La COVID-19 pone en peligro la cosecha de fresas en Marruecos

Anecoop Sandía 2020
FEDEMCO 2020 1
EFEAGRO.

El cierre de las plantas de acondicionamiento de frutos rojos y de los campos de producción en  Marruecos  por un rebrote de COVID-19 pone en peligro la próxima cosecha de fresas y frambuesas

Las autoridades cercaron toda la región donde paralizaron la actividad agrícola para frenar la propagación del virus. / ARCHIVO

“El sector está paralizado”, señaló Amine Bennani, vicepresidente de la Federación Interprofesional Marroquí de Frutos Rojos (Interproberries Maroc) que agrupa a los productores y los propietarios de plantas de condicionamiento y exportación de fresas y frutos rojos.

Marruecos registró el peor brote de COVID-19 en los pasados días al detectar más de 900 contagios, la mitad de ellos entre las trabajadores de al menos tres unidades de tratamiento de frutos rojos en la localidad de Lalla Mimouna, a unos 50 kilómetros al noreste de Rabat.

Las autoridades cercaron toda la región donde paralizaron la actividad agrícola para frenar la propagación del virus.

Bennani saludó la actuación de las autoridades para acabar con este foco, pero al mismo tiempo alertó de los peligros de paralizar sus actividades, y explicó que el retraso del sector en retomar su actividad puede poner en riesgo la producción de fresas y frambuesas para la próxima temporada.

El vicepresidente de Interproberries subrayó la necesidad de recoger ya las últimas fresas y preparar la tierra para la próxima plantación, así como arar la tierra para plantar las frambuesas.

“Necesitamos retomar rápido nuestra actividad, si tardamos mucho la situación será más difícil y tendrá repercusiones socioeconómicas”, lamentó.

Este año, el sector ha totalizado 17 millones de jornadas laborables, lo que equivale al empleo de 80.000 trabajadoras; de ellas, dos tercios trabajan en la cosecha y el resto en las plantas de acondicionamiento.

Interproberries Maroc agrupa unos 500 productores de frutos rojos y unos 50 plantas de condicionamiento frutícolas, 20 de las cuales son españolas.

“Los españoles son nuestros principales socios, que nos han acompañado en el desarrollo del sector desde el principio”, apuntó Bennani.

La producción de fresas y frutos rojos se extiende sobre una superficie de 9.000 hectáreas, y el 80 % de la producción está destinada a la exportación, con lo que el sector aporta lo equivalente a 5.000 millones de dirhams (458 millones de euros) de divisas al país.