La producción mundial de vino en 2017 fue la más baja del siglo XXI

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
Planasa Ajo
EFEAGRO.

La producción mundial de vino en 2017 fue la más baja de este siglo (250 millones de hectolitros) debido a las malas condiciones climáticas

vino

La adversa climatología redujo la producción mundial de vino en 2017.

La producción mundial de vino en 2017 fue la más baja de este siglo (250 millones de hectolitros) debido a las malas condiciones climáticas que afectaron de forma particular a España, uno de los países que sufrió un mayor bajón, del 20% respecto a 2016.

Este es uno de los datos más destacados por la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), que en la presentación de su informe de coyuntura indicó que en el pasado año la producción de vino en el mundo disminuyó un 8,6% respecto a 2016.

Su director general, Jean-Marie Aurand, señaló que fue “una producción históricamente baja”, y que “hay que remontarse a antes de los años 2000 para encontrar cifras como ésta”. Según Aurand, la explicación se encuentra en las malas condiciones climáticas, como las fuertes sequías, ya que “la viña es muy sensible al clima”.

Las inclemencias del tiempo tuvieron consecuencias en la producción italiana (–17%), en la francesa (–19%) y especialmente en la española (–20%). En términos relativos, sólo Serbia tuvo un retroceso mayor (–21%). Aún así, España se mantuvo en tercera posición en la clasificación mundial con 32,1 millones de hectolitros de vino producidos, precedida por Italia (42,5 millones) y Francia (36,7 millones).

Las exportaciones españolas también bajaron en volumen, de 24,4 millones de hectolitros en 2016 a 22,1 en 2017, pero aumentaron en valor, de 2.649 millones de euros a 2.814 millones. Pese a su retroceso, España siguió siendo el primer exportador mundial en volumen, y el tercero por el valor. Aurand aclaró que Francia o Italia exportan menos en cantidad pero son, sobre todo, vinos con “valor añadido”.

Por otra parte, el año pasado aumentaron los intercambios mundiales (3,8% más en volumen), lo que para la OIV confirma la internacionalización creciente del mercado de vino.

El consumo mundial también creció en 2017, por tercer año consecutivo (en este caso un 0,7%), y alcanzó los 243,3 millones de hectolitros, de los cuales 32,6 millones se consumieron en Estados Unidos, país que encabeza esta lista, seguido de Francia (27), Italia (22,6), Alemania (20,2) y China (17,9).

Ese incremento que se constata a nivel global desde 2014 ha invertido la tendencia generada tras la crisis económica de 2008 que, como recordó el director general, provocó “una caída brutal del consumo”.