La cosecha de caquis se reduce un 10% respecto al aforo inicial

Registro suscriptores
HISPATEC 09

El calor, el pedrisco y la caída de frutos en los campos jóvenes rebajan el volumen de producción de esta temporada.

lineaapoyos

CaquiLa próxima producción de caqui rebasará por segundo año consecutivo las 200.000 toneladas, aunque las adversidades climáticas registradas en el campo valenciano como las olas de calor y los temporales de granizo han provocado una importante caída de frutos, tanto en los árboles adultos como sobre todo en las nuevas plantaciones, que rebajan al menos un 10% el aforo inicialmente previsto. Así se desprende de un estudio técnico de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), que también concluye que el menor número de frutas por árbol logrará en cambio un calibre óptimo para su comercialización en los principales mercados europeos.

La superficie y el potencial productivo de este cultivo subtropical experimentan un crecimiento medio del 20% anual. Según datos del Ministerio de Agricultura, la Comunitat Valenciana acapara el 88% de la superficie nacional de cultivo de caqui con 11.862 hectáreas, frente a las 9.580 de 2013 y las 7.995 hectáreas del año 2012. Pero a pesar de que numerosas explotaciones jóvenes de cuatro o cinco años empiezan a producir a pleno rendimiento, las previsiones de cosecha van a la baja a medida que el sector ha ido detectando esta campaña una caída de frutos, primero en los árboles adultos y finalmente en esas nuevas plantaciones de una manera todavía más intensa, llegando en algunas parcelas a afectar a más de la mitad de la fruta.

Detrás de este descenso de productividad por hectárea se encuentran las distintas inclemencias del tiempo acumuladas durante los meses de primavera y verano. La ola de calor de mayo provocó problemas en la fase del cuajado del fruto, lo que causó una primera ‘escombrà’ más acusada de lo habitual. A ello cabe sumar los daños puntuales provocados por las tormentas de granizo a finales de mayo y la segunda mitad de julio en explotaciones de comarcas como La Ribera, La Vall d’Albaida o La Costera. La incidencia de otros factores relacionados con el clima, como la escasez de precipitaciones, no han contribuido a mejorar las perspectivas de la presente temporada.

La evolución decreciente en las estimaciones de aforo y los buenos calibres de la fruta abren unas expectativas comerciales favorables para los agricultores valencianos. Desde hace varios meses los operadores comerciales están cerrando operaciones de compraventa con vistas a disponer de un suficiente suministro de calidad para atender los primeros pedidos. Por ello, la organización agraria AVA-Asaja anima a los productores a defender una cotización digna que les permita aliviar las dificultades económicas derivadas de otras producciones.

Información publicada en la edición impresa de Valencia Fruits del 1 de septiembre.
Si usted es sucriptor puede descargarse el número completo del semanario en formato pdf