Las normas de producción ecológica, en proceso

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
EFEAGRO. ANABEL PASCUAL.

“Las nuevas normas aprobadas ponen fin al vigente sistema de excepciones a la carta. Se aplicarán las mismas normas a todos los productores y productos ecológicos que se vendan en la UE”

Producción ecológica

La superficie dedicada a la producción ecológica aumenta anualmente en unas 400.000 hectáreas.

Se han dado en Bruselas pasos importantes en relación a las nuevas normas sobre agricultura ecológica para “terminar con la incertidumbre creada por los años de debate en torno al reglamento de producción ecológica” y ya “sí se ve que el proceso (más de tres años de negociación) llega a su fin”.

Así lo han señalado a Efeagro fuentes de Intereco, entidad que agrupa las entidades públicas de control de producción ecológica, y Ecovalia, asociación nacional que promueve la producción ecológica y el consumo responsable, tras valorar los respaldos de la UE-28 y la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo a estas normas.

El acuerdo provisional alcanzado por los negociadores del Parlamento, los gobiernos de la Unión Europea y la Comisión Europea (CE) el pasado 28 de junio ha sido respaldado por el Comité Especial de Agricultura (CEA), así como por la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo.

El CEA, en el que están representados los Veintiocho, ha aprobado un texto de compromiso para renovar las reglas sobre producción ecológica y su etiquetado, una normativa que pretende modernizar y homogeneizar este tipo de agricultura en toda la Unión Europea (UE).

La Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo ha dado el visto bueno a las nuevas normas, según el citado acuerdo provisional, que aún debe pasar por la sesión plenaria de la Eurocámara y el Consejo de Ministros de Agricultura para que pueda ser aplicable a partir de 1 de enero de 2021.

Para Intereco, se ha dado “un paso más para terminar con la incertidumbre creada por los años de debate” en torno a un reglamento” que no valora de forma global hasta conocer el texto definitivo.

En este sentido sí insiste en que “desde el inicio” han “considerado imprescindible una interpretación clara y armonizada a nivel europeo de la normativa, especialmente respecto a los umbrales de residuos de sustancias fitosanitarias no autorizadas en alimentos bio”.

Intereco ha apuntado que, aunque “quedan todavía aspectos sujetos a interpretación, pensamos que se avanza; es importante que se introduzcan criterios objetivos como fórmula para garantizar que se aplique de la misma forma en todos los territorios”.

En el caso de Ecovalia, considera que “todavía queda trabajo por hacer a nivel legal para salvar algunas inconsistencias”.

Han confiado en que, tras lo avanzado esta semana y los pasos que aún faltan, en el primer cuatrimestre del próximo año esté ya el texto base, que será una parte del reglamento; otra parte importante serán los actos de implementación (Consejo Europeo) y los actos delegados (Comisión Europea).

El comisario de Agricultura comunitario, Phil Hogan, explicaba en un comunicado que en el transcurso de las negociaciones, que han durado más de tres años, la Comisión ha tenido presente al consumidor europeo que compra productos ecológicos y tiene unas expectativas razonables acerca de la garantía que aporta el logotipo ecológico de la UE.

Para Hogan, “las nuevas normas aprobadas ponen fin al vigente sistema de excepciones a la carta. Se aplicarán las mismas normas a todos los productores y productos ecológicos que se vendan en la Unión, tanto si se han producido en ella, como si se han importado; y gracias a medidas preventivas más estrictas, se reducirá el riesgo de contaminación accidental por sustancias no autorizadas”.

La Sociedad Española de Agroecología (SEAE) se ha hecho eco de la valoración de la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica (Ifoam), de la que forma parte, en la que reconoce que se han realizado “mejoras” en comparación con la propuesta inicial de 2014.

Sin embargo, a pesar de que “muchas de las recomendaciones de Ifoam-UE han sido recogidas en el texto final, todavía está lejos de ser un texto ideal”, por lo que reclaman “un firme compromiso de las instituciones de la UE y los Estados miembros para trabajar juntos abordando las importantes deficiencias que aún existen”.

La superficie dedicada a la producción ecológica aumenta anualmente en unas 400.000 hectáreas y el mercado de productos ecológicos de la UE representa unos 27.000 millones de euros, casi un 125 % más que hace diez años.