La temporada andaluza de exportación hortícola se activa con lentitud

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
VALENCIA FRUITS. REDACCIÓN.

El clima facilita que las cadenas de supermercados europeas sigan abasteciéndose con hortalizas locales

campaña hortícola andaluza

El comienzo de la campaña de tomate 2017/18 se caracteriza en Andalucía por un retraso en la producción. / VF

La campaña andaluza de exportación de hortalizas se va activando con mucha lentitud. Las temperaturas registradas en Europa han sido excepcionalmente altas durante la segunda quincena de octubre. Esta circunstancia ha favorecido la continuidad de las campañas de producción centroeuropeas de algunos productos y, por tanto, del abastecimiento de las cadenas de supermercados de Europa con hortalizas locales. Este hecho interfiere en la exportación de las comercializadoras andaluzas que acusan en estas fechas un bajo nivel de demanda.

No ocurre lo mismo con el tomate, que arranca el ejercicio con demanda y volúmenes inferiores respecto a campañas anteriores, coincidiendo con el momento de inicio de los programas de exportación.

El comienzo de la campaña de tomate 2017/18 se caracteriza en Andalucía por un retraso en la producción y, por tanto, una menor cantidad ofertada en las comercializadoras almerienses en estas fechas. Este hecho se explica por la confluencia de dos factores principales: disminución de la superficie de tomate y retardo en las fechas de trasplante.

En primer lugar, técnicos consultados por la Junta de Andalucía han detectado una diversificación de cultivos en el levante almeriense, siendo sustituida una parte de la superficie habitual de tomate por pepino y calabacín. Además los trasplantes han sido algo más tardíos con el objetivo de reducir los problemas ocasionados por una población alta de plagas, favorecida por el calor, e intentar reducir el consumo de agua de riego en el contexto actual de sequía.

Por otro lado, la incidencia de virosis en zonas localizadas de Almería y Níjar ha sido mayor que otras campañas y se estima por parte de los técnicos de la Delegación Provincial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de Almería que han sido afectadas por virus entre 60 y 70 hectáreas de tomate.

Se prevé que en un par de semanas toda la superficie de tomate entre en producción y aumente el volumen comercializado de un producto que tiene demanda. En la última semana de octubre y primera quincena de noviembre se inician los programas de exportación.

El informe de seguimiento del sector hortícola protegido, publicado por el Observatorio de Precios y Mercados de Andalucía, correspondiente a las semanas 42 y 43 de 2017 (del 16 al 29 de octubre), señala que los precios han evolucionado de forma positiva en este periodo.

El tomate rama en la semana 42 se situó por encima del registro de la pasada campaña con 0,89 euros por kilo. Y en la semana 43 el precio prácticamente se igualó con 0,68 euros/kg. No obstante, la disminución de la facturación en las tres primeras semanas es significativa y alcanza un 47%.

El tomate pera registró precios muy variables entre empresas, en un rango comprendido entre 0,50 y 0,70 euros por kilo en la semana 43. Tomate pera y larga vida no siguen la misma evolución que el tomate rama. Ambos tipos comerciales sufrieron un repunte en la semana 42 para disminuir en la semana 43, aunque en menor medida.

En cuanto al tomate marroquí, el periodo de exportación a la UE bajo contingente comenzó el 1 de octubre y se prolongará hasta el 20 de abril. El contingente total para la campaña 2017/18 asciende a 285.000 toneladas, manteniendo la cifra de la temporada anterior.

Empieza a ser significativo el tomate marroquí que entra a la UE a través de Perpignan. Marruecos tiene autorizado un contingente de 14.700 toneladas en el mes de octubre, de las que ya ha utilizado 9.254 toneladas hasta el 29 de octubre.

Pimiento

Las altas temperaturas, atípicas en esta época del año, han provocado la salida al mercado de pimiento almeriense en fechas en las que aún hay disponibilidad de producción propia en Europa. Habitualmente existe un solapamiento entre el final de campaña del pimiento California de los países centroeuropeos, especialmente Holanda, y el inicio de la campaña almeriense. En estas fechas aún queda producción procedente de Holanda y Polonia que compiten con el producto andaluz.

La concurrencia de diversos orígenes de producción se ha traducido en una reducción de los precios del pimiento California en las semanas 42 y 43. Sin embargo las cotizaciones se situaron en niveles superiores a los valores de la campaña 2016/17 con 0,62 euros por kilo en la última semana de octubre.

Los pimientos Lamuyo e italiano también han registrado un descenso progresivo en las dos últimas semanas analizadas. El tipo comercial Lamuyo, destinado al mercado nacional, ha sido el más valorado por el impulso del consumo interno alcanzando una cotización de 0,74 euros por kilo a finales de octubre.

Pepino

Las cadenas alemanas comenzaron en la semana 42 a abastecerse con producto andaluz. No obstante, los precios han mantenido cierta estabilidad, con valores inferiores a campañas anteriores, por debajo de los 0,40 euros/kg para el pepino tipo Almería.

Acabado el mes de octubre, los comerciales consultados por la Junta de Andalucía consideran finalizada la campaña de pepino Almería cultivado en Holanda y la producción almeriense toma el relevo.

En Holanda se espera un aumento de la superficie de cultivo de pepino de cara al otoño/invierno. El control de temperatura, humedad e iluminación del invernadero en este ciclo ocasionan un gasto energético muy alto, que podrá tener influencia en la comercialización del pepino de origen andaluz si los minoristas holandeses valoran más el origen nacional.

La comercialización del pepino corto andaluz en esta época es ventajosa porque el volumen ofertado es limitado y el mercado nacional continúa demandando este producto favorecido por unas temperaturas excepcionalmente altas. Este hecho se refleja en los precios en origen, siendo el tipo de pepino más valorado con 0,73 euros por kilo. El pepino francés se sitúa en valores superiores a las dos campañas precedentes con cotizaciones de 0,31 euros/kg.

Calabacín

Aunque en calabacín se parte de cotizaciones muy altas en las primeras semanas de la campaña 2017/18, esta producción registró una caída de precio muy acusada en el periodo transcurrido desde la semana 41 a la 43. Este descenso se cifra en un 48% y a finales de octubre el valor medio se situó por debajo de los 40 céntimos por kilo.

El frío es un factor clave que impulsa la demanda del calabacín en Europa. Las altas temperaturas registradas, tanto en España como en Europa, han frenado las compras de este producto. Los principales países receptores de calabacín son Alemania y Francia, y todavía quedan producciones locales, aunque ya van siendo minoritarias.

El calabacín siciliano producido al aire libre, que concurre en estas fechas con el producto andaluz, ha sido muy afectado en los últimos años por el virus de Nueva Delhi, reduciéndose drásticamente la superficie de cultivo a una quinta parte.

En origen, con el retraso y escalonamiento de las producciones, se espera un aumento importante del volumen ofertado en noviembre, cuando entren en producción los trasplantes de octubre.

En cuanto a Marruecos, el periodo de exportación de calabacín a la UE bajo contingente comenzó el 1 de octubre y se prolongará hasta el 20 de abril. El contingente total para la campaña 2017/18 asciende a 56.000 toneladas, manteniendo la cifra del ejercicio anterior. Y hasta el 29 de octubre ha entrado un volumen acumulado de 43 toneladas a un precio de 120,1 euros/100 kg.

Berenjena

La berenjena obtuvo registros altos de precios en origen a lo largo de las primeras semanas de la campaña, alentados por la demanda del mercado nacional. Este panorama cambió a partir de la segunda semana de octubre. Este mes finaliza con precios bastante bajos, que se asemejan a los niveles obtenidos en las semanas 42 y 43 de la campaña 2015/16.

Los países que consumen regularmente este producto son Francia e Italia, un mercado reducido. Por otro lado, algunos mercados, compran berenjena de manera estacional y se activan las ventas con el frío, que aún no ha llegado. Como consecuencia, los registros se sitúan entre 25 y 30 céntimos por kilo, valores por debajo de la campaña 2016/17 aunque más altos que en la temporada 2015/16.