El 40% de los españoles cambia su hábito de compra

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
EFEAGRO.

Los precios y la salud son los motivos principales por los cuales el 40% de los españoles han cambiado sus hábitos de compra, según un estudio

supermercado

Los precios y la salud son los motivos principales./ Archivo

El 40% de los responsables de la compra familiar asegura haber cambiado sus hábitos de compra en el último año motivados por los precios y por la salud, según se desprende del estudio “Yo soy Healthy, ¿y tú?”, realizado por la consultora Salvetti Llombart y la agencia in-Store Media.

Según las conclusiones del informe, que se ha presentado esta mañana en Madrid, la salud emerge como uno de las principales motivaciones al cambio en alimentación y es la razón que esgrime el 35% de los usuarios para cambiar su cesta de la compra, un porcentaje idéntico al que cambia de productos por el precio.

De hecho, el 17% ha variado los productos que compra para mejorar su salud, el 12% para adquirir productos que no tenga tantos químicos o conservantes, y el 8% para mejorar su bienestar.

Y es que el 70% de los encuestados en este anuncio reconoce que comer sano le parece “muy importante” y el 80% asegura intentar ser regular con las comidas y cuidarse durante todo el año.

Respecto a la evolución de lo que se considera “sano”, el informe abunda en la evolución desde los productos “light”, “Sin” o “0%”, a los productos bio o ecológicos y los “artesanales”, para llegar a los “productos respetuosos con el medio ambiente”.

En esta línea, otras de las conclusiones del estudio es que la comodidad y la experiencia de compra siguen ganando peso como aspectos importantes a la hora de elegir establecimiento, por delante del surtido y su responsabilidad social, pero el precio es aún el elemento más motivador.

En el capítulo de responsabilidad social, el estudio recalca que “el consumidor empieza a estar más atento a temas de sostenibilidad”, pues el 46% responde que quiere mas productos respetuosos con el medio ambiente, el 60% valora más los establecimientos que se preocupan por ello y 82% usa menos bolsas de plástico.

En el caso del surtido, el estudio refleja que, en línea con la preocupación por la salud, el poder comprar productos frescos -a granel y al corte- emergen como aspectos prioritarios, un ámbito en el que aún tienen margen de mejora los supermercados, pues uno de cada cinco consumidores apunta que “no se fía” de sus frescos.