Limitación de nuevas plantaciones en las DO Rioja y Cava

FEDEMCO 2020 1
Registro suscriptores
Valencia Fruits. Redacción.

El MAPA ha establecido en 0,1 hectáreas la superficie anual disponible para nuevas plantaciones en las denominaciones supraautonómicas Rioja (para 2020) y Cava (para los ejercicios 2020, 2021 y 2022)

restructuración y reconversión de viñedos

Según la resolución ministerial, tanto para la denominación de origen calificada (DOCa) Rioja como para la denominación de origen protegida (DOP) Cava no se autorizarán replantaciones de viñedo, ni la conversión de derechos de replantación.

En ambos casos, Agricultura justifica dicha medida al entender que puede suponer un riesgo de devaluación significativa para estos sellos de calidad.

La normativa también incluye las recomendaciones de las comunidades autónomas sobre la limitación de autorización de nuevas plantaciones de viñedo de las DOP vitivinícolas que se ubiquen en su territorio.

El Ejecutivo de Castilla y León, según la resolución, apuesta por limitar a 950 hectáreas la superficie de viñedo de la DOP Ribera del Duero en 2020, aunque no restringe totalmente las autorizaciones de replantación y de conversión de derechos de plantación.

Para la DOP Rueda, sus cálculos son de una hectárea para nuevas plantaciones en 2020, 2021 y 2022, y permitir la replantación y conversión de derechos de plantación.

La aragonesa DOP Cariñena podrá ampliar en 2020 su superficie con nuevas plantaciones en 71,78 ha y permite replantaciones y derechos de plantación.

El Gobierno vasco ha evitado la restricción total de replantaciones y derechos de plantación en 2020 para las tres DOP de Chacolí -Álava, Vizcaya y Getaria-, en las que recomienda limitar las autorizaciones de nuevas plantaciones de viñedo a 0,99 ha, dos ha y cuatro ha, respectivamente.

Reacción en Extremadura

uva

En Extremadura no han gustado las limitaciones para incrementar la superficie de plantación de uva para cava./ Archivo

La Unión Extremadura ha criticado que el Consejo Regulador de la Denominación de Origen (DO) Cava, con la “complicidad” del Ministerio de Agricultura, “congele” el crecimiento de nuevas plantaciones de viñedo para producir cava en la región “los próximos tres años”.

Una resolución que se aprueba en el marco del real decreto de septiembre por el que el Ministerio de Agricultura daba “el poder absoluto” sobre el futuro de estas plantaciones a los “10 vocales” del Consejo Regulador de la DO, “todos ellos representantes de los intereses de productores y bodegas catalanas”.

“Todos sabemos que desde hace varios años la comercialización de cava catalán está estancada, no así la venta de este producto producido en otras regiones de España”, ha aseverado La Unión.

Con esta resolución, ha añadido, se “condena” a zonas productoras con un amplio mercado y con gran crecimiento en los últimos años a no poder expandir el comercio debido a esta prohibición de nuevas plantaciones.

Ha insistido en que la “totalidad” de los miembros que componen el Consejo de esta DO provienen de Cataluña, por lo que esta propuesta “defiende exclusivamente los intereses de estos productores y bodegueros en detrimento del sector del resto de España”.

Por todo ello, ha exigido a la Consejería de Agricultura que “se defina y explique” si va a defender los intereses de los agricultores y bodegueros de la región “o va a seguir con la disciplina de su partido perjudicando a los extremeños para conseguir apoyos que permitan a Sánchez ser presidente del Gobierno”.

Por su parte, UPA-UCE Extremadura ha exigido al Gobierno extremeño “contundencia” ante la “injusta e interesada” decisión del Consejo Regulador de la Denominación de Origen (DO) Cava, “avalada por el Ministerio de Agricultura”, de impedir el crecimiento del cava extremeño.

En opinión de esta asociación, esta decisión “solo responde a los intereses del sector catalanista del cava“, el cual “no tiene posibilidad de crecimiento” mientras “se perjudica al resto de comunidades autónomas que como la nuestra, tenemos un gran potencial productivo que desarrollar”.

El trabajo de los productores del cava extremeño “se puede ver coartado por esta dura decisión que restringe la capacidad de crecimiento durante los próximos tres años”, han agregado desde UPA-UCE en una nota de prensa.

“Vamos a apoyar todas las acciones jurídicas que lleve a cabo la Consejería de Agricultura y que ya inició con la impugnación del decreto anterior referente a este tema”, han anunciado.

Por lo que respecta a APAG Extremadura Asaja , la organización agraria ha acusado al Gobierno de Pedro Sánchez de traicionar el cava extremeño permitiendo que Cataluña “decida a sus anchas sobre el futuro de este producto y dejando al resto de regiones productoras al margen”.

Para el presidente de la organización agraria, Juan Metidieri es “indignante” que se beneficie de esta manera a una región en detrimento de los demás, lo que supone “una cesión más a los de siempre y en contra, también, de los de siempre”.

A su juicio, la resolución del Ministerio de Agricultura por la que se aprueban los derechos de nuevas plantaciones de viñedo para producir cava durante los próximos tres años, perpetúa el legislar siempre “en favor de los mismos”.

También ha criticado que esta resolución se haya aprobado con “nocturnidad y alevosía” porque la inclusión en el Boletín Oficial del Estado ha sido en sábado y en plenas fechas navideñas, lo que es una “doble puñalada” al sector del cava en Extremadura.

En concreto, la resolución publicada en el BOE incluye “restricciones” a la Denominación de Origen Protegida Cava relativas a la replantación y conversión de derechos de replantación en las zonas delimitadas por esta denominación de origen.

APAG recuerda que se ha asignado para cava 0,1 hectáreas de nueva plantación para los tres próximos años (2020, 2021 y 2022), lo que significa, a efectos reales, “una prohibición en toda regla”.

Lamenta que la justificación que se de para no permitir más plantaciones sea que “puede suponer un riesgo de devaluación significativa de la DOP” algo que, para APAG, se aplica más a los productores catalanes que al resto y es una forma de blindarse ante la competencia y expansión del cava de otros espacios geográficos.

En este sentido, el dirigente agrario se ha preguntado si la calidad del cava no estaría más vinculada a la producción y rendimiento por hectárea que a la superficie cultivada, que es lo que dicen desde Cataluña.

“Desde la DO ponen el foco en las hectáreas y no en el rendimiento porque ya no tienen más espacio y lo que buscan es limitar las plantaciones en zonas en alza, como es Extremadura”, ha señalado.

Por todo, APAG Extremadura Asaja ha reiterado que las competencias en materia del cava vuelvan a ser estatales y no de la Denominación de Origen, que está tomando decisiones a favor de los productores catalanes y en contra del resto del país, algo que no se puede permitir.

“Parece que al final la posible investidura de Pedro Sánchez se va a realizar a costa del cava extremeño”, ha concluido.