El Gobierno prevé incorporar más de 20.000 jóvenes al sector agrario hasta 2020

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
EFEAGRO.

Isabel García Tejerina resalta que se debe seguir trabajando para atajar las barreras que frenan su incorporación al sistema agrario

jóvenes agricultura

El Gobierno apuesta por el relevo generacional en el campo.

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha insistido en que el objetivo del Gobierno es que más de 20.000 jóvenes se incorporen a la actividad agraria durante la actual programación de la Política Agraria Común (2014-2020). Así lo detalló en la clausura de la jornada que celebró ayer la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) bajo el título “El reto de ser agricultor y ganadero en el siglo XXI” en el que ha entregado su IV Premio al Joven Agricultor.

García Tejerina señaló que las medidas impulsadas durante la pasada programación permitieron el acceso a más de 15.000 jóvenes, pero se debe seguir trabajando para atajar las barreras que frenan su incorporación al sistema agrario, entre las que ha citado el acceso a la tierra, a los créditos o la formación.

La ministra se refirió también a la Estrategia de modernización y diversificación rural impulsada por su Departamento y a los 47 millones de gasto público que se van a destinar a innovación, un capítulo en el que es “fundamental” la presencia de jóvenes.

“Sin jóvenes que pongan en marcha las herramientas de innovación, de nada servirían los esfuerzos de contribuyentes, administraciones y asociaciones agrarias” en pos del relevo generacional, recalcó ayer Isabel García Tejerina.

El presidente de Asaja, Pedro Barato reclamó que “lo que se diga públicamente se cumpla” pues “a todo el mundo se le llena la boca con el apoyo a los jóvenes” pero es necesario más “concreción, agilidad y veracidad” en los trámites burocráticos de las ayudas para que lleguen a “sus legítimos dueños en tiempo y forma”.

Y recalcó que “echa en falta” la armonización en la aplicación en España de las subvenciones para la incorporación de jóvenes para las que se reservó el 2% del presupuesto del primer pilar de la Política Agraria Común, pues cada comunidad autónoma hace las convocatorias de diferente manera.

Por este motivo, Pedro Barato aplaudió la valentía de los jóvenes que se han presentado al Premio —cuyos diez finalistas participaron en el acto—, que han diseñado sus planes de negocio con una tecnología e innovación “impresionantes” y entre los que destacó el repunte de los negocios de ganadería, por el problema de acceso a la tierra.

De hecho, en esta edición, el Premio Nacional Joven Agricultor ha sido para un proyecto de ganadería de ovino en Palencia a cargo de tres hermanos, Beatriz, Verónica y Fernando Tejerina García, quien habló en representación de los premiados y finalistas. En su alocución solicitó a las administraciones agilización en las medidas e “iniciativas que sean factibles”.

El programa de la jornada también contó con la participación del jefe adjunto del equipo de la auditoría de apoyo de la Unión Europea (UE) a los jóvenes agricultores, Malgorzata Frydel, quien presentó el último informe del Tribunal de Cuentas sobre la ayudas europeas a los jóvenes agricultores para su incorporación.

La conclusión general, según Frydel, es que se basa en una lógica de intervención “mal definida”, pues no “especifica los resultados de los impactos previstos” que a juicio de este tribunal debería “orientarse a favorecer un relevo generacional eficaz”.

Frydel recordó que en el periodo de 2007-2020 la UE tiene previsto asignar 9.600 millones a ayudas específicas a los jóvenes agricultores, con el objetivo de mejorar la competitividad de sus explotaciones y favorecer el relevo generacional. En el periodo 2007-2013, casi 200.000 jóvenes europeos recibieron estas ayudas.

Innovación, comercialización, exportación y formación son otros de los asuntos que trataron jóvenes y expertos a lo largo de la jornada.