El mes de mayo reactiva el comercio del vino a granel

Ginés Mena. Efeagro.

Los operadores quieren asegurarse el aprovisionamiento ante la posible reducción de la oferta por las adversidades climatológicas

El mes de mayo ha confirmado la reactivación del comercio del vino a granel, con más pedidos de operadores que quieren asegurarse el aprovisionamiento ante las incertidumbres que despierta en el mercado la posible reducción de la oferta, provocada por las adversidades climatológicas.

El presidente de la Interprofesional del Vino de España, Ángel Villafranca, recuerda que el mercado está muy globalizado. Y que “lo que pase en cualquier parte del mundo, afecta a un sector tan sensible como éste; especialmente para el granel”.

Villafranca incide en los fuertes daños por heladas en parte del viñedo francés; así como del norte de Italia y de España, y otros países europeos. Una circunstancia que ha motivado un creciente interés de los operadores por comprar y tratar de cubrir sus necesidades de vino. Lo que explica que en mayo se haya reactivado el comercio.

En este punto, señala que han crecido las retiradas de vino de las bodegas que tenían contratos con los operadores y se han firmado otros nuevos, en un contexto de mayor actividad.

De esta forma, se superan los temores que se habían extendido en el sector vitivinícola español sobre un posible decaimiento del mercado antes del verano; algo que no ha ocurrido finalmente.

Por otra parte, Ángel Villafranca advierte de que hay zonas de Castilla-La Mancha donde no ha caído mucha agua. Incluso, más bien, se empieza a hablar de repercusiones y próximas mermas productivas por sequía.

Las previsiones de cosecha de la Unión Europea apuntan a que “vamos a una cosecha muy ajustada”, según Villafranca. Mientras que las últimas vendimias del Hemisferio Sur (Chile, Argentina o Nueva Zelanda) han estado, de igual modo, limitadas.

Por su parte, el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv) apunta que España exportó un 6,8% menos de vino a granel en el primer trimestre; y facturó un 10,7% más (el precio medio subió el 18,8%). En términos absolutos, se han exportado 21,5 millones de litros menos; y facturado 12,7 millones de euros de este tipo de producto. Si bien esta subida de precios es previa a las heladas de mayo. En envasado, España facturó un 8,9% más por sus exportaciones de vino, con un volumen estable, al subir de precio un 8,8%.

Sobre las ventas de envasados en supermercados españoles, el último informe Market Trends de Nielsen, analizado por el OeMv, refleja que el valor de espumosos y vinos tranquilos creció un 6,1% y un 4,8%, respectivamente, entre enero y abril de 2017.

El conjunto de bebidas repuntó un 4,1% (hasta los 2.247 millones de euros). Por lo que los productos vínicos ganan cuota de mercado, en un contexto en el que “destaca el gran arranque de año también para las ventas de zumos (+13%); de aguas (+6,9%); y de cervezas (+6,2%). Con subidas más moderadas para las bebidas alcohólicas (+2,9%); las únicas bebidas que caen son los refrescos (–0,5%)”.

En referencia a los precios en origen, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) recoge del 15 al 21 de mayo una caída del 2,70% para el blanco; y del –3,54% para el tinto. De tal forma que se quedan en 2,56 euros por hectogrado en el primer caso; y en 3,12 euros/hgdo en el segundo.

Así, el vino blanco se paga 2,59 euros/hgdo en Albacete; 2,64 en Badajoz y Cuenca; 2,54 en Ciudad Real; y 2,53 en Toledo. Mientras tanto, el tinto sin indicación geográfica —a salida de bodega—, lo hace a 3,16 en Albacete; 3,05 en Ciudad Real; 3,35 en Cuenca; 3,04 en Badajoz; 3,45 en Murcia; 2,96 en Toledo y 3,23 en Valencia, según la misma fuente.