variedades de aceituna, como la arbequina, están aportando buenos rendimientos grasos, del 21%. La calidad se presume “muy buena” por la ausencia de plagas y enfermedades en esta denominación riojana que ampara 1.800 hectáreas, más de 700 oleicultores y 14 almazaras, especifica.

Fuentes del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Aceite de Madrid, donde operan 19 almazaras, calculan que la producción podría caer un 20 o 30% respecto a la campaña anterior, cuando lograron alrededor de los 23 millones de kilos de aceitunas.

La sequía preocupa, y mucho, a los productores madrileños que regentan unas 23.000 hectáreas —sobre todo en el sur y sureste de la comunidad—, que confían que continúe lloviendo para engordar la aceituna que empezarán a recoger este mes y también para revitalizar los olivos, muy afectados por la sequía, de cara ya al año próximo.

El secretario de la DO “Sierra de Segura”, Francisco Moreno, indica que no se cumplirán las estimaciones que manejaba el Consejo Regulador hasta ahora —unos 10 millones de kilos de aceite (–70%)—, puesto que los olivos están débiles por la sequía y no se han recuperado tampoco del ejercicio anterior, donde hubo una cosecha de 33 millones de kilos, superior a sus medidas (de 25 millones).

El presidente de la Asociación de Productores de Aceite de Oliva de Galicia (APAG), José Antonio García, opina que la producción de los olivares tradicionales gallegos caerá entre un 20 y un 30%, mermas que serán compensadas por las nuevas plantaciones. La calidad será máxima porque el tiempo seco ha evitado que plagas y enfermedades vinculadas a la humedad proliferen.

Galicia lleva recogidos 60.000 kilos de aceituna, que a final de campaña serán 190.000, cree el presidente de esta Asociación — que aglutina a un centenar de propietarios y 95 hectáreas de las 300 que tiene esta Comunidad—, que se marca como objetivo, por otra parte, crear una DOP y conseguir el registro de variedades autóctonas (como las popularmente conocidas como “brava” y “mansa”).

Simón Casanovas, presidente de la Denominación de Origen Protegida “Oli de l’Empordà”, avanza que este año obtendrán una cifra similar al ejercicio anterior (5 millones de kilos de aceituna y 900.000 de aceite), pero mayores rendimientos y buena calidad.

Más dudas albergan los payeses para la campaña 2018-2019 si no llueve lo suficiente, añade el presidente de una DOP que adhiere a más de 600 productores, 2.200 hectáreas y cinco almazaras.

En líneas generales, Cooperativas Agro-alimentarias estima 1.096.900 toneladas de aceite de oliva para este año (–14,7%).

Los precios en origen del granel subieron un 18% la campaña pasada respecto a la anterior y un 33% en la relación con las cinco últimas; y esta semana, los vírgenes extra rondan los 3,73 euros/kg a salida de almazara; los vírgenes 3,65 y los lampantes 3,57.