El futuro de la alimentación pasa por innovación

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
EFEAGRO.

El consumo nacional de alimentos caerá por la pérdida de población y el futuro del sector pasa por innovación

Alimentaria

El salón Alimentaria se celebra hasta el jueves en Barcelona. / Alimentaria

El Gobierno y la industria alimentaria defendieron ayer que el futuro del sector pasa por la innovación, en un contexto en el que el consumo nacional de alimentos caerá por la pérdida de población y los avances surgen tan rápido que existe el riesgo de quedarse atrás.

Ésta fue una de las principales conclusiones de la primera jornada del Salón Alimentaria, que celebra desde ayer y hasta el próximo jueves en Barcelona su XXII edición, como punto de encuentro del que es uno de los sectores clave de la economía española y que prevé reunir a cerca de 150.000 visitantes.

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la catalana Dolors Montserrat, representó al Gobierno en la inauguración, acto al que finalmente no acudió ningún miembro de la Generalitat. Montserrat destacó la “potencia” de la industria agroalimentaria española y su capacidad de innovación, además de recordar que emplea a 2,5 millones de personas en todo el país.

En el marco de esta feria —que por primera vez engloba también a Hostelco, centrada en el mundo de la hostelería y la restauración— se celebró Aliber, un foro organizado por la patronal de la industria alimentaria (FIAB) y dedicado a la innovación.

Entre los ponentes participó el director general de Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Fernando Burgaz, quien insistió en que la facturación del sector supone cerca de un 11% del PIB nacional, porcentaje que se elevaría hasta el 20% en caso de incluir al resto de la cadena (agricultores, distribución, etc.).

Burgaz apuntó a la inversión en innovación, la producción ecológica y la calidad diferenciada como los factores fundamentales para que el buen momento que vive la industria sea sostenible. “Con el descenso de población previsto, probablemente también caiga el consumo de alimentos en volumen en España, por lo que la única posibilidad de crecer en el mercado nacional será en términos de valor”, señaló.

En su opinión, el sector tiene que “trabajar duro en el ámbito de la innovación” para adaptarse a los hábitos de un consumidor en constante evolución, y citó como ejemplo la llegada al mercado a medio plazo de carne desarrollada en laboratorio. “No hay tiempo que perder. Desde la administración trataremos de daros cobertura y el apoyo necesario, pero una parte del trabajo está en vosotros”, recalcó.

Por su parte, el presidente de la Federación Española de Industria de la Alimentación y Bebidas (FIAB), Tomás Pascual, hizo un llamamiento precisamente a las administraciones públicas para estimular la inversión en I+D y que España se sitúe “al nivel de los demás países europeos” en esta materia.

En su discurso, el también presidente del grupo Calidad Pascual insistió en que el suyo es “uno de los sectores industriales y económicos que más invierte en innovación”, tanto para lanzar nuevos productos y formatos como para mejorar en materia de sostenibilidad. Detrás de este tipo de iniciativas hay procesos “complejos” y requieren “de una gran inversión en tiempo y recursos”, añadió.

Dentro del foro Aliber, pymes españolas de la industria alimentaria explicaron cómo han conseguido expandir su negocio en base a la innovación, y el experto en Nutrición y Genética José María Ordovás impartió una conferencia sobre las posibilidades de la alimentación personalizada.

En este mismo marco se realizó la entrega de los premios Ecotrophelia, que distinguen los mejores trabajos de innovación en materia de alimentación entre jóvenes universitarios, cuyos vencedores competirán posteriormente a nivel europeo.

Este año, el ganador ha sido una pasta fresca e integral que se cocina en sólo un minuto elaborada por el equipo “Essenza di Vega”, de la Universidad Miguel Hernández de Elche.

El Salón Alimentaria congrega en esta edición a más de 4.500 empresas, organiza decenas de debates y conferencias y sirve de escaparate tanto para las grandes empresas del sector como para pymes y “start-up”.