España marcará el ritmo del mercado como líder en producción mundial de vino

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores

La última estimación oficial de la campaña 2013-2014 eleva la cifra de producción de vino y mosto hasta los 50,6 millones de hectolitros.
pfeilchen_rojo
Los precios en origen del vino español sufren correcciones

lineaapoyos

España marcará el paso en los mercados internacionales tras confirmarse que el último año alcanzó por vez primera en la historia el liderazgo mundial en producción de vino, lo que dará un impulso de comercialización y, posiblemente, a los precios.

La última estimación oficial de la campaña 2013-2014 eleva la cifra de producción de vino y mosto hasta los 50,6 millones de hectolitros, frente a los 35,8 de la temporada anterior, es decir, 14,8 millones de hectolitros más (+41,4%) que un ejercicio antes.

Un dato récord y nunca antes conocido: hasta ahora el techo se situaba en 50,1 millones de hl (2004/2005); España pasó esta campaña a ser el primer productor mundial de vino, por encima de Francia (42,3 millones de hectolitros, un 2,4% más) e Italia (alrededor 47-48 millones, +15,4%).

Por comunidades autónomas, destaca el aumento en Castilla-La Mancha, con el 62% del total producido, que aumenta en 12,2 millones de hectolitros hasta los 31,2 millones, datos que lejos de amilanar a los productores les anima a recuperar mercados perdidos, especialmente el de graneles a Europa o China.

Desde una de las cunas del viñedo, Socuéllamos (Ciudad Real), uno de los mejores conocedores del vino y de su industria, Pedro Alcolea, resalta que Castilla-La Mancha será “la despensa de Europa y del mundo” de este producto en el ejercicio, marcado por una producción mundial de 260-270 millones de hectolitros, inferior a los 300 millones que hubo, por ejemplo, en 2004-2005. “Puede que falte vino en el mundo” este año, avisa.

España sacará pecho en los mercados, frente a Argentina o Chile, donde las heladas mermaron entre un 40 y un 60% la producción.

Visto lo visto, ¿habrá en breve un nuevo ‘rally’ de precios?

Los productores recuerdan que la necesidad de dar salida a los vinos por parte de muchas cooperativas para iniciar con capacidad de almacenamiento la campaña de aceite influyó en las últimas depreciaciones, por lo que estos valores no serán la referencia.

Consideran que los valores subirán en febrero, aunque no llegarán a niveles tan excesivos de la última campaña —marcada por la sequía y la especulación—, 900 pesetas por grado y hectolitro entonces.

Para Alcolea, es posible lograr unas cotizaciones adecuadas para productores de uva y vino e industriales, y que prime la “sensatez”. Estos precios “razonables” para asegurar la competitividad se situarían en unas 500 pesetas por grado y hectolitro, añade.

En respuesta a las voces más pesimistas, cree que es posible dar salida a toda la producción, como demuestra el importante incremento de las operaciones realizadas entre septiembre y diciembre, muchas de ellas internacionales, con destino a Italia, Francia o Alemania.

De momento, el mercado da alegrías a España, como constatan algunas tendencias que recoge el Observatorio del Mercado del Vino.

Por una parte, los vinos tranquilos envasados españoles ganan competitividad en la mayoría de los principales mercados —que hacen el 73% del total de las compras— y, entre ellos, la cuota de los productos españoles sube hasta el 8,3% a septiembre de 2013.

Los grandes compradores mundiales adquieren durante los últimos doce meses, hasta septiembre, algo más de espumoso —que fue el único vino que bajó de precio, aunque de forma muy leve—, una cantidad estable de envasado y menos vino a granel, encarecido sensiblemente.

Estos 13 países son Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Canadá, China, Japón, Bélgica, Suiza, Países Bajos, Rusia, Francia, Suecia y Dinamarca, que tienen la llave de las exportaciones españolas.

Las ventas en el canal alimentación son, asimismo, halagüeñas. Según un informe Market Trends, de Nielsen, las ventas en valor de vinos tranquilos en libre servicio crecieron durante 2013 un 4,9% —+1,1%, las de vinos espumosos— y se convierte en la bebida que más subió, por delante incluso de la cerveza, cuyo valor de venta apenas aumentó un 0,1%.

Este dato es muy positivo si se tienen en cuenta los descensos en zumos (–3,3%), bebidas refrescantes (–3,2%) y aguas y bebidas alcohólicas (ambas con un –2%).

Respecto a los precios, los tintos habían disminuido un 32% interanual en diciembre, porcentaje que llegaba al –42,4% en el caso de los blancos, lo que muestra el pinchazo de una burbuja de cotizaciones y la vuelta a parámetros más normales.

Más recientemente, del 20 al 26 de enero, repuntan los vinos blancos sin indicación geográfica, respecto a la semana anterior, que se pagan a 3,11 euros por hectogrado en origen, mientras se deprecian un 2,30% los tintos comunes y se quedan en 3,82.

Por mercados representativos, el vino blanco a granel y salida de bodega —pago al contado y sin IVA— llega a 3,92 euros por hectogrado en Albacete, 2,69 en Badajoz, 3,64 en Ciudad Real y 2,60 en Toledo. Mientras tanto, los tintos de mesa cotizan a 4,05 euros en Albacete; 3,88 en Ciudad Real; 3,58 en Murcia; 3,48 en Toledo y 3,19 en Valencia, según la misma fuente.