Miguel Blanco: “El control en frontera de los alimentos que llegan de terceros países es ínfimo”

Descarga ejemplar top
Registro suscriptores
Lucía Ruiz Simón. Efeagro.

El secretario general de COAG, Miguel Blanco, critica que “están entrando” productos que no cumplen con los parámetros de producción de la UE

Miguel Blanco

Miguel Blanco, secretario general de COAG.

El secretario general de COAG, Miguel Blanco, critica que el control en frontera de los alimentos que llegan de terceros países es “ínfimo”, por lo que “ya están entrando” productos que no cumplen con los mismos parámetros de producción que en los países de la Unión Europea.

En una entrevista con Efeagro para repasar diferentes asuntos de actualidad, Blanco se refiere a las potenciales consecuencias de los acuerdos comerciales que pueden afectar al sector agroalimentario español, y por extensión europeo, por la entrada de alimentos que no cumplen en su producción con los mismos requisitos de bienestar animal o trazabilidad. Y cita casos como Canadá, donde se permite la ratopamina —un potenciador de la producción de carne prohibida en 166 países— o los anabolizantes que se usan en los países asociados a Mercosur.

“Hay que velar mucho por el etiquetado en origen” apunta el máximo responsable de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), quien insiste en que en “Europa existen unos estándares muy altos”.

“Esto es competencia desleal y fraude al consumidor”, subraya Blanco, tras recordar que en estos momentos el TTIP —acuerdo comercial entre Estados Unidos y la UE— está “en el congelador” y las “últimas conversaciones con Mercosur han fracasado”, por lo que se puede prorrogar hasta 2019.

Para Miguel Blanco, no solo están en juego estos estándares sino el nuevo modelo de producción, que “también está llegando a España”, con grandes fondos de inversión y capital foráneo que apuestan por modelos muy intensivos que “pueden desplazar al modelo social y económico actual”.

Sobre estos nuevos actores en el mercado agroalimentario, el secretario general de COAG opina que “tiran los precios, llegan a acuerdos directamente con la producción y no les importa invertir unas campañas para quedarse con el mercado intermedio”.

Es una de las causas que, según Blanco, puede llevar a una “burbuja de producción alimentaria”, a la que también pueden insuflar aire otros aspectos como la salida del Reino Unido de la UE, un mercado fundamental para las exportaciones españolas.

Aunque por el momento Reino Unido y la Unión Europea han alcanzado un acuerdo sobre el periodo de transición hasta el 31 de diciembre de 2020 y durante ese tiempo Londres no participará en la toma de decisiones, cree que con acceso al mercado único y la unión aduanera este proceso marcará el futuro de la Política Agraria Común (PAC).

“Justamente por la salida del Reino Unido de la UE hay que reforzar Europa, el marco financiero y las políticas comunes como la PAC”, subraya Blanco, quien defiende que no se puede permitir la cofinanciación del primer pilar, el de las ayudas directas, pues “generaría distorsiones entre los diferentes países y, en España, entre las comunidades autónomas”.

“Hay que tener cuidado” con que “coloquen” los planes estratégicos como “una especie de tercer pilar”, cofinanciado, que dejaría a su vez un “primer pilar muy estrechado”, advierte.

En cuanto al calendario, Blanco vaticina que “todo apunta a una aceleración del proceso para llegar a un acuerdo político con este Parlamento y esta Comisión”, esto es, antes de marzo de 2019.

De esta manera, solo “da tiempo a ejecutar una minireforma”, que junto a los planes estratégicos y el reglamento Omnibus, dejaría para “más adelante —cuando se conozca qué pasa con el Brexit y demás—” un cambio más en profundidad en la PAC.

Sobre otros asuntos de índole nacional como el agua y la sequía, reconoce que las lluvias y nieves de las últimas semanas son “una bendición” que, aunque ha incrementado las reservas nacionales de agua, no ha conseguido paliar la carencia en cuencas como la del Júcar, la del Segura o algunos tramos del Guadalquivir o Guadiana.

Opina que las políticas que se han adoptado durante este tiempo para ayudar a los productores han sido “insuficientes” y que hay que abordar el tema del pacto del agua considerando este recurso como un bien público que no se puede privatizar ni comercializar, que hay que consolidar los 3,6 millones de hectáreas de regadío y mantener las estrategias de ahorro.

En este punto, reclama que la modernización para ahorro del agua y otras muchas estrategias de sostenibilidad pasan por que las nuevas tecnologías de la información lleguen a todo el territorio rural: “La agricultura no tiene futuro” sin ellas.

Así, Blanco valora el plan 300×100 anunciado por el Gobierno —y que plantea llevar Internet a 300 mb a todo el territorio nacional en cuatro años— “va por el buen camino”, pero duda de que “sólo cueste 525 millones y realmente llegue con esa velocidad”.

En su repaso a la situación del sector agroalimentario, también aboga por una reforma de la ley de mejora de la cadena alimentaria que cinco años después de su aprobación y pese al buen trabajo de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) va al “trote”, cuando debería ir “al galope”.