Nueva estrategia para reducir la presencia del caracol manzana en el cultivo del arroz

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
VALENCIA FRUITS. REDACCIÓN

Sus resultados se presentaron en la 25ª edición de la jornada de campo del arroz, organizada por el IRTA

IRTA jornada arroz

Más de 320 asistentes del sector del arroz se han congregado en la Estación Experimental del Ebro en Amposta (Tarragona) / IRTA

La jornada de Campo del arroz, organizada anualmente por el IRTA ha celebrado este año su edición número 25. La jornada, celebrada por primera vez en 1993, se ha convertido en un referente y lugar de encuentro para productores , cooperativas y empresas vinculadas al sector. Este año, en la Estación Experimental del Ebro del IRTA (Amposta) se han congregado más de 320 asistentes.

La jornada ha servido para mostrar los resultados más relevantes de la investigación que se realiza en arroz de los diversos ensayos de la Estación Experimental del Ebro. La investigadora del IRTA y organizadora de la jornada, Mar Catalán, destaca que “todo el trabajo que se hace se adapta siempre a las necesidades del sector”. Así, y respondiendo a estas demandas de los arroceros del Delta, este año se han presentado los resultados de una estrategia para reducir la presencia del caracol manzana que consiste en retirar el agua mucho antes de segar. Otro de los temas destacados y que se ha tratado desde diversas vertientes ha sido la siembra en seco.

Entre las actividades más relevantes realizadas fuera de la estación, que se han presentado en el área de pósters, destaca el proyecto OriginsTM. Este proyecto conjunto entre Kellogs y el IRTA, tiene como objetivo formar arroceros del Delta del Ebro para que puedan mejorar la rentabilidad y la sostenibilidad de los cultivos.

Además de las presentaciones técnicas, la Jornada de Campo del Arroz ha contado con unas vitrinas tecnológicas donde las empresas han podido mostrar las últimas novedades en estrategias en material vegetal y fungicidas. Este año también se ha incorporado una demostración de maquinaria. La presencia de empresas participantes en la jornada también se ha incrementado en los últimos años, lo que demuestra que la Jornada de Campo del arroz del IRTA no es sólo un escaparate de la investigación, sino que quiere ser un punto de encuentro, relación e innovación del sector.

Mar Catalán apunta que “la transferencia que se hace en la jornada es un ejemplo para otras zonas arroceras”. Con esta edición se quiere la  consolidación la Jornada con el IRTA como aliado estratégico del sector. Por otra parte, el plan de futuro es hacer una jornada bianual para conseguir que el acto adopte un carácter más internacional y se convierta en una referencia también a nivel europeo.