La Generalitat Valenciana exige ayudas compensatorias para el caqui y la granada por el veto ruso

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top

El sector del caqui cuantifica en 30 millones de euros las pérdidas ocasionadas por el cierre del mercado ruso.

lineaapoyos

KakiEl secretario autonómico de Agricultura y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana, Francisco Rodríguez Mulero, ha exigido al ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que realice las gestiones oportunas para que el caqui y la granada reciban ayudas compensatorias de la Unión Europea por el veto ruso.

Rodríguez Mulero, que se ha reunido con representantes de los productores del caqui y del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Kaki Ribera del Xúquer, ha indicado que las producciones de caqui y granada, aunque la Unión Europea las considere minoritarias, también requieren una solución ante el perjuicio que supone el cierre del mercado ruso, y que por este motivo enviará hoy una carta al Ministerio expresando la preocupación del sector y la necesidad de paliar los efectos.

A este respecto, ha señalado que esta situación ha sobrevenido por una cuestión política, por lo que además de las medidas que se puedan realizar desde la Administración, Rodríguez Mulero ha defendido que se tomen otras iniciativas de carácter político en el ámbito de las Corts, el Congreso y el Parlamento Europeo.

Asimismo, Rodríguez Mulero ha afirmado que la Generalitat colabora en la apertura de nuevos mercados para los productores hortofrutícolas valencianos, a quienes apoya a través de ayudas y de la participación en las ferias agroalimentarias más importantes.

Durante la reunión, el secretario autonómico ha recogido la preocupación de los productores ante el inicio de la próxima campaña del caqui, que se pone en marcha en septiembre, y les ha asegurado que la conselleria realizará un seguimiento del funcionamiento de la ley de la cadena alimentaria.

El secretario autonómico ha resaltado la importancia que el cultivo del caqui ha adquirido en la comarca de la Ribera, con una producción que para la presente campaña se estima en 220.000 toneladas, que se está consolidando como una alternativa a cultivos tradicionales como los cítricos, que genera empleo y que en definitiva se ha convertido en uno de los motores que contribuyen a impulsar el desarrollo económico en numerosos municipios. En la actualidad, más de 10.000 familias trabajan directa o indirectamente para el caqui.

El sector del caqui cuantifica en 30 millones de euros la pérdidas ocasionadas por el cierre del mercado ruso a los productos agrarios europeos.