Más de 3.500 hectáreas de cultivo dañadas en Guadalajara

Registro suscriptores
Descarga ejemplar top
EFEAGRO.

La climatología de mayo, con intensas lluvias, heladas y pedrisco, han afectado negativamente al campo de Guadalajara

campo de Guadalajara

Los principales cultivos afectados han sido trigo y cebada. / APAG

La climatología del mes de mayo, con intensas lluvias, heladas y pedrisco, han afectado negativamente al campo de Guadalajara, con daños en varias comarcas de la provincia y en distintos cultivos que superan las 3.500 hectáreas. En concreto, según ha informado la Asociación provincial de Agricultores y Ganaderos de Guadalajara (APAG) en un comunicado, la superficie siniestrada en la provincia de Guadalajara en el mes de mayo, según los datos facilitados por Agroseguro, ha sido de 3.588 hectáreas.

La mayoría de los siniestros corresponden a daños por heladas (2.205 hectáreas), principalmente en la zona de La Alcarria, en cultivos de cereales y veza. Por lluvia e inundación se han dado partes en 530 hectáreas de cultivos en mayo y por pedrisco se han registrado siniestros en 150 hectáreas, si bien no están incluidos los partes por pedrisco presentados tras las tormentas del pasado fin de semana, del 1 y 2 de junio.

Estas tormentas afectaron principalmente a varios municipios de La Campiña, desde Humanes, Cerezo, Arbancón, Espinosa de Henares, el viernes y el sábado a la zona de Alarilla, Hita y Torredelburgo, donde fue necesario incluso cortar la carretera.

Los principales cultivos afectados han sido trigo y cebada, que ya estaban espigados y a los que la piedra ha causado daños que son ya irreparables. También el espárrago verde se ha visto afectado, si bien en este caso el fruto vuelve a salir después de dos o tres días sin cortar.

Parcelas de girasol recién sembradas han resultado completamente anegadas en la zona de Arbancón y en otros puntos la lluvia está impidiendo la siembra de pipas.

En Molina de Aragón el sábado se registraron 41,4 litros/metros cuadrado, lluvias que desbordaron la llamada cava del río Gallo y dejaron daños en algunas explotaciones ganaderas.

Por otra parte, la humedad es preocupante, ya que puede traer problemas de hongos y enfermedades en la planta, en un momento en que ya no se podría entrar a tratar.