Aumenta la producción de aceituna en Extremadura

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
EFEAGRO

La producción de aceituna para almazara y de aceite en Extremadura será superior a  la de la anterior campaña pesar de las condiciones climatológicas 

cosecha de aceituna

Extrema espera una buena cosecha, a pesar de la climatología.

Aun así, los fenómenos climatológicos vividos durante este año sí han hecho rebajar las previsiones iniciales.

Así lo ha manifestado a Efe el presidente de COAG Coordinadora Agraria de Extremadura, Juan Moreno, quien considera que si el otoño se desarrolla a partir de ahora con normalidad y con niveles de lluvias “aceptables”, se podrían obtener unas 50.000 toneladas de aceite, 10.000 más en relación al pasado año.

Aun cuando persistiese la sequía actual, la producción será superior a la de 2016, ejercicio donde se dejaron de recolectar muchas hectáreas debido a las cifras “récord” de la campaña de 2015.

Las previsiones iniciales se han visto reducidas por el efecto de la escasez de lluvias

De hecho, a principios de verano se esperaba una producción similar a la registrada durante 2015 pero las expectativas se han ido reduciendo debido a la ausencia de lluvias, especialmente desde septiembre, que ha “mermado” muchas parcelas en las últimas semanas.

Las previsiones apuntan precipitaciones para las próximas semanas, lo que sería “trascendental” para este cultivo, fundamentalmente para las hectáreas de este sector consideradas de secano.

De todas formas, el máximo responsable de COAG Coordinadora Agraria de Extremadura ha alertado de que si continúa la sequía y las altas temperaturas, éstas podrían provocar consecuencias “muy negativas” para el cultivo en los próximos años.

“El campo extremeño vive una situación de desolación en la mayoría de cultivos debido a las condiciones climatológicas de este año, con un elevado número de meses sin llover y, por tanto, sin agua para regar, ni charcas ni arroyos”, ha dicho.

Ha asegurado que cada vez son más los árboles en condiciones “aceptables” que se han visto perjudicados, con menos aceitunas y con un calibre menguado.

Tampoco ayuda que durante el presente octubre se acumulen los días con altas temperaturas, impropias de los meses otoñales.

En el sector del olivar, los efectos negativos de estas circunstancias climatológicas adversas ya se han reflejado en la aceituna de mesa, ha recordado.