Las exportaciones siguen tirando del sector oleícola pese a los altos precios

Registro suscriptores
Descarga último ejemplar
Ginés Mena. Efeagro.

El comercio exterior sigue dando alegrías al sector oleícola español y compensa con creces los descensos de las ventas de aceite en el mercado interno

aceite

Las exportaciones compensan los descensos de las ventas en el mercado interno.

El comercio exterior sigue dando alegrías al sector oleícola español y compensa con creces los descensos de las ventas en el mercado interno —motivados por los altos precios del “oliva” y la migración de algunos consumidores hacia el aceite de girasol—, lo que deja un balance global positivo.

El sector se mostraba muy preocupado por el descenso de ventas sufrido en el mes de abril, pero mayo recupera el pulso del mercado, que vuelve a sus niveles medios y parece disipar los temores de los envasadores de que se iniciara un camino de fuerte desaceleración.

Las exportaciones de aceite de oliva en lo que va de campaña —de octubre de 2016 a mayo de 2017— suman 654.100 toneladas, con un aumento del 20% respecto al mismo período de la anterior, mientras descienden las salidas de España (–7,5% y 334.100 toneladas), según los últimos datos difundidos por la agencia gubernamental AICA.

Mientras tanto, las existencias rondan los 689.600 toneladas (–7,5%), partidas que obran en poder de almazaras (469.400 toneladas), envasadores (196.200 toneladas) y de la red de la Fundación FPCO (28.000 toneladas).

El presidente de la Interprofesional del Aceite de España, Pedro Barato, destaca la buena evolución de la comercialización, que afianza a nuestro país como primera potencia mundial en ventas, incluidas las “280.000 ó 300.000 toneladas que nos compra Italia”.

La pujanza en las ventas exteriores contribuye, añade Barato, a que el reparto de valor añadido del aceite “sea más justo” para los productores que en otros sectores agrícolas.

Por otra parte, la sequía se hace un hueco entre las principales preocupaciones de los olivareros, tal y como constata el secretario general de UPA-Federal, Lorenzo Ramos. El dirigente ha indicado que la aceituna “había cuajado bien”, pero si no llueve este verano la cosecha quedará mermada. La falta de agua en el suelo dejará a muchos árboles debilitados y sin fuerza para llevar a buen término el desarrollo del fruto.

El secretario general de Infaoliva (almazaras), Enrique Delgado, ha recordado que todo el sector productor está preocupado por el clima y, aunque hace poco tiempo se pensaba que la próxima cosecha mejoraría, ahora todo apunta a que en el mejor de los casos se mantendrá. Esto no contenta a los oleicultores, a los que vendría bien tener más disponibilidades para atender la oferta.

La producción total de aceite de esta campaña se situó en 1.282.000 toneladas, un 9% menos que la anterior, pero un 10% superior a la media de las cuatro últimas. Tal y como ha detallado Delgado, España se quedará casi sin existencias para atender los pedidos durante el enlace de campaña.

Desde COAG-Andalucía, Gregorio López ha explicado que “siendo realistas, la situación del olivar es bastante crítica porque se suma un cuarto año consecutivo con pluviometría baja mientras que los acuíferos se están agotando”. Incluso hay pozos que se están secando y no podrán aportar recursos para regadío. “Hay fincas que, cuando miras a los olivos, no ves ni una aceituna”, agrega, en referencia a que el fruto se ha desprendido del árbol o queda tan menguado que apenas producirá aceite.

En cuanto a la evolución del mercado en los últimos días, los agentes comerciales colegiados salían el jueves a comprar vírgenes extra picuales desde 3,87 euros/kg; vírgenes desde 3,77 y lampantes a partir de 3,67 euros/kg, de acuerdo con los datos de Infaoliva.

El POOLred recoge del 24 al 30 de junio un total de 17 operaciones de compraventa entre almazaras y comercializadoras por 1.799 toneladas y un precio medio 3,79 euros por kilo. Por categorías, muestra 3,876 euros/kg para el aceite de oliva virgen extra; y 3,752 para el virgen.

Y el lampante —que es un aceite de menor calidad, que debe ser refinado y encabezado con vírgenes o vírgenes extra antes de ser comercializado— se paga en origen a 3,755 euros/kg, según POOLred.

El sector está trabajando ya para impulsar un mecanismo de autorregulación o almacenamiento colectivo de aceite, que permita retirar oferta en épocas de sobreproducción para garantizar estabilidad comercial y de precios para agricultor y consumidor. En septiembre podrían tener lista esta propuesta, según avanzan a Efeagro fuentes de las organizaciones agrarias.