Malos tiempos para el espárrago

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
Planasa Ajo
VALENCIA FRUITS. REDACCIÓN.

La oferta actualmente es superior a la demanda. Y en este desequilibrio la consecuencia ha sido contundente: las cotizaciones se han desplomado

espárrago

El espárrago andaluz ha coincidido con el producto procedente de países como Italia, Francia, Hungría y Alemania. / Archivo

Corren malos tiempos para el espárrago verde granadino y malagueño debido a la saturación de los mercados. Una circunstancia que se está traduciendo en precios bajos. La llegada de la lluvia, tras una larga sequía, unida al frío de marzo y principios de abril, ha provocado una considerable demora en la cosecha. La recolección se inició en Granada con unas cinco semanas de retraso debido a la climatología. En una campaña normal, las plantas comienzan a brotar a finales de febrero o principios de marzo. Este año la eclosión de la producción se ha producido a finales de abril y ha coincidido en el mercado con el producto procedente de países como Italia, Francia, Hungría y Alemania. La oferta actualmente es superior a la demanda que se registra dentro y fuera de España. En este desequilibrio, la consecuencia ha sido contundente: las cotizaciones se han desplomado en origen.

Ante esta situación, las cooperativas del Poniente y la Vega de Granada animaban a finales de abril al consumidor a que apoyase el espárrago nacional para regular la oferta y la demanda de este producto. En opinión de Antonio Zamora, presidente de la cooperativa Cesurca de Huetor Tájar, principal productora de espárrago verde de Andalucía, se trata de la única vía para solucionar los problemas que afronta este cultivo en la provincia de Granada. La elevada producción, unida a la oferta de otros países europeos, ha obligado incluso a muchas cooperativas granadinas a regular la recolección de espárragos para tratar de equiparar la oferta y la demanda.

Antonio Zamora ha explicado que el “pico de producción” del espárrago verde, concentrado principalmente en las comarcas del Poniente Granadino y la Vega de Granada, ha coincido esta campaña con la producción de países como Italia, Francia, Hungría y Alemania. “Como consecuencia existe más oferta en el mercado que demanda, por lo que hay que intentar mover el consumo y promocionarlo”.

En este escenario, algunas cooperativas han adaptado medidas para regular la actividad comercial. “Algunos agricultores han dejado de recolectar este cultivo ante la negativa de las cooperativas a aceptar dicho producto”, según indican los cooperativistas de Huétor Tájar. El presidente de Cesurca añade que “no hay un gran cantidad de espárrago fresco acumulado en las cooperativas precisamente porque éstas han aplicado diferentes medidas para equilibrar oferta y demanda”.

Además, Antonio Zamora señala que otro problema derivado de la gran producción es la falta de mano de obra para manufacturar este cultivo. Según ha explicado, las cooperativas están teniendo dificultades para encontrar mano de obra suficiente para atender la oferta. Solo las cooperativas Cesurca y Cosafra de Huétor Tájar emplean diariamente a unas 800 personas. Y actualmente las cooperativas de la zona reciben una media diaria de 300 a 400.000 kilos de espárragos.

En cuanto al precio final que alcanzará este producto, Antonio Zamora confía en que la producción continúe a buen ritmo durante los meses de mayo y junio, de tal forma que los agricultores puedan cubrir los costes de recolección y obtener beneficios.

Durante la campaña anterior, Cesurca contó con una producción de 4,5 millones de kilos de producto nacional, de los 35 a 40 millones de kilos que produce Granada de este cultivo. Una vez finalizada la temporada nacional, esta cooperativa importa espárragos de Perú y México para continuar atendiendo al consumidor a partir del mes de julio hasta febrero, que es cuando comienza el ejercicio nacional.

Málaga

La climatología también ha provocado un considerable retraso en la recolección de espárragos en la comarca de Antequera, la gran productora de la provincia de Málaga.

La producción en esta zona experimentó en los últimos días de abril un aumento de producción de entre un 40 y un 50% por encima de la media habitual. Desde COAG Málaga señalan que “en estos momentos, hay superproducción de espárragos en España, Francia, Alemania, Grecia e Italia.

Además, en esos países europeos, con cosechas más tardías que la nuestra, han tenido y están teniendo temperaturas por encima de los 20 grados en los últimos 15 días. Lógicamente, esto ha provocado que se adelanten sus campañas y coincidan con las del sur de España, Italia y Grecia, causando un colapso en el mercado. Todo esto, unido a la falta de control de la producción y la entrada de personas ajenas en el sector, abre las puertas a posibles especulaciones”.

Por ello, solicitan que, para evitar en el futuro estos movimientos especulativos en la comunidad autónoma, “además de iniciar los instrumentos regulados en la Ley de Cadena Alimentaria, se integren en la nueva Ley de Agricultura que se está tramitando en el Parlamento Andaluz, mecanismos ágiles y prácticos para regular el mercado de productos agrícolas como el espárrago, evitando la entrada de agentes de otros sectores con intenciones especulativas”.

El espárrago es un producto importante en la comarca de Antequera con una superficie de producción de alrededor de 400 hectáreas, una facturación media de 3,7 millones de euros por temporada, y generador de empleo: una hectárea requiere de unas 125 peonadas para su cuidado y recolección, y otros 50 jornales por hectárea y campaña en la planta de envasado.

espárrago

Las importaciones lastran los precios del espárrago de Navarra. / Archivo

Campaña corta en Navarra

En Navarra, las lluvias y el frío también han provocado que este año la campaña del espárrago haya empezado tarde y eso se traducirá además en una reducción de la producción. La Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra (UAGN) señala que esta circunstancia “no debería ser aprovechada por la importación especulativa de espárrago de otras procedencias para ajustar precios a la baja al agricultor navarro”.

La UAGN considera “un despropósito que en una campaña tan corta y tardía de espárrago de Navarra como la de este año baje para el agricultor el precio del producto por las importaciones que llegan procedentes de otros lugares”. La organización agraria apuesta por ello por los contratos entre fabricantes y agricultores “como la mejor herramienta” del sector para “dar estabilidad a los precios y producciones”.

Tras subrayar que el espárrago de Navarra “está teniendo un comportamiento positivo en las últimas campañas”, con un aumento de superficie por unos precios “interesantes para toda la cadena de valor”, la UAGN indica que se ha llegado en 2018 a las 1.725 hectáreas inscritas en la Indicación Geográfica Protegida (IGP), lo que permite una implantación y renovación de esparragueras para mantener una alta calidad.

Pero la “situación de ilusión por la recuperación” del consumo en fresco del espárrago ha recibido ahora “un jarro de agua fría” con el anuncio de algunas conserveras de “fuertes descensos en las cotizaciones, esgrimiendo operaciones de importación con producto excedentario del norte de Europa”, que no pertenece a la IGP pero abastece al mercado en plena campaña.

“Es evidente que ciertas empresas van por libre y pretenden arroparse una tendencia de mercado de forma artificiosa en su propio beneficio a corto plazo”, subraya la UAGN, que de forma mayoritaria reconoce la responsabilidad de las conserveras con la estabilidad de la cadena alimentaria. Por eso piden a esta industria que “profundice en la relación contractual con los agricultores, que permita posicionar al producto amparado por la IGP como uno de los diferenciales de calidad de la agricultura de Navarra y sea ejemplo por su desarrollo y sostenibilidad en el agro”.

Del mismo modo la UAGN, anima a los consumidores “a reclamar Espárrago de Navarra en los comercios, hostelería y en sus hogares, mediante la correcta identificación del sello que ampara la Indicación Geográfica Protegida”.