Las bodegas “brindan” por la subida de los precios del vino

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
Ginés Mena. Efeagro.

Las vendimias son cortas, lo que reduce la disponibilidad de vino, y este escenario mueve al alza los precios

vino

Incrementos significativos en los precios en origen del vino.

Los vinos a granel sin DOP ni IGP —tanto los tintos como, especialmente, los blancos— se han beneficiado de incrementos significativos en los precios en origen durante los últimos días en el mercado interno, y el ticket medio sigue creciendo en los mercados de exportación por la escasez.

Las vendimias son cortas en España y otros países, lo que reduce las disponibilidades globales y este escenario mueve al alza los valores, junto a la “voracidad” de mercados en auge, como el chino.

De acuerdo con los datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), del 18 al 24 de septiembre, los vinos tintos comunes subieron el 3,57% respecto a la semana anterior y los blancos se dispararon el 10,11%, dejando estas categorías en 44,87 y 35,58 euros por hectolitro, de media.

Por lonjas de referencia, el vino blanco sin DOP ni IGP se abonaba a granel y salida de bodega —pago al contado, sin IVA— a 36,46 euros por hectolitro en Albacete; 38,03 en Badajoz; 33,32 en Ciudad Real; 33,88 en Cuenca y 37,98 euros en Toledo. Mientras tanto, el tinto común (12 puntos de color) ha cotizado en origen a 40,01 en Albacete; 42,83 en Ciudad Real; 47,28 en Cuenca; 51,92 en Badajoz; 40,70 en Murcia; 39,90 en Toledo y 54,23 euros por hectolitro en Valencia, según apunta el Departamento.

Respecto a los productos con marchamo de calidad, repiten las cotizaciones semanales de los vinos blancos con Denominación de Origen Rueda (145,75 euros por hectolitro) y DOCa Rioja (154,43 euros), añade el Mapama.

Los analistas del Observatorio español del Mercado del Vino (OEMV) constatan en su último informe de seguimiento que la relativa escasez mundial que se ha agudizado en la actual vendimia permite que suban los precios del producto en los destinos mundiales. Mejora, así, la comercialización de los vinos envasados, tanto tranquilos como espumosos a Asia, Europea del Este o Norteamérica.

En el acumulado de enero a julio de 2017, las exportaciones han repuntado un 8,5% en valor, gracias a un incremento del 6% en sus precios medios, y de un 2,4% en volumen, según sus registros.

En concreto, las bodegas mejoran ingresos por el comercio exterior a China, Canadá, Portugal, Japón, México, Rusia y Lituania, mientras disminuyen los volúmenes a Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Bélgica, Suiza o República Checa, valora el OeMv.

A nivel agronómico, muchas vendimias van tocando a su fin a estas alturas del año, con mermas productivas en la mayoría de los territorios, incluido el “mayor viñedo” español, Castilla-La Mancha.

Uno de los “gigantes” del sector, El Progreso de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real), una de las mayores cooperativas de Europa, tenía previsto cerrar la campaña el viernes, Día de San Miguel, con una cosecha de 60 millones de kilos de uva, un 35% menos de lo normal.

Este año ha registrado una bajada del 10% en el tinto y 20% en el blanco, en comparación con 2016 —que fue una cosecha corta— y, según apuntan desde la cooperativa, aunque “el precio no compensa tanta merma”, se observa al menos “que en el mercado hay movimiento, con las ventas al alza, y tendencia a estabilizarse, porque si sube mucho, el consumo se resentirá y eso no nos conviene”.

En otros territorios amparados por Denominación de Origen también transcurren a toda velocidad los trabajos, o incluso finalizan.

El Gobierno de Rioja, por ejemplo, avanza en su último informe que las tareas de vendimia alcanzan ya las zonas más tardías de la comunidad, a la vez que finalizan en las más tempranas.

La meteorología seca y con una gran amplitud térmica entre los valores diurnos y nocturnos ha favorecido el proceso de maduración y que el fruto obtenido sea de elevada calidad en Rioja, explican.

Desde Bodega Javier Sanz Viticultor —que cuenta con 104 hectáreas de viñedo propio en pleno corazón de la DO Rueda— informan que, con la totalidad de la uva blanca ya en bodega, la producción ha sido en torno al 25% inferior este año por las escasas lluvias y las altas temperaturas, si bien la uva ha sido de “una calidad excepcional”.

La vendimia también se generaliza en las cinco zonas de la DO Navarra —Ribera Baja, Ribera Alta, Baja Montaña, Valdizarbe y Tierra Estella— y 2.165 viticultores y 96 bodegas recogen la uva blanca: Chardonnay, Viura, Moscatel de Grano Menudo, Garnacha Blanca, Malvasía y Sauvignon Blanc y las tintas: Tempranillo, Garnacha, Cabernet Sauvignon, Merlot, Graciano, Mazuelo, Pinot Noir y Syrah.

De momento, en el ecuador de la vendimia navarra, las tolvas han recibido más de 30 millones de kilos de uva, cerca del 80% en la ribera navarra, aseguran desde su Consejo Regulador.

La mayor parte de las bodegas “brinda” por la calidad de las uvas y el aumento de los precios, aunque no siempre estos parámetros compensarán una merma tan considerable de sus producciones.