El descenso del consumo de frutas y hortalizas en los hogares españoles continúa en mayo

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top

Este descenso se suma al de enero (–4%), febrero (–5%), marzo (–8,5%) y abril (–3%).

lineaapoyos

FresasEl consumo de frutas y hortalizas en los hogares ha vuelto a descender en mayo, un 8% con relación al mismo mes de 2014, totalizando 695,7 millones de kilos y el gasto ha disminuido un 1%, situándose en 985,7 millones de euros, según datos del Panel del Consumo Alimentario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

El descenso del consumo de frutas y hortalizas frescas en los hogares en mayo se suma al de enero (–4%), febrero (–5%), marzo (–8,5%) y abril (–3%), con lo que en el acumulado de enero a mayo el descenso ha sido del 6% totalizando 3.250 millones de kilos. El gasto también se ha reducido de enero a mayo de 2015, un 2%, totalizando 4.467 millones de euros.

El descenso en los primeros cinco meses del año se ha producido tanto en frutas, como hortalizas y patata. La caída del consumo en frutas ha sido del 4,5%, totalizando 1.752 millones de kilos, destacando el descenso de plátano (–5%), pera (–4%) y fresa (–16%). El consumo de hortalizas se ha situado en 1.097 millones de kilos, un 8% menos que de enero a mayo de 2014, destacando el tomate con una reducción del consumo en hogares del 4%, totalizando 228 millones de kilos. La patata cayó un 7%, totalizando 400 millones de kilos.

El gasto también se redujo en los hogares. En frutas descendió un 1%, totalizando 2.361 millones de euros, en hortalizas bajo un 0,5% situándose en 1.858 millones de euros y en patata cayó un 15,5% totalizando 248 millones de euros.

Para Fepex, la caída continuada del consumo, que comenzó en 2013 es muy preocupante, y considera necesario el mantenimiento continuado de campañas de promoción del consumo, como la realizada por el Ministerio de Agricultura y que se ha desarrollado en dos partes: en diciembre de 2014 y en julio y agosto de 2015. El objetivo de la campaña ha sido fomentar el consumo de frutas y hortalizas, así como mantener estables los mercados, sobre todo ante el veto ruso a la importación de frutas y hortalizas comunitarias.