El aceite de oliva virgen como preventivo cardiovascular

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
EFEAGRO.

El consumo diario de aceite de oliva virgen extra reduce un 30 % el riesgo de sufrir complicaciones cardiovasculares mayores como un ictus, un infarto o la muerte por causa cardiovascular

aceite de oliva

El consumo de aceite de oliva virgen extra reduce el riesgo de complicaciones cardiovasculares.

Así lo ha puesto de manifiesto el doctor Ramón Estruch, del Hospital Clínico de Barcelona, en una jornada divulgativa sobre “El aceite de oliva virgen extra y la dieta mediterránea frente a la enfermedad cardiovascular”, celebrada en Toledo y que ha organizado la Fundación de la Denominación de Origen Montes de Toledo.

El doctor Estruch ha elogiado los grandes beneficios para la salud que tiene el aceite de oliva “dentro de un gran patrón de alimentación como es la dieta mediterránea”, una tríada compuesta por los cereales, con el pan, el vino y el aceite de oliva “siempre virgen extra”.

Ha resaltado que esa reducción del riesgo de padecer enfermedad cardiovascular que se consigue con el consumo de aceite de oliva virgen extra es un efecto “incluso superior al que se consigue con fármacos con la ventaja de que no tiene sus efectos secundarios y se tiene el disfrute para el paladar de tomar aceite”.

Se recomienda tomar entre cuatro y cinco cucharadas soperas al día, siempre junto con los alimentos, para beneficiarse de todas sus propiedades, porque la clave está en la sinergia entre todos los alimentos, donde el aceite de oliva tiene un papel importante para la absorción de otros compuestos bioactivos que pueden aportar la fruta o la verdura.

Y el aceite, cuanto menos se tome frito, mejor, lo saludable es tomarlo crudo para aderezar la ensalada, con pan o para aderezar los platos.

El doctor Escruch ha recordado que España es el principal productor de aceite del mundo y un gran consumidor, pero también se está registrando un aumento del consumo en el resto del mundo, lo cual es muy beneficioso para la economía española.

En todo el mundo se están reconociendo ya las bondades del aceite de oliva virgen extra y, en general, de la dieta mediterránea, “y no sé si va a haber suficiente aceite para cubrir toda la demanda”, ha advertido.

Por su parte, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha explicado que en la jornada se unen dos temas muy importantes, el aceite de oliva virgen extra sin el cual no se podría entender la dieta mediterránea, por ser el producto que vertebra la pirámide y marca las diferencias de la alimentación mediterránea, tan saludable.

Además de ser bueno para la salud, ha subrayado, redunda en la economía local al consumir productos de cercanía, como por ejemplo, la Denominación de Origen Montes de Toledo, una “de las denominaciones de origen bandera”, que forma parte de la Fundación Dieta Mediterránea y ha conseguido que las empresas que elaboran aceite de oliva virgen extra estén comercializando ya en Estados Unidos con el logo de la Dieta Mediterránea.

“Es la primera vez que sucede esto en nuestro país, lo hemos conseguido en Castilla-La Mancha, con la DO Montes de Toledo que, además, defiende la variedad de aceituna por excelencia de la región, que es la cornicabra”, ha resaltado el consejero, quien ha añadido que hay pocas denominaciones que se han mantenido fieles a una variedad o a una raza y este es un buen ejemplo de fidelidad a la variedad autóctona, que da vida y futuro a los olivareros.

Detrás de los efectos saludables del aceite, ha continuado, hay un sector en Castilla-La Mancha integrado por 80.000 olivicultores, con una producción de 120.000 toneladas al año, lo que la convierte en la segunda comunidad autónoma productora de España, y con más de 267 empresas, la mitad de ellas cooperativas, que transforman el producto y lo comercializan.