Coexphal destruye productos hortofrutícolas por los bajos precios

Anecoop noviembre frutas
Gregal otoño 2021
VALENCIA FRUITS. REDACCIÓN.

Coexphal destruye productos hortofrutícolas por los bajos precios que registran de forma sostenida durante la última semana

El pepino cotizaba a 0.16 euros de media y el tomate liso a 0.14 euros. / Coexphal

La fuerte caída de la cotización de todos los productos hortofrutícolas ha activado todas las alarmas. Ante esta situación sostenida de caída de precios, durante más de una semana, Coexphal-Aproa ha reunido su Junta Directiva con urgencia para analizar esta grave situación que sufre el sector hortofrutícola almeriense un año más.

En dicha Junta, se ha informado de los volúmenes y precios actuales, con comparativas de otros años y otros orígenes. Algunos datos llamativos son que el pepino se cotizaba ayer a 0.16 euros de media y el tomate liso a 0.14 euros.

La situación, lejos de mejorar, se prevé que puede empeorar en los próximos días/semanas debido a varias circunstancias: condiciones meteorológicas muy favorables, presencia de producto holandés (se ha alargado su campaña), descontrol de entradas de productos de terceros países, etc.

Como consecuencia de todo ello, se ha decidido lo siguiente:

  • Convocar a los medios de comunicación en el día de hoy, a las 12:30, para una rueda de prensa con retirada de pepino y otros productos por parte de las comercializadoras de Coexphal-Aproa.
  • Reclamar a las administraciones competentes la protección de los productos hortofrutícolas europeos, frente a la entrada sin control del producto de terceros países en clara desventaja competitiva.
  • Recomendar a todos sus asociados la retirada del 5-10 % de productos con calidad comercial, a fin de disminuir la oferta actual. Para ello, se ha solicitado a la administración puntos de retirada de producto para visualizar este acto.
  • Seguir reclamando a las administraciones competentes la persecución de prácticas ilegales como el re-etiquetado fraudulento de productos provenientes de terceros países. Así mismo, reclamar los nombres de las empresas expedientadas por estas prácticas, al objeto de expulsarlas de la asociación.

Por otro lado, se ha verificado que la actual ley de la cadena, lejos de mejorar la situación, no responde en absoluto al objetivo primordial que debería tener, proteger al eslabón más débil de la cadena, el agricultor y su empresa productora-comercializadora.