El aguacate cierra campaña con 142 millones de euros

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
Planasa Ajo
EFEAGRO.

El aguacate español ha cerrado su campaña 2017-2018 con una facturación de 142 millones de euros y una producción de 52.000 toneladas

Tropicales

De esta producción, 44.100 toneladas fueron de la variedad Hass y el resto de piel verde. Han tenido una demanda semanal similar a la que temporadas anteriores.

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores en Málaga, provincia en la que se concentra la mayor parte de la producción nacional de aguacate, ha explicado hoy en un comunicado que la cosecha española es cada vez “menos significativa” en el contexto europeo, donde hay “una tendencia clarísima del consumo al alza”.

El sindicato agrario ha señalado que, en los últimos cuatro años, el consumo europeo se ha incrementado un 65 por ciento, con 463.604 toneladas en 2017, y en 2018 se podrían superar las 500.000 toneladas.

En esta coyuntura, la producción española de aguacate ha pasado de representar un 14,05 por ciento del consumo europeo en 2013 al 7,8 por ciento en 2017.

Asaja confía en que la puesta en marcha de nuevas plantaciones en la Comunidad Valenciana, Cádiz y Huelva suponga a medio plazo un crecimiento del volumen disponible y evite que el porcentaje de la representatividad del aguacate español sea cada vez menor.

En cuanto a los precios, la variedad Hass se ha movido en un rango de entre 2,6 y 3,16 euros el kilo, y los picos de consumo han coincidido con finales del pasado diciembre, mediados de febrero y abril.

Por otro lado, Asaja ha advertido sobre la necesidad de reflexionar sobre la imagen que se está trasladando del aguacate en el Reino Unido por parte de algunos medios de comunicación como un fruto relacionado con la deforestación o la sobreexplotación de acuíferos en algunos países.

El sindicato ha asegurado que es “muy importante” resaltar las bondades de la única producción europea de aguacate, “frente a afirmaciones que no se corresponden con la realidad, al menos en España”, y ha pedido que una “imagen sucia” de determinados usos en países productores no se generalice y se relacione con la cosecha española.

En este sentido, ha incidido en que el aguacate nacional es un cultivo catalogado como de bajo riesgo de utilización de fitosanitarios, es el más cercano a los mercados y, por tanto, el de menor huella de carbono, y es parte “fundamental del vergel” en el que se han convertido las costas de Málaga y Granada.