El gasto en comida preparada se dispara un 21 % en los últimos tres años

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
Planasa Ajo
VALENCIA FRUITS. REDACCIÓN

Los consumidores de hoy buscan alimentos ya prepados pero al mismo tiempo buenos y saludables

Comida preparada

Los ciudadanos dedican menos tiempo a preparar las comidas, pero incrementa su preocupación por mantener una alimentación saludable basada en productos frescos, ecológicos y de proximidad. / VF

El gasto que los españoles destinaron a comprar comida preparada se disparó un 21 % entre 2014 y 2017, una cifra que llega de la mano de una tendencia a la baja en el tiempo dedicado a la preparación de las comidas, que actualmente es de media hora en el almuerzo y unos veinte minutos en la cena.

Estos son algunos de los datos que se desprenden del estudio “Claves para adaptar los mercados a las demandas del nuevo consumidor de alimentos frescos en Europa, Estados Unidos y Asia”, que ha elaborado la consultora Kantar Worldpannel a petición de Mercabarna.

Se trata de un amplio estudio basado en una muestra de 177.000 hogares y trece millones de entrevistas anuales hechas durante tres años en diferentes países de Europa, Asia y Estados Unidos.

A pesar de que los ciudadanos de estas zonas cada vez quieren dedicar menos tiempo a preparar las comidas, incrementa su preocupación por mantener una alimentación saludable basada en productos frescos, ecológicos y de proximidad.

“El que tiene poco tiempo, aunque sería mejor que tuviera un mejor hábito alimentario más saludable, a lo mejor no tiene más remedio que pedir una fórmula de comida diferente. De lo que se trata es de que también sea buena y saludable”, destaca el director general de Mercabarna, Josep Tejedo, que apunta que este será uno de los grandes retos de las empresas en el futuro.

El envejecimiento de la población será otra de las claves que marcarán el consumo alimentario en el futuro, ya que las personas mayores tienen una mayor necesidad de cuidarse y, en consecuencia, apuestan por los productos frescos, las hortalizas y el pescado en mayor proporción que los jóvenes.

Este fenómeno también tendrá consecuencias en los hábitos de compra, ya que muchas personas de edad avanzada viven solas y prefieren ir a comprar poca cantidad para evitar cargar con grandes pesos.

“El mercado tendrá que ofrecer variedades de alimentos frescos más transportables o buscar fórmulas para que los productos más voluminosos, como las sandías o los melones, sean más fáciles de llevar”, destaca el presidente de Mercabarna, Agustí Colom.

En general, los consumidores cada vez comprarán menos producto fresco en grandes superficies o hipermercados, y en su lugar apostarán por las compras a través de internet o, físicamente, en establecimientos de proximidad.

Alimentaria

El detalle del informe se presentará la semana que viene en el marco de la feria Alimentaria, que se celebrará del 16 al 19 de abril en el recinto Granvia de Fira de Barcelona, en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona).

En ese mismo escenario, Mercabarna organizará el Congreso de la Unión Mundial de Mercados Mayoristas, que reunirá a unos 250 directivos de mercados y profesionales de la alimentación procedentes de unos 26 países.

En el encuentro, que llevará por lema “Los mercados del futuro: eficientes y responsables”, Mercabarna se erigirá como un referente en ámbitos como la sostenibilidad, la innovación y la lucha contra el derroche alimentario.

Entre las conferencias más destacadas están la que ofrecerá el chef Ferran Adrià para reivindicar el producto fresco como base de la gastronomía y la que impartirá el director de servicios digitales de Orange España, Francisco Huidobro, sobre el uso de la tecnología para optimizar la gestión de los mercados mayoristas y detallistas.