¿Cuánto hay de ‘fake’ en los afrodisíacos?

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
Lucía Ruiz Simón. Efeagro.

Expertas sexólogas consultadas niegan la mayor: no hay alimentos propiamente afrodisíacos

mango

Expertas sexólogas coinciden en no poder achacar a ningún alimento “per se” un aumento en el deseo sexual. / Archivo

En un momento en el que las ‘fake news’ campan a sus anchas por las redes y en la semana en la que el marketing, también el ligado a la mesa, tiene su principal aliado en San Valentín, las expertas consultadas por Efeagro niegan la mayor: no hay alimentos propiamente “afrodisíacos”.

Esta semana, con motivo de la celebración del amor en torno a las flechas de Cupido, han llegado informaciones con titulares llamativos sobre que comer un fruto seco concreto “ayuda a mejorar la satisfacción sexual”, a partir de un informe realizado por un centro de investigación en Turquía y con una muestra de 17 hombres.

Estos diecisiete hombres, según la fuente informante, añadieron 100 gramos de este fruto seco a su dieta durante tres semanas y “percibieron mejoras destacadas” en su función sexual, la satisfacción sexual, la función orgásmica, la excitación sexual y la satisfacción general.

En la misma línea, otra información en este caso de una empresa de biocosmética, enumera los “cinco alimentos para mejorar las relaciones sexuales en San Valentín”, aunque en el propio comunicado un experto ya asegure que “no hay fórmula mágica que encienda el deseo sexual”.

El mango, la miel, el jengibre, el chocolate —comúnmente reconocido como sustitutivo del sexo— y el ajo negro, especialmente en extracto, son las cinco recomendaciones, pues “el ajo negro favorece la circulación, ya que es rico en el aminoácido arginina, por lo que siempre se ha usado contra la disfunción eréctil”.

Expertas sexólogas consultadas por Efeagro coinciden en no poder achacar a ningún alimento “per se” un aumento en el deseo sexual o la excitación.

La psicóloga y sexóloga Lorena Berdún considera que el término afrodisíaco resulta ya un poco “antiguo” y que incluso parece “ingenuo” considerar que un alimento concreto consigue una activación sexual. Aunque reconoce que hay alimentos que pueden ayudar a mejorar la función sexual, lo “afrodisíaco” es una mezcla de cosas: el tipo de alimentos que tomas y lo que “pones alrededor”, porque, “evidentemente, no es lo mismo una fabada o un cocido que una cena ligera”. Por eso, a la hora de preparar una cena romántica, cree que es más importante “tener un plan”, con unas velas, aromas adecuados y con alimentos que puedan ser evocativos.

La sexóloga del Instituto Centta Silvia Cintrano añade en esta línea que “la mente es capaz de erotizar casi cualquier estímulo” y hay “ciertos alimentos” que se asocian a momentos de mayor intimidad, “dentro de un contexto seductor y erótico”. Y, por eso, para “erotizar” la comida apunta que se debe prestar atención a “todo el mapa”, esto es: una compañía que seduzca, un ambiente íntimo y confortable, o las expectativas, pues “todo ello genera una serie de asociaciones que facilita la percepción de la experiencia como estímulo erótico”.

También para la sexóloga Marina Cobacho “lo afrodisíaco tiene que ver con detenerse a deleitarse con la presencia de la pareja, con lo agradable de los aromas, con el gusto por lo rico o la estética de las presentaciones”.

“Lo afrodisíaco y lo erótico se lleva puesto, es una actitud”, recalca, por lo que en esta línea, los alimentos, sus formas y texturas “pudieran ser evocadores”.

A dun día de San Valentín, en el que la restauración contará con un pico de reservas del 20% gracias a los tortolitos, las empresas de comida a domicilio preparan elaboraciones en forma de corazón y los cocinillas están diseñando el menú, porque lo que no es un ‘fake’ es que el amor, para muchos, se empieza a celebrar en la mesa.