Murcia exportó el 79% de su producción de pimiento

Registro suscriptores
Descarga último ejemplar

En 2013 se vendieron casi 85.000 toneladas por un valor de 100 millones de euros.

lineaapoyos

lineavertical

Esta semana en la
edición impresa

P01_2614

Almeria

P01_enero2014


Las exportaciones de pimiento de la Región de Murcia alcanzaron 84.906 toneladas en 2013, lo que representa un 79% del total de su producción, y supuso un ingreso de cerca de 100 millones de euros (un 41% más que la campaña anterior).

Según los datos facilitados por la Consejería de Agricultura y Agua, a falta de incluir el mes de diciembre, mientras que a nivel nacional las exportaciones de pimiento se han incrementado en los últimos diez años un 18%, las de la Región de Murcia lo han hecho en un 29%.

“A falta de cerrar los datos de diciembre, podemos decir que 2013 ha sido la mejor campaña de pimiento en Murcia de los últimos diez años”, comenta el director general de Industria Agroalimentaria y Capacitación Agraria, Ángel García Lidón, quien añade que “se está produciendo un creciente carácter exportador de este producto, entre otras cosas por el importante cambio varietal que los agricultores han llevado a cabo y el total control biológico de las plagas”.

Tradicionalmente, en el campo de la costa murciana se plantaba el pimiento alargado y en la actualidad predomina la variedad California Wonder, que es más demandada por el mercado internacional. “Además, las inversiones en los invernaderos han llevado a que el producto sea más competitivo, de más calidad”, según García Lidón.

Crece la producción
Por lo que respecta a la producción, en 2013 se recolectaron 107.250 toneladas, un 8% más que en 2012. Esto convierte a la Región en la segunda comunidad con mayor producción de este cultivo a nivel nacional, con un 11% del total, por detrás de Andalucía (66%). Le siguen Galicia (6%), Castilla-La Mancha (5%) y Valencia (4%).

En la actualidad se destinan a este cultivo 1.233 hectáreas en Murcia, casi exclusivamente centradas en el Campo de Cartagena, con 969 hectáreas (91%) del total. “El clima, pero sobre todo la buena calidad del agua de esta zona, han sido los factores claves para que la producción se concentre aquí”, apunta el director general. Le siguen la Vega del Segura (7%) y el Valle del Guadalentín (1%).

Los países de la Unión Europea siguen siendo los principales clientes, acaparando el 97,4% del valor de las exportaciones. El restante 2,6% se distribuyó a países del entorno europeo. Alemania y Francia son los principales mercados de destino, alcanzando el 68% del total.

distribucionPlantones resistentes
Por otra parte, el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (Imida), ha conseguido patrones resistentes a las plagas del suelo, Fitóftora (Phytophtora spp) y nemátodos, para el cultivo de pimiento de invernadero.

El proyecto de investigación se inició hace siete años y los patrones obtenidos hasta ahora serán registrados como variedades protegidas para ponerlas a disposición de los agricultores, con la ventaja de que resultarán más baratos. Además, aquellos patrones que no sean híbridos podrán ser reproducidos por el propio agricultor.

Según el director del Imida, Adrián Martínez, “el problema de la denominada ‘tristeza del pimiento’, o Fitóftora, y los nemátodos, solían combatirse con bromuro de metilo, un fumigante que desinfectaba el suelo y permitía el cultivo ininterrumpido del pimiento en invernadero”.

Sin embargo, este fumigante fue prohibido por la Unión Europea, al igual que otros, por ser nocivos para la capa de ozono, lo cual planteó la necesidad de investigar para conseguir otras alternativas.

Agricultura Limpia
El investigador Alfredo Lacasa, jefe del Departamento de Protección de Cultivos del Imida, explica que la obtención de estos nuevos patrones se ha conseguido mediante cruzamientos y selecciones de pimientos cultivados y pimientos salvajes, que luego han sido testados para comprobar su grado de resistencia.

Esta alternativa se suma a otras que el Imida también ha investigado para solucionar el problema de las citadas plagas, tales como la biofumigación, que supone el uso de estiércol, y la solarización, que requiere mantener el suelo sin cultivar durante los meses de verano hasta conseguir el efecto deseado.

“Desde el año 1995 tenemos en marcha un programa de Agricultura Limpia y hemos sido pioneros en el control biológico de las plagas en este cultivo, con casi el 100% de la superficie sin insecticidas, sólo se utiliza azufre”, explica el director general Ángel García Lidón quien añade que “en los últimos 12 años se han producido unas 4 ó 5 alertas sanitarias, pero nunca nos han afectado a nosotros; y eso nos ha hecho ganar en competitividad”.

Información publicada en la edición impresa de Valencia Fruits del 4 de febrero.
Si usted es sucriptor puede descargarse el número completo del semanario en formato pdf