La fruta extremeña, entre tormentas y bajos precios

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
Planasa Ajo
EFEAGRO.

COAG Extremadura ha alertado de la situación de precios que vive el sector de la fruta. A esta situación se suman las pérdidas originadas por las tormentas

Fruta de hueso

Las plantaciones de ciruela y de tomate han sido unas de las más perjudicadas por las fuertes tormentas de aire y pedrisco.

Sobre los bajos precios, COAG Extremadura señala que tendrá este año una repercusión especialmente negativa en la comunidad extremeña debido a la producción prevista.

Esta organización ha pedido a las administraciones que activen los mecanismos necesarios para afrontar esta situación, pues los precios lastran hoy al sector, según ha informado a Efe el presidente de COAG Extremadura, Juan Moreno.

El año pasado ya se experimentaron precios muy bajos, incluso peores que este año, pero la cosecha fue “normal”, frente a una producción “negativa” en 2018, ya que se ha visto afectada por las tormentas, ha expuesto.

Un kilo de fruta debería costar 80 céntimos, según Moreno, sobre todo si se tiene en cuenta que el consumidor la paga a dos euros/kilo.

Sin embargo, el precio en la actualidad es de menos de 50 céntimos, una cotización muy baja con respecto a lo que deberían ser los niveles “normales” para que se afrontasen con garantías los costes de producción, ha alertado.

Otro de los problemas de la fruta extremeña este año ha sido el retraso de la campaña, pues tiene que competir con otras zonas productoras del país (como Lérida) e internacionales, según ha explicado.

En este sentido, el presidente de Coag Extremadura ha dicho que 2018 es un año “atípico” para la mayoría de cultivos en la región, con retrasos en campañas como la fruta, el tomate o el viñedo, lo que también acontecerá con el maíz.

Aunque el año no va a ser bueno en producción en líneas generales, Moreno cree de todas formas que tampoco se puede hablar de un ejercicio con descensos muy importantes en el campo extremeño con respecto a campañas anteriores.

Por ejemplo, ha citado el aumento previsto en la producción de la vid, un 25 por ciento respecto a la campaña de 2017, ya que las previsiones apuntan a unos 3,5 millones de hectolitros.

Mientras que las primeras variedades de uva comenzaron el año pasado a vendimiarse por estas fechas, este 2018 las tareas se iniciarán durante la última semana de agosto, según sus estimaciones.

La producción de la vendimia será sin embargo algo menor respecto a una temporada normal, pues las buenas perspectivas durante el brote de las viñas han ido bajando a causa de las tormentas.

Tormentas en las Vegas Altas del Guadiana

Además, las tormentas no dan tregua al campo extremeño. Las plantaciones de ciruela y de tomate han sido unas de las más perjudicadas por las fuertes tormentas de aire y pedrisco que se produjeron el viernes en las Vegas Altas del Guadiana.

Según ha declarado a Efe el presidente de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Villanueva de la Serena (Agryga), Herminio Íñiguez, quien ha lamentado este nuevo varapalo para el campo extremeño.

Las localidades más afectadas en la comarca han sido Valdivia, Gargáligas y Orellana la Vieja, donde el aire y el granizo han castigado las plantaciones de ciruelas y melocotón.

Igualmente, cultivos como el maíz o el tomate, que en las próximas semanas comenzaría su recolección, han sido castigados por la tormenta.

También se han visto afectadas plantaciones de perales y de olivo superintensivo.

A su juicio, se trata de otro duro golpe para la zona, que tras las fuertes lluvias de la pasada primavera y las fuertes tormentas que sacudieron la región el pasado mes de mayo, no remonta.

Esta misma mañana, el presidente de Agryga ha acompañado a los agricultores para hacer las primeras valoraciones antes de la visita de los peritos de Agroseguro, que estudiarán los daños en los próximos días.

Es en esta entidad es en la que tienen puestas sus esperanzas para salvar la campaña, ya que ha asegurado que el Gobierno regional ha mostrado “poco interés” en las últimas semanas para ayudar al sector extremeño.

La carretera que da acceso a la localidad de Guadalperales también se vio afectada por la tormenta y los servicios de conservación de carreteras tuvieron que acudir a la retirada de un árbol que cortada el paso a la circulación.