La superficie plantada de fresa en la Corona Norte de Doñana se reduce por la falta de agua

Registro suscriptores
HISPATEC 09

La próxima campaña se quedará sin plantar entre un 20 y 30% de la superficie dedicada al cultivo.

lineaapoyos

FresasLa falta de agua superficial de la que adolecen los agricultores de la comarca del Condado de Huelva ha propiciado que para la próxima campaña quede sin plantar entre un 20 y 30% de la superficie dedicada al cultivo de la fresa en algunos municipios de la Corona Norte Forestal de Doñana.

Así lo ha indicado ayer el presidente de la Plataforma en Defensa de los Regadíos del Condado, Cristóbal Picón, quien puso como ejemplo el caso de los agricultores de Lucena (Huelva), uno de los más afectados y que, según especificó, “en algunas zonas el porcentaje es aún mayor”.

“Ha sido un año muy seco lo que ha impedido que incluso se pueda utilizar el agua de lluvia para el acolchado, no hay agua para regar y la superficie que se va a quedar sin plantar es importante”, indicó, con lo que ello comporta de afección a la creación de riqueza y empleo.

Picón insistió en que la solución a los problemas por los que atraviesa el sector pasan por la ejecución del trasvase de 15 hectómetros cúbicos de agua de la cuenca del Tinto-Odiel-Piedras a la del Guadalquivir.

“La compra de la finca Los Mimbrales, para liberar 6,8 hectómetros cúbicos y la transferencia de otros 4,99 desde la cuenca del Guadalquivir, no son suficientes”, precisó el presidente de la plataforma.

Cristóbal Picón ha reconocido que el Gobierno está “dando pasos importantes” en la solución de su problema pero “no llega a dar el definitivo” que pasa por ese trasvase: “Si admiten que hay posibilidad de hacerlo, por qué mantener la agonía”, se preguntó.

“Si seguimos con esta situación, el sector se verá más afectado todavía, y la superficie que se quede por plantar irá en aumento, porque es inútil hacer una inversión que no se va a poder mantener”.

Picón precisó que esa reclamación tiene como objetivo además “poner freno a la extracción ilegal”, ya que, según recordó la transferencia de 4.99 hectómetros cúbicos permitirá el cierre de unos 400 pozos, y lo que quieren es “más agua para poder cerrarlos todos y que el acuífero no se vea afectado por los sondeos”.

Por su parte, el subdelegado del Gobierno en Huelva, Enrique Pérez, aseguró que el Gobierno “está dando todos los pasos necesarios para que los agricultores del Condado tengan agua suficiente para regadíos y, al tiempo, preservar acuífero 27 que tan importante es para el mantenimiento de las condiciones ecológicas del parque de Doñana”.