El puzzle comunitario, ¿oportunidad o desafío para la agricultura española?

Registro suscriptores
HISPATEC 09
Laura Cristóbal. Efeagro.

Las elecciones, el Brexit, las dificultades presupuestarias y la irrupción de nuevas fuerzas políticas en el puzzle comunitario tendrán un impacto directo en la PAC

puzzle comunitario

Las cooperativas y las organizaciones agrarias coinciden en reclamar una PAC fuerte. / Óscar Orzanco

Las próximas elecciones, la dilatada y aún sin definir salida del Reino Unido de la UE, las dificultades presupuestarias y la irrupción de nuevas fuerzas políticas en el puzzle comunitario tendrán un impacto directo en la Política Agraria Común (PAC). ¿Una oportunidad o un desafío para el sector español?

Las cooperativas y las organizaciones agrarias coinciden en reclamar una PAC fuerte, con un presupuesto suficiente y que apueste por una agricultura y una ganadería sostenibles, a la que se proteja y reconozca frente a terceros países para que pueda seguir siendo competitiva. Y, por qué no, un comisario de agricultura español.

Pregunta: La Unión Europea (UE) está en un momento crucial, tanto su modelo como su presupuesto. ¿Ven en peligro la PAC?

Cooperativas Agro-alimentarias. Hay un gran debate sobre los objetivos de la UE y su funcionamiento, que está vinculado a la negociación del presupuesto. Si los Estados quieren abordar más competencias con los mismos recursos, tanto la PAC como la política de cohesión se verían afectadas. Para que el sector no pierda, hay que exigir mantener el presupuesto de la PAC y seguir trabajando en la mejora del mercado único UE, que es fundamental para el sector.

Asaja. El ciudadano europeo es consciente de que hoy en día en Europa se consumen los alimentos más sanos y seguros del mundo. Dicho esto, es muy necesario que el consumidor sepa reconocer esta aportación de los agricultores y ganaderos. Los gastos de la PAC suponen menos del 0,5 % del PIB de la UE y a cambio ofrecen mucho más: alimentos, medio ambiente, paisaje, diversidad y vida en nuestros pueblos. Invertir en agricultura es invertir en Europa.

COAG. La agricultura y la alimentación son elementos estratégicos de la política de la UE, por tanto sería irresponsable que se pudiera poner en peligro. La UE debe afrontar el reto de preservar y fortalecer el modelo social y profesional de agricultura a través de una PAC común, integrada en la UE, fuerte, estructurada en dos pilares y con una financiación adecuada.

UPA. Toda Europa, y no solo la PAC, está en peligro. Por primera vez en unas elecciones europeas, fuerzas anti-UE tienen posibilidades de obtener resultados importantes. No es lo que nosotros queremos. Queremos más Europa. A los pequeños agricultores nos irá mejor dentro de Europa que fuera, aunque eso no significa que no puedan mejorarse muchas cosas. Apostamos por una Europa más justa y más social, con una PAC fuerte.

Pregunta: ¿Deberían endurecerse las negociaciones en los acuerdos con terceros países para evitar la competencia desleal?

Cooperativas Agro-alimentarias. De lo que se trata no es tanto de endurecer ni de interponer aranceles como de igualar las condiciones de competencia entre productos europeos e importaciones, que haya reciprocidad real en los acuerdos. Y si las importaciones no respetan las decisiones políticas que como sociedad nos hemos impuesto en cuestiones de preservación del medio ambiente y lucha contra el cambio climático, estaremos destruyendo tejido productivo local.

Asaja. Se debe buscar acuerdos equilibrados, en los que no haya un sector perjudicado en beneficio de otros. La agricultura no puede ser usada como moneda de cambio. Por otra parte, cualquier acuerdo es papel mojado si no se cumplen sus cláusulas en contingentes, precios de entrada o controles. Debemos ser rigurosos al máximo en el control fitosanitario para evitar que puedan entrar plagas por producciones importadas.

COAG. La CE propugna la liberalización comercial, obligando a los europeos a competir con producciones de terceros países, obtenidas muchas veces mediante prácticas prohibidas en Europa. Esto supone una competencia desleal y es injusto para los agricultores, pero también es un fraude para los consumidores. El modelo europeo debe protegerse restableciendo, con nuevas orientaciones, el principio de Preferencia Comunitaria en base a los altos estándares de la UE.

UPA. Un buen acuerdo es aquel que beneficia a ambas partes, en términos de justicia y equidad. En el caso de los acuerdos con terceros países que ha firmado la UE, no tenemos la sensación de que los agricultores y ganaderos sean beneficiarios, sino víctimas. Los acuerdos deben tener en cuenta nuestros intereses y derechos para evitar la competencia desleal.

Pregunta: ¿Cuál debería ser la política europea en gestión de mercados y equilibrio de la cadena alimentaria?

Cooperativas Agro-alimentarias. Es necesario trabajar en gestión de mercados desde el sector y para ello hay que adaptar la reglamentación UE de competencia y que permita al sector autorregularse. Además, hay que fortalecer la estructuración del sector y que los productores tengan un mayor poder en la cadena para afrontar mejor los vaivenes del mercado.

Asaja. La UE ha desmantelado sus mecanismos públicos de gestión. Y la volatilidad de los mercados no es un factor puntual, sino que ha venido para quedarse. Va a ser necesario mejorar mucho el sistema para dar una respuesta ágil, adecuada y eficaz, y con fondos suficientes (no necesariamente del sector).

COAG. Proponemos intervención y almacenamiento con umbrales de precios actualizados, stocks estratégicos y protección en frontera; para los casos de crisis, medidas excepcionales y pagos ad-hoc. Defendemos una regulación estricta de la cadena alimentaria. Se debe revertir la situación actual en la que los productores y los consumidores somos los grandes perjudicados.

UPA. Europa no puede seguir ignorando el brutal desequilibrio que sufre la cadena agroalimentaria del continente. Los agricultores —sobre todo los pequeños y medianos— no tenemos capacidad de negociación ni de hacer frente a los abusos sin una legislación que nos proteja. La recién aprobada directiva de prácticas desleales es un primer paso, pero se debe ir más allá. La UE puede y debe ayudarnos a obtener precios justos.

Pregunta: ¿Ve factible un próximo comisario de agricultura español?

Cooperativas Agro-alimentarias. Todo es posible. Contar con un comisario español sería positivo porque mejora la comunicación con nuestro sector, pero al final un Comisario se debe a la UE y no al país de procedencia, por lo que todo es relativo.

Asaja. No es tradición que el Comisario de Agricultura proceda de un país importante en términos agrarios, como España, pero no es imposible. En cualquier caso, lo importante es que en Europa, España goce del peso político que tiene nuestro sector. España debe ganar consistencia en el debate comunitario y para eso es importantísimo contar con una “Estrategia País”.

COAG. Es perfectamente posible. España representa un gran potencial agrario y agroalimentario. Pero en el fondo, la cuestión es qué modelo de agricultura y de política agraria se defiende desde la Comisión. Contará con nuestro apoyo quien se comprometa en la defensa del Modelo Profesional y Social de Agricultura, basado en el carácter profesional y la sostenibilidad de la actividad agraria.

UPA. Más que factible lo vemos muy necesario. En la UE se debe perseguir el equilibrio en representatividad. Un Comisario de Agricultura siempre debe proteger y defender a los agricultores y ganaderos de todo el continente, pero es innegable que su origen determina su sensibilidad.

Pregunta: ¿Por qué prioridades productivas y medioambientales pasa la garantía de futuro de la agricultura europea?

Cooperativas Agro-alimentarias. El futuro pasa por diferenciar la agricultura europea del resto del mundo y valorar sus productos de cara al consumidor. Por ello, el cambio climático y el medio ambiente son una oportunidad, y la agricultura es parte de la solución y no el problema.

Asaja. Europa dispone de un modelo productivo que entre todos hemos adoptado y que debe estar suficientemente financiado para garantizar su continuidad. Sus estrictas normas de producción se van a ver incrementadas en el próximo periodo con la nueva PAC. Y una herramienta esencial para ello es la tecnología. No apostar por la ciencia, la biotecnología y las nuevas tecnologías de comunicación sería relegarnos a un segundo plano.

COAG. La agricultura deberá garantizar el derecho a una alimentación saludable y deberá hacerlo de forma sostenible; ser más eficiente en el uso de los recursos, para lo que necesitará recurrir a las nuevas tecnologías, y hacer frente a los procesos de integración vertical de la cadena alimentaria y la implantación de megaexplotaciones en manos de grupos de inversión extractivistas que representan un modelo ajeno al social y profesional.

UPA. La agricultura y la ganadería europeas conformamos un sistema competitivo y sostenible único en el mundo. Una sostenibilidad que no solo debe contemplarse desde el punto de vista medioambiental, sino desde el social y el económico. La prioridad es que las reglas del juego nos permitan seguir produciendo con los recursos a nuestro alcance, obteniendo precios justos.