Devastador invierno primaveral

Fruit Attraction LIVEConnect
Gregal otoño 2021
FEDEMCO 2020 1

La Comunitat Valenciana ha registrado el invierno más seco de los últimos 150 años.

lineaapoyos

El invierno más seco de los últimos 150 años en la Comunitat Valenciana está teniendo consecuencias devastadoras tanto para la evolución de muchos cultivos y de determinadas actividades ganaderas, como para la estabilidad económica de los agricultores, quienes se han visto obligados a incrementar sustancialmente la frecuencia de los riegos en un intento de contrarrestar los nocivos efectos de la persistente sequía sobre los cultivos.

Una circunstancia que viene agravada por un otoño seco y que, en zonas del centro de Valencia, ha provocado que incluso esté por debajo del 25% de los valores normales. Desde AEMET se certifica que ha sido el año más seco para Valencia en siglo y medio dada la ausencia de precipitaciones que la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha atribuido a los vientos de poniente que han soplado en la región en un semestre en el que no son habituales.

Desde la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), se destaca que despedimos un invierno primaveral para dar la bienvenida a una primavera que será invernal en sus inicios. Para los próximos días se esperan bajadas notables de temperaturas, precipitaciones en el extremo norte y bajada de la cota de nieve a 600 metros en el norte.

Venimos de un invierno muy cálido y seco en el que ha llovido un 62% por debajo de lo normal, con una cantidad media de 50 l/m2 frente a los habituales 130,6 l/m2, y en el que la temperatura ha ascendido 0,7ºC, hasta alcanzar los 9,1ºC de media, siendo el quinto invierno más seco desde 1950. Esto, sumado al otoño ha hecho que entre los meses de septiembre de 2013 a febrero de 2014, los observatorios de las ciudades de Valencia y Alicante hayan registrado los datos más secos en 150 años, mientras el de Castellón ha anotado la mayor ausencia de precipitaciones en 103 años.

La falta de lluvia afecta más a los terrenos agrícolas y el riesgo de incendios ha encendido todas las alertas. Según un estudio de AVA, la falta de lluvias revela que el sobrecoste al que han tenido que hacer frente los agricultores valencianos durante este invierno se sitúa en torno a los 40 millones de euros. Esta estimación se basa en un sondeo efectuado entre los pozos de riego que ha permitido establecer que la sequía ha propiciado un incremento medio del consumo de agua del 30%, al que hay que sumar el aumento del 21% en el gasto y el precio de la electricidad que se usa para la extracción de las aguas subterráneas.

Cristobal Aguado, presidente de AVA-Asaja, denuncia que este sobrecoste resulta fatídico para la renta de los agricultores y tanto es así que llegan noticias de impagos de facturas en entidades de regantes porque en algunos casos los usuarios ya no pueden hacer frente a ese gasto. “La sequía afecta ya muy seriamente al bolsillo de los agricultores y, encima, ese sobrecoste generado por la necesidad de regar en pleno invierno tampoco ha impedido que muchos cultivos presenten problemas” ha señalado.

El caso de los cítricos es el más grave y significativo así como en las hortalizas cuyos efectos de la sequía ha provocado descensos de cosecha del 15% en alcachofa, coliflor o lechuga, con pérdidas al sector hortícola de unos 9 millones de euros.

Los agricultores piden al Gobierno que tome cartas en el asunto y aborde el problema con sensibilidad aplicando con carácter urgente rebajas de módulos fiscales y poniendo en marcha cuanto antes algún plan de ayudas concretas y tarifas especiales para el regadío.
Lo sorprendente a estas alturas del siglo XXI es que no haya habido un solo Gobierno en 150 años capaz de solucionar las necesidades hídricas de la España seca con trasvases de agua de las cuencas excedentarias. Sorprende la deslealtad e insolidaridad de unos territorios respecto a las necesidades que año tras año se suceden en la cuenca mediterránea. Y seguimos esperando.