Descifrado el genoma del trigo

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
Efeagro.

Una investigación internacional logra secuenciar el genoma del trigo harinero, el cultivo más difundido del mundo

trigo

La secuenciación del genoma permitirá producir variedades de trigo más adaptadas a los retos climáticos. / Archivo

Una investigación internacional con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha logrado secuenciar el genoma del trigo harinero, “el cultivo más difundido del mundo”, ha informado la institución en un comunicado.

Los resultados del trabajo servirán para facilitar la producción de variedades de trigo más adaptadas a los retos climáticos, con “mayor rendimiento, mejor calidad nutricional y mayor sostenibilidad”.

Más de 200 científicos de 73 institutos de investigación en 20 países han trabajado en este proyecto, como parte del Consorcio Internacional para la Secuenciación del Genoma del Trigo (IWGSC, por sus siglas en inglés).

El artículo, publicado en la revista ‘Science’, descifra el genoma de referencia de la variedad de trigo harinero Chinese Spring, consiguiendo la secuencia “de mayor calidad” producida hasta la fecha para esta especie vegetal.

El equipo investigador ha analizado la distribución y el contexto genómico a lo largo de los 21 cromosomas del trigo explica la investigadora del CSIC Pilar Hernández: “Se ha conseguido una cobertura del 94% del genoma, con 107.891 genes”.

Factores como el gran tamaño de este genoma —que es cinco veces mayor que el del humano—, así como su complejidad —ya que cuenta con tres subgenomas y un 85% de elementos repetidos— habían hecho de su secuenciación una tarea considerada “imposible durante mucho tiempo”.

El genoma de referencia secuenciado ofrece “nuevas herramientas” que permitirán el incremento en la producción de trigo necesario para “afrontar retos” de futuro, como la demanda de alimentos para una población mundial que se estima “en 9.600 millones de habitantes para 2050”.

Entre otros aspectos, se podrá trabajar con la productividad de la especie, la calidad del grano, su resistencia a enfermedades o su tolerancia a condiciones ambientales desfavorables, como sucedió con el maíz y el arroz cuando se publicaron sus secuencias de referencia.

Más de 107.000 genes identíficados

El Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS), que ocupa una posición de líder en el Consorcio Internacional de Secuenciado del Genoma de Trigo (WGSC), explicó en un comunicado que se han identificado más de 107.000 genes y cuatro millones de marcadores.

Etienne Paux, uno de los científicos implicados en este trabajo que se ha desarrollado durante 13 años, puntualizó a Efe que se ha secuenciado al completo una de las decenas de miles de variedades de trigo blando que se conocen.

Paux hizo notar que algunos de los genes ahora conocidos están implicados en la calidad del grano, la resistencia a las enfermedades o la tolerancia de la sequía, lo que debe permitir crear variedades más rápidamente que hasta ahora para una mayor productividad y para cultivar el trigo con menos pesticidas.

El secuenciado completo permite estudiar la organización de los genes, cómo se regula su expresión y entender los mecanismos de su evolución desde su formación hace unos 10.000 años.

El INRA destacó que el tamaño y la complejidad del genoma del trigo es cinco veces mayor que el del genoma humano y 40 veces mayor que el del arroz.

El trigo blando es el cereal más cultivado en el mundo, con 220 millones de hectáreas y constituye el alimento de base para el 30% de los humanos. De hecho, supone de media el 20% de las necesidades alimentarias.

Teniendo en cuenta el crecimiento de la población mundial y unas condiciones medioambientales y sociales sostenibles, se calcula que hace falta una progresión anual de los rendimientos del trigo del 1,7%.