Las ventas de aceite de girasol en el supermercado superan ya a los “olivas”

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
Ginés Mena. Efeagro.

La fortaleza de los precios sigue pasando factura a las ventas de los aceites de oliva envasados en los lineales

aceite

Las referencias de aceite más baratas siguen ganando consumidores.

La fortaleza de los precios sigue pasando factura a las ventas de los aceites de oliva envasados en los lineales, que retroceden en beneficio de referencias más baratas como los de girasol, que sigue ganando consumidores.

La suma de las ventas de todos los aceites de oliva envasados de enero a junio en el mercado nacional ascendió a 145,93 millones de litros, el 17,7% menos interanual, según Anierac.

Las compras de girasol se dispararon el +25,66%, hasta 147,48 millones de litros, aunque si se contabilizan todos los refinados de semillas se superan los 170 millones de litros.

Entre las categorías con peor comportamiento, se desploman los vírgenes (–28,65%), los “suaves” (–24,26%) e intensos (–20,42%), y los vírgenes extra resisten algo mejor, pero no se libran de descender algo más del 4% respecto al mismo período de 2016.

En este contexto, no es de extrañar que se ralentice el mercado, con menos operaciones de compraventa entre almazaras y entidades comercializadoras estos días, a lo que se suma el período vacacional que contribuye también a frenar las transacciones cada verano.

La patronal agraria Asaja constata en su informe del 14 al 20 de julio el descenso del precio y las ventas del aceite. “Los productores se resisten a vender y los operadores se resisten a comprar; hay pocas operaciones y son a la baja”, apuntan desde Asaja, que precisa que “suelen ser operaciones de empresas que ya han vendido casi todas sus existencias y están limpiando bodegas”.

A pesar de todo, los valores se mantendrán fuertes en el corto plazo y, de hecho, la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO) estima que los precios medios a salida de bodega para la categoría virgen extra se moverán en torno a los cuatro euros por kilo durante estos meses, mientras llega la nueva cosecha 2017-2018, que será ajustada: entre 950.000 a 1.150.000 toneladas.

Por lo que respecta a la evolución de las cotizaciones en los últimos días, los agentes comerciales que salían el jueves a comprar al mercado lo hacían a 3,650 euros/kg para los vírgenes extra; 3,518 los vírgenes y 3,478 los lampantes (de la variedad picual en todos los casos), de acuerdo con las estadísticas que ofrecen las almazaras de Infaoliva.

Por su parte, del 14 al 20 de julio, el Sistema de Precios en Origen POOLred mostraba valores de 3,75 euros/kg para el virgen extra; 3,59 para el virgen y 3,54 para el lampante.

Respecto a otras categorías, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) recoge, para la semana del 10 al 16 de julio, que el aceite de orujo de oliva crudo se paga a 199,89 euros/100 kilos, mientras que el aceite de girasol refinado lo hace a 79,93 euros/100 kg.