El Gobierno pone cifra a la PAC 2019: 4.950 millones en ayudas directas

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
EFEAGRO.

Las ayudas de la PAC se podrán solicitar entre el 1 de febrero y el 30 de abril de 2019

PAC 2019

Ayudas de la PAC para 2019. / Archivo

El Gobierno prevé abonar 4.950 millones de euros procedentes de las ayudas directas de la Política Agrícola Común (PAC) en 2019 y ha aprobado la modificación de cuatro reales decretos referidos a la aplicación de esa política en España. La portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, ha informado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de que esas ayudas se podrán solicitar entre el 1 de febrero y el 30 de abril de 2019.

El resto de los cambios normativos aprobados, según ha señalado Celaá, pretenden reforzar la prevención de posibles abandonos de pastos para evitar que pueda haber beneficiarios de ayudas que posteriormente dejan esas tierras. Además, se flexibilizan “determinados aspectos” de las ayudas para favorecer especialmente a los jóvenes agricultores. La portavoz ha indicado que estos cambios se justifican ante “nuevos reglamentos” comunitarios de la PAC, por lo que “la política agraria española tiene que adaptarse a la europea”.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha indicado en un comunicado, en relación con los pastos, que se establecen nuevos ajustes sobre la determinación de cuándo hay actividad agraria en el caso de labores de mantenimiento en dichas superficies para evitar posibles situaciones de abandono.

Entre las novedades introducidas para la próxima campaña, también están los ajustes derivados de la declaración gráfica en superficies comunales en las que se ha procedido a clarificar quién debe proporcionar la información sobre las superficies de uso común.

El MAPA introduce una nueva especie, Crotalaria juncea L, en la lista de cultivos fijadores de nitrógeno que pueden servir para cumplir con los requisitos del pago verde.

Se introducen mejoras técnicas para dotar de una mayor flexibilidad y simplificación en algunos regímenes de ayudas asociadas, tales como las condiciones de mantenimiento de la titularidad de la explotación —en las ayudas asociadas ganaderas— o las condiciones de elegibilidad para favorecer la incorporación de nuevos titulares a la actividad, en particular de jóvenes ganaderos. Igualmente se flexibilizan determinados requisitos del régimen de ayuda a los cultivos proteicos, así como del pago específico al cultivo del algodón.

Además, para atajar el incumplimiento en el plano nacional de los límites de emisiones de amoniaco, impuestos por normativa comunitaria, se potenciarán medidas como la prohibición del uso de los sistemas de aplicación de purines de abanico, plato o cañón, recogiendo la potestad de las comunidades autónomas para establecer excepciones al mismo, y los términos del régimen para establecer las citadas excepciones.

Además, se quiere incrementar la colaboración tanto con la Dirección General del Catastro como con el Instituto Nacional de Estadística (INE) para aprovechar “al máximo” la información disponible en la solicitud única de la PAC.

Por otra parte, se modifica la solicitud de información relativa al cultivo de maíz modificado genéticamente, de forma que no se proporcione sólo a efectos estadísticos, sino con la finalidad de contribuir a las actividades de vigilancia y control.