La cosecha española de arroz cae más de un 4% en 2019, según cooperativas

Registro suscriptores
VALENCIA FRUITS. REDACCIÓN

Este retroceso es debido sobre todo al descenso de la cosecha andaluza, afectada por la sequía, según las previsiones avanzadas por Cooperativas Agro-alimentarias

Cosecha arroz

Cooperativas ha apuntado que esta disminución de la cosecha nacional de arroz también responde a una disminución por noveno año consecutivo de la superficie plantada y a un recorte del rendimiento medio por hectárea. / VF

La cosecha española de arroz cáscara en 2019 se situará en 788.421 toneladas, lo que representa una caída del 4,4 % en comparación al año anterior, debido sobre todo al descenso de la cosecha andaluza, afectada por la sequía, según las previsiones avanzadas por Cooperativas Agro-alimentarias.

En un comunicado, Cooperativas ha apuntado que esta disminución de la cosecha nacional de arroz también responde a una disminución por noveno año consecutivo de la superficie plantada y a un recorte del rendimiento medio por hectárea.

De acuerdo a sus datos, la superficie en España de arroz se ha reducido en un 1,1% respecto a la campaña anterior, con 103.677 hectáreas, y el rendimiento medio ha bajado hasta los 7,61 t/ha, un 3% menos que en 2018.

De las 788.421 toneladas previstas para 2019, un total de 405.756 toneladas corresponden a arroz tipo japónica (51,4%) y 383.666 toneladas al índica (48,6%).

Por comunidades autónomas, Andalucía lidera la producción nacional de arroz con el 37% de la superficie (38.663 hectáreas) y el 39% de la producción (310.000 toneladas); sin embargo, ha sido la que ha sufrido un mayor retroceso, del 11,4%, respecto a la campaña anterior.

La producción andaluza se reparte entre 70.000 toneladas de la variedad japónica y 240.000 de índica.

Para Cooperativas, el fuerte retroceso de la producción andaluza, sobre todo japónica —que ha caído un 50%— obedece a la sequía, que ha provocado “un nivel freático del río muy bajo y, en consecuencia, una mala calidad y una alta salinidad del agua de riego”.

Esta situación se ha traducido en una disminución del 9% en el rendimiento medio en Andalucía, tras quedar en 8,02 t/ha.

Por el contrario, la cosecha en Extremadura —la segunda región productora de arroz, con el 21 % de la superficie nacional (21.386 hectáreas) y el 19% de la producción (151.838 toneladas)— ha sido “buena” en producción y calidad, con 120.000 t de Índica y 31.000 t de Japónica, fundamentalmente porque “las primeras siembras en seco y con buen tempero en suelo funcionaron muy bien”.

Además, la baja incidencia de pudenta ha elevado el rendimiento medio en campo hasta las 7,1 t/ha, un 1,1% más que en 2018.

En cuanto a Cataluña, tercera autonomía productora con 20.604 hectáreas (20% del total) y una producción de 149.751 toneladas (19%), apenas se han registrado cambios respecto la campaña 2018, con un ligero retroceso del 0,12% en la superficie y del -1,3% en la producción.

“Se puede calificar en general de buena campaña”, ya que “a pesar de las dificultades en los primeros momentos, un verano idóneo favoreció la maduración dando como resultado una muy buena calidad del arroz del Delta” con un rendimiento medio de 7,27 t/ha, un 1,2 % inferior a 2018.

La Comunidad Valenciana, en cuarto lugar con una superficie de 15.447 hectáreas (15% del total) y una producción de 133.815 toneladas (17%), tendrá un 10% más este año, por un buen rendimiento medio del arroz cáscara (8,86 t/ha), especialmente en las variedades tardías como el J Sendra, por “los menores problemas registrados con la piricularia” dada la climatología favorable.

En Aragón, la principal “incidencia” en 2019 ha sido la merma de la producción en un 9,6% hasta las 31.392 toneladas —casi en su totalidad Japónica—, por una caída de la superficie sembrada en un 2,12% y 4.856 toneladas.

Aunque el rendimiento medio en Aragón ha caído un 7,6% respecto a 2018, el nivel ha sido mejor de lo esperado.

La producción de arroz en Murcia, sobre todo en Calasparra, “se ha desarrollado este año sin grandes incidencias, a pesar de las lluvias previas a la cosecha, con 448 hectáreas y 2.500 toneladas, casi todas Japónica”, ya que los datos “se mantienen prácticamente iguales para las variedades Bomba y Balillaxsollana”.

Por último, prevé para Navarra una caída de la producción del 25%, porque una mala nascencia propició un gran desarrollo de las malas hierbas y las bajas temperaturas han provocado caídas en los rendimientos medios de hasta un 30% en algunas zonas.

Según Cooperativas, la superficie navarra de arroz ha quedado en 2.273 hectáreas y 10.215 toneladas del tipo Japónica.