El sector del vino rechaza el almacenamiento temporal que propone el Magrama

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top

El sector primario vuelve a reiterar su petición de que arbitre una destilación extraordinaria de crisis para la retirada permanente de stocks.
pfeilchen_rojo
El Gobierno baraja precintar depósitos de vino, pero el sector vitivinícola tiene su “Plan B”

lineaapoyos

StocksLas organizaciones agrarias y de las cooperativas del vino han rechazado hoy en un encuentro con responsables del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente la propuesta de Real Decreto de este Departamento para almacenar entre 3,5 y 4 millones de hectolitros por un período máximo de 6 meses.

Alejandro García-Gasco (COAG), presidente del Comité Consultivo sobre Vino de la Unión Europea, ha detallado a Efeagro que “nos hemos mostrado, todo el sector, en contra” de este almacenamiento temporal y, aunque mejorara puntualmente la situación, “tarde o temprano ese producto tendrá que volver a comercializarse, con el consiguiente impacto negativo sobre el mercado”.

El sector primario ha vuelto a reiterar su petición al Magrama de que arbitre una destilación extraordinaria de crisis para la retirada permanente de stocks y reactivar así el mercado.

“Hemos quedado convocados para el miércoles de esta semana de nuevo para trasladar al Magrama alguna propuesta sobre cómo podría eliminarse ese vino que hay en el mercado”, ha puntualizado Alejandro García-Gasco. “Es cierto que el Ministerio ha dicho que ahora mismo no se plantea ni tiene encima de la mesa ningún planteamiento de destilación de crisis”, ha puntualizado. “No lo ven; pero nosotros seguimos pensando que de una forma u otra, la única solución pasa por eliminar” los excedentes.

Preguntado por si el sector estaría dispuesto a sufragar de su propio bolsillo el coste de la retirada de estos stocks (en el caso de una destilación extraordinaria o de crisis propiamente dicha, es el Ministerio quien corre a cargo con la factura), García Gasco ha concretado que los productores tendrían que discutir esta posibilidad, contando con la opinión de los destiladores.

También tendrá que estudiar el sector si emprende otras medidas como la vendimia en verde para recortar la próxima producción de uva, una posibilidad opcional que recoge el nuevo programa de apoyo nacional al vino —sufragaría la mitad del gasto de eliminación—. “Habría que ver de dónde se cogen los presupuestos y si realmente es atractiva” esta medida, ha puntualizado.

Por otra parte, García Gasco sí ha remarcado que coincide con el Magrama en que el sector no puede “acostumbrarse” a recurrir siempre a una destilación cuando hay un problema, por lo que son necesarias también, en su opinión, normas de calidad, hablar de Interprofesional nacional del vino, de las declaraciones de producción y “un poco de control y más organización”.

En el corto plazo, hay que aliviar los stocks con una retirada, pero en el largo —ha subrayado— deben impulsarse más medidas.

Mientras tanto, Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha añaden en un comunicado que no apoyan la propuesta del Magrama de almacenamiento temporal, “máxime con la proximidad de la vendimia, ya que lejos de dar respuestas al problema lo agravaría”.

La inmovilización en las instalaciones de las bodegas (sin ayudas) “podría trastocar gravemente el normal funcionamiento comercial, entorpeciendo su salida” y, además, podría incidir negativamente en la calidad del producto y desplazar el problema a otra fecha, cuando se diera salida al mismo en el mercado libre.

Las cooperativas solicitan asimismo activar la figura de la Organización de Productores y presionar ante la Unión Europea para la prohibición en otros países de la chaptalización, es decir, la utilización de sacarosa para el aumento artificial del grado alcohólico de vinos que no pueden alcanzar de forma natural la graduación adecuada, porque distorsionan los mercados.

La propuesta de Real Decreto del Magrama al sector recoge la retirada de entre 3,5 y 4 millones de hectolitros por un período máximo de seis meses, a contar desde el 30 de septiembre “a más tardar” y, en concreto, sería vino blanco sin indicación geográfica (SIG), incluidos los varietales.