La vendimia avanza a contrarreloj en un momento dulce para las exportaciones

Anecoop noviembre frutas
Gregal otoño 2021

La vendimia continúa extendiéndose por gran parte de España con unas previsiones de muy buena calidad.

lineaapoyos

VineLa vendimia continúa extendiéndose por gran parte de España con unas previsiones de muy buena calidad, como tónica general, en un momento “dulce”, además, para las exportaciones de los vinos a granel y con los bajos precios en origen como otra de las constantes que los viticultores denuncian.

La buena marcha de las exportaciones de graneles sorprende incluso entre nuestros competidores internacionales, como Argentina. Tal y como sostiene, en una de sus publicaciones, el Observatorio Vitivinícola de ese país, España continúa siendo el tradicional vendedor líder global de este mercado y es quien está aumentando ventas cuando varios de sus competidores las están restringiendo.

“Hasta junio de este año, sus exportaciones han alcanzado casi 500 millones de litros de vinos a granel, lo que supone un aumento del 34% con respecto al mismo periodo del año anterior”, subrayan en el mismo informe, en el que reconocen también, en el lado contrario, que el precio promedio de esas ventas se retraen.

En líneas globales, y según los datos analizados por el Observatorio español del Mercado del Vino (OEMV), las exportaciones españolas de vinos y mostos han mejorado en volumen durante el primer semestre del año, período en el que han crecido un 21,4% hasta los 1.185,4 millones de litros —unos 208,9 millones de litros exportados más en tasa interanual—.

Sin embargo, los beneficios caen, como consecuencia del descenso del precio medio de venta del –21%, que hace descender la facturación total un –4,1% hasta los 1.302 millones de euros, debido a las altas producciones del otoño pasado, según el OEMV.

En cuanto a la evolución del mercado en origen, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) constataba durante la última semana de agosto el mantenimiento de los precios en origen o salida a bodega, a granel, respecto a la anterior.

El vino blanco se pagaba a 2,60 euros/hgdo en Albacete; 1,48 en Badajoz; 1,55 en Ciudad real; 2,19 en Cuenca y 2,60 en Toledo. Y el tinto lo hacía a 3,02 euros/hgdo en Albacete; 2,25 en Ciudad Real; 3,08 en Murcia; 2,74 en Toledo y 1,94 en Valencia.

Una mirada a países de nuestro entorno deja datos dispares. En Italia, según Ismea, el precio en origen de los blancos comunes subía un 0,9% en la última semana de agosto respecto a la anterior y se quedaba en 3,57 euros por hectogrado, aunque la depreciación en tasa interanual rondaba el 38%.

Los tintos y rosados italianos se apuntaban una ganancia del 1,4% en la última semana, hasta 4,04 euros/hectogrado, si bien acumulan una devaluación del 25% respecto al año pasado por esas fechas.

En España, los vinos blancos comunes repuntaban un 3,1% respecto a julio, mientras los tintos se dejaban un 3,3% de su valor, recoge el Ismea pero, sin embargo, los descensos en tasa interanual han sido del –48,4% y el –37,6%, respectivamente.

Mientras tanto, a Francia le van mejor las cosas, ya que en el mes de agosto había recogido subidas de precios entre el 6,9% y el 15,6% en términos interanuales, según categorías.

Mientras tanto, la recolección sigue su curso en España y, en algunos casos, incluso se da ya por terminada o casi. La actual vendimia se caracteriza porque ha venido adelantada en gran parte del territorio y por la excelente calidad de las uvas que se están recogiendo en la mayoría de las zonas vitivinícolas, lo que influirá en la producción de óptimos mostos y vinos.

Algunas estimaciones, muy provisionales aún, hablan de una cosecha nacional para este año que rondará entre 45 y 47 millones de hectolitros de vino y mosto, cuando el año pasado fueron 53 millones, en lo que fue un ejercicio excepcional en cantidad.

En Castilla-La Mancha, la producción podrían rondar 21-23 millones de hectolitros, lo que implica un fuerte retroceso respecto a los 33 millones que se consiguieron durante el año pasado.

En esta comunidad, buena parte de los viticultores denuncian una caída de los precios que pagan algunos de los mayores compradores —industriales privados—, entre un 17 y el 52% interanual, aunque algunas fuentes piden no caer en alarmismos, porque hay operaciones de venta que se realizan a mejores precios a los barajados.

En el caso del gigante cooperativo Progreso de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real), han vendimiado ya con normalidad el 90% de sus variedades tintas, en una añada marcada por “la gran calidad”.

Desde esta compañía manchega, comentan que este año no esperan que existan problemas en la recepción, como el pasado año, gracias a la ampliación de las instalaciones de almacenamiento. Destacan incluso que “se está retirando de forma rápida y normalizada el vino envasado”.

Lejos de caer en el pesimismo, los responsables de esta Cooperativa destacan que el producto tiene salida y “en las transacciones más actuales estamos viendo que los precios de vino y mosto están subiendo”.

Por otra parte, todo el sector en Castilla-La Mancha está pendiente de conocer, lo que ocurrirá este mismo mes, los datos de existencias, que servirán al Ministerio de Agricultura para determinar si lleva a la práctica a la anunciada retirada o destilación obligatoria de vino (sin ayudas públicas), que afectaría a los operadores que acumulen ciertos niveles de stocks sin vender.