Los exportadores de cítricos, pendientes del mercado británico post Brexit

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
Angélica Quintana. Efeagro.

El CGC está muy interesado en que el Gobierno perfile las futuras condiciones a las que se pueden enfrentar los envíos de cítricos a Reino Unido tras el Brexit

Brexit

Los exportadores de cítricos quieren perfilar los posibles escenarios tras el Brexit. / Óscar Orzanco

Los exportadores españoles de cítricos están muy interesados en que el Gobierno perfile cuanto antes las futuras condiciones a las que se pueden enfrentar los envíos a Reino Unido tras el Brexit, atendiendo a los tres escenarios que a día de hoy se plantean: un acuerdo suave, uno duro o la falta de acuerdo.

“No debemos esperar los resultados de las negociaciones para perfilar cuáles pueden ser las futuras condiciones comerciales, fitosanitarias y aduaneras” en los tres supuestos, ha asegurado a Efeagro el vicepresidente de la Comisión de Gestión de Cítricos (CGC), Marcos Gual.

Gual ha avanzado que esta organización quiere implicarse en la ronda de reuniones fijadas para finales de este mes por la Secretaría de Estado de Comercio, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y el Ministerio de Hacienda para que “el día uno del Brexit esté todo preparado” para no dejar de exportar. En dichas reuniones “manifestaremos que debemos tener los planes cerrados para los tres escenarios”, ha sentenciado.

El vicepresidente del CGC ha explicado que la exportación española de cítricos ya se ha resentido por la bajada de la libra esterlina desde que se celebró el referéndum británico sobre su permanencia en la UE el 23 junio de 2016 y que ha tenido como resultado la prevista salida de Reino Unido del marco comunitario a partir el 29 marzo de 2019.

España produce cada campaña cerca de seis millones de toneladas de naranja y mandarina y envía fuera de sus fronteras el 50% de la producción. Alemania es el primer receptor (975.000 toneladas en 2017/18), seguido de Francia (760.000 toneladas) y Reino Unido (286.000 toneladas, 30.500 toneladas menos que en la campaña 2016/17).

“A nivel práctico, enviar ahora un camión a Londres es lo mismo que hacerlo a Albacete, ya que es el mismo mercado interior”, pero si no hay acuerdo para el Brexit, “todo va a ser más caro” en la capital inglesa.

Según las primeras hipótesis que maneja el sector, “la falta de un pacto podría encarecer entre un 7 y un 10% el precio de la naranja española” para un consumidor británico, ya que se prevén subidas de los costes relacionados con el “transporte, la burocracia y tiempo”.

En el escenario sin acuerdo —ha añadido— “la libra esterlina podría bajar de nuevo, lo que haría menos atractivo al mercado británico para la naranja española”, y la UE tendría que “prohibir la reexportación de cítricos de terceros países a través de Reino Unido o aumentar los controles” para evitar la extensión de plagas.

“Pero si finalmente hay unión aduanera” —ha añadido— o “si al final Reino Unido es considerado un país asociado a la UE como Noruega o Suiza, los controles no encarecerían tanto los costes del producto y a lo mejor la subida para el consumidor británico se diluiría y se situaría en un 1%”.

En tal caso, “habría una posibilidad de volver a donde estábamos, aunque nunca mejor”, ha aventurado Marcos Gual tras recordar que, desde el principio, el negociador europeo para el Brexit, Michel Bernier, ha calificado la situación de “lose-lose”, ya que pierde tanto el mercado británico como la UE en todos los supuestos.

Campaña citrícola

En cuanto a la campaña citrícola que acaba de comenzar y a la espera de los aforos de producción que en unas semanas difundirán los ejecutivos de las regiones productoras —Comunidad Valenciana, Andalucía y Murcia, principalmente—, Gual ha mostrado su optimismo al asegurar que será correcta tanto en cantidad como en calidad. “La primavera y el verano han transcurrido favorablemente y prevemos que sea una campaña tranquila, muy escalonada, con buen producto y cantidades normales, mayores de las de la temporada 2017/18 y sin sobreoferta ni escasez”, ha adelantado.