Los calibres pequeños ya afectan al precio de la fruta de hueso

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
EFEAGRO.

El sector español de la fruta de hueso ha trasladado al Gobierno su preocupación por la existencia de “problemas” a la hora de vender algunos productos “por el exceso de calibres pequeños y medianos”, lo que está afectando a los precios recibidos por los agricultores

fruta de hueso

Los pequeños calibres han influido en los precios más bajos.

Este mensaje ha sido transmitido durante la reunión de la mesa sectorial que ha estado presidida por la directora general de Producciones y Mercados Agrarios, Esperanza Orellana, según ha informado el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en un comunicado.

Representantes de los productores han denunciado “prácticas desleales” en las compras a agricultores en un encuentro al que también ha asistido la directora de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), Gema Hernández Maroñas, quien ha destacado las inspecciones y controles realizados en esta época.

Además, Hernández Maroñas ha instado al sector a que presente denuncias formalmente cuando encuentren casos en los que se incumpla la Ley de la Cadena Alimentaria.

Según las previsiones del Ministerio -basadas en el avance de superficies y producciones- correspondientes a mayo, la producción de fruta de hueso sin incluir los datos sobre nectarinas rondará las 1,35 millones de toneladas, un 4% inferior a la media de las últimas cinco campañas y un 1% por debajo de la registrada en 2018.

Los responsables de la cartera de Agricultura han apuntado que, pese al comienzo de campaña “complicado” por la falta de demanda tanto a nivel nacional como en el extranjero, la fruta de hueso ha regresado ya “a cotizaciones habituales por esta época”.

Desde el Ministerio han incidido en que el sector debe mejorar su estructura y organización para responder a las demandas del mercado interno y de la exportación, “con las variedades y calidades que los consumidores demandan”.

Sobre otras frutas de verano, sus estimaciones apuntan a una reducción en la superficie de cultivo dedicado al melón y de estabilidad en la producción de sandía.

Extremadura

Por su parte, UPA-UCE Extremadura ha reclamado al Ministerio de Agricultura una regulación “firme” para la fruta de hueso para adaptar la oferta a la demanda porque, según lamenta, es “absurdo” estar produciendo una fruta de primera calidad “para que luego se quede en los árboles”.

Así lo trasladó el secretario general de la organización agraria, Ignacio Huertas, a los responsables del departamento que dirige Luis Planas durante la reunión sectorial de la fruta de hueso celebrada en la sede el Ministerio.

Ha explicado que la campaña de este año, sin una gran producción, se ha convertido en un ejercicio “muy complicado” para los agricultores porque las centrales hortofrutícolas siguen utilizando la venta “a resultas” como práctica general, es decir, “que la mayoría no tienen contratos y esto genera unos precios en origen muy bajos”.

Según informa UPA-UCE en una nota, los productores de fruta se confiesan “indefensos” ante un funcionamiento “perverso” de la cadena agroalimentaria.

El carácter perecedero de sus productos, explica, les hace estar en manos de determinadas centrales o primeros compradores que se llevan la producción, la distribuyen y tras echar sus cuentas, liquidan una determinada cantidad al agricultor.

En sectores como el de la ciruela, además, se ha producido un parón en el mercado “bastante injustificado” porque la producción es menor que el año pasado y los productores ven que las centrales no les aceptan una parte importante de la producción, aprovechándose de la falta de contratos “y echando toda la culpa al agricultor, que es quien no puede recoger su fruta”, denuncia UPA-UCE.

La consecuencia de esta “catastrófica situación”, afirma, es que muchos agricultores están arrancando sus frutales con la producción en el árbol ante la falta de rentabilidad de la fruta de hueso.

Por ello, la organización agraria insiste en que el sector necesita una “regulación firme”, con la existencia de una organización interprofesional para resolver estas cuestiones y para adaptar la oferta a la demanda.

En concreto, los representantes de UPA-UCE han trasladado al Ministerio una serie de propuestas para resolver esta “grave” situación que afecta a los fruticultores de toda España, entre ellas ayudas mínimis a la retirada en el árbol, para frenar el problema de la ciruela, y al arranque, en esta caso con ayudas para una reestructuración “ordenada”.

Asimismo, propone incrementar los controles de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) ante unas “prácticas abusivas generalizadas” y medidas de promoción del consumo.