EEUU incrementa los aranceles contra la aceituna negra española

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
Planasa Ajo
VALENCIA FRUITS. REDACCIÓN.

Los aranceles a la importación de aceituna negra española pasan del 21,60% establecido provisionalmente a un 34,75%

aceituna negra española

Asemesa vuelve a pedir que se defienda a la aceituna negra española con la misma contundencia que al acero. / Archivo

El Departamento de Comercio de EEUU ha adoptado las resoluciones definitivas que ponen fin a sus investigaciones antidumping y antisubvenciones contra la aceituna negra de España. Estas resoluciones no solo mantienen los aranceles provisionales impuestos en noviembre y enero pasados, sino que los aumentan de forma dramática. Como consecuencia de la investigación antisubvención se impone un arancel medio del 14,75% frente al 4,47% provisional establecido en noviembre. Y como resultado de la investigación antidumping, se establece un arancel medio del 20%, frente al provisional del 17,13% establecido en el mes de enero. En términos globales, los aranceles a la importación de aceituna negra española pasan del 21,60% establecido provisionalmente a un 34,75%.

Mientras que el arancel antidumping se aplicará inmediatamente en cuanto se publique oficialmente, el arancel antisubvención no se aplicará hasta que la ITC (Comisión de Comercio Internacional) —un segundo organismo administrativo— adopte a finales de julio su resolución definitiva en la que determinará si las exportaciones de aceituna negra de España causan daño o son una amenaza para la industria de Estados Unidos. Si este organismo estableciera que no existe tal daño o amenaza, ambos aranceles (antidumping y antisubvención) quedarían sin efecto.

Desde Asemesa señalan que “con el incremento de estos aranceles España perderá prácticamente el mercado americano de aceituna negra. Asimismo, la administración americana sigue manteniendo que las ayudas de la PAC recibidas por los agricultores de aceituna de mesa no son compatibles con la normativa de la Organización Mundial del Comercio”.

Ante estas resoluciones, Antonio de Mora, secretario general de la Asociación Española de Exportadores e Industriales de Aceitunas de Mesa, reitera su petición a todas las Administraciones, especialmente a la Comisión Europea, para que defiendan al sector con la misma contundencia que están empleando en los casos del acero y el aluminio porque, además, está en cuestión el modelo de ayudas de la UE a los sectores agrícolas. Este precedente puede provocar que cualquier sector agrícola, de cualquier país, que compita con productos de la UE que reciban ayudas de la PAC, pida a su gobierno que actúe como lo está haciendo Estados Unidos.

Temor en la industria alimentaria

Los fabricantes de alimentos y bebidas están preocupados por los aranceles impuestos por Estados Unidos a la aceituna española y admiten el riesgo de que se aprueben nuevas tasas a más productos. “Hay mucho temor”, ha reconocido el director general de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), Mauricio García de Quevedo, quien ha explicado que se prevé conocer en breve el resultado de la investigación abierta por el Departamento de Comercio estadounidense para evaluar las ayudas europeas al sector.

El responsable de la entidad patronal ha incidido en que la administración Trump cuestiona —a través de este impuesto a la aceituna española— la Política Agraria Común (PAC) en su conjunto.

“El arancel se puede hacer extensivo a todas las categorías. Es un tema que vemos con mucha preocupación y que nos parece injusto, habrá que pelearlo a nivel español y de la Unión Europea para que no siga adelante”, ha advertido.

El aceite de oliva, el vino, las conservas y la aceituna son los sectores que más exportan a Estados Unidos, que en 2017 compró alimentos y bebidas españoles por valor de 1.659 millones de euros, lo que supone el 5,5% de todas las ventas al exterior de esta industria.

Por su parte, el director general de la Industria Alimentaria, Fernando Burgaz, ha remarcado que se ha aportado toda la documentación requerida por las autoridades estadounidenses en la investigación abierta por el Departamento de Comercio y se está “a la expectativa de saber su respuesta”. En su opinión, la Comisión Europea es consciente de este problema y no existe “falta de interés o de apoyo”, ya que incluso Bruselas ha comenzado a poner “trabas al comercio” con el país norteamericano.

Durante su intervención en la presentación del informe económico anual de FIAB, García de Quevedo ha instado al nuevo Gobierno a evitar aumentos de impuestos que perjudiquen al consumo y mantenga un “equilibrio fiscal”.

La defensa de la unidad de mercado, el equilibrio de la cadena alimentaria, la negociación de nuevas normativas en materia de sostenibilidad —entre ellas sobre la reducción de plásticos—, el fomento de la innovación y la internacionalización, y los planes para mejorar el perfil nutricional de los alimentos forman parte de los asuntos a tratar con el nuevo Ejecutivo.

El director general de la patronal ha avanzado que ya están elaborando un documento para trasladarlo a diferentes ministerios del Gobierno socialista sobre el estado de situación y ha hecho especial hincapié en la necesidad de regular la venta a pérdida.

En este sentido, ha recordado que una reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la UE considera que la normativa española sobre este tipo de venta por debajo del coste —recogida en el artículo 14 de la Ley de Comercio Minorista— no se adecúa al Derecho europeo, por lo que debe ser modificado. “La UE sí permite regular la venta a pérdida, esperemos que no se elimine el artículo porque ese tipo de práctica destruye valor”, ha señalado.