Nuevos cultivos frente al cambio climático

FEDEMCO 2020 1
Hispatec enero 2020
Registro suscriptores
ISABEL DÍAZ. EFEAGRO.

Los efectos del cambio climático en el mundo son ya una realidad y sus consecuencias más palpables son el aumento de las temperaturas medias y condiciones del clima más extremas, una serie de factores que afecta al cultivo de frutales y que estudia un grupo de científicos del IHSM La Mayora CSIC-UMA

árbol frutal

El cambio climático posibilitará incluso la plantación de frutales en países nórdicos.

El investigador titular del CSIC Iñaki Hormaza ha explicado en declaraciones a Efe que el estudio que están realizando se basa en cómo afecta a los cultivos el cambio climático, en concreto a los frutales de zona templada como melocotón, albaricoque, ciruela y cerezo, que requieren de un mínimo de horas de frío que se ven amenazadas con el gradual aumento de las temperaturas.

Este estudio tiene “una aplicabilidad inmediata” y muy amplia, ya que en la actualidad otros árboles frutales como al aguacate se han visto afectados con una floración más temprana esta temporada en la Axarquía por el aumento de las temperaturas.

“Estudiamos en Málaga y en Aragón con diferentes variedades de frutales con diversos requerimiento de horas de frío para la floración”, ha destacado Hormaza, que ha señalado que los tipos “más cálidos” se encuentran en la finca experimental del instituto, ubicado en la zona de la Axarquía malagueña que cuenta con clima subtropical.

Hormaza ha reconocido que, a través de este estudio realizado de forma conjunta con investigadores de otras áreas como Marta Montserrat, Jorge Lora y Librada Alcaraz, se ha comprobado cómo el aumento de las temperaturas “provoca una floración temprana” y el fruto se da en “unas condiciones que no son óptimas”, por lo que afecta a los cultivos, insectos y al control biológico de plagas.

El IHSM La Mayora CSIC-UMA apuesta ante las consecuencias del cambio climático por la diversidad de cultivos para adaptarlos a estas situaciones ya que “aunque las plantas se suelen adaptar a cambios climáticos esto se puede producir entre generaciones” y “no de forma acelerada” como ocurre ahora a consecuencia de la actividad humana.

Hormaza ha afirmado que esta finca experimental es muy interesante para probar variedades de cultivo con “menor requerimiento de horas de frío” o más cálidas para luego implantarlas en otras zonas de España cuyas condiciones serán semejantes al clima subtropical de la Costa del Sol Oriental.

Ha advertido de que el cambio climático “también está afectando al cultivo de frutales tropicales como mango, chirimoyo, litchi, carambola o pitaya”, unos cultivos que irán cada vez “más hacia el norte”, lo que posibilitará incluso con el paso de los años la plantación de algunos frutales en países nórdicos.

“Es innegable que hay un cambio climático causado por la actividad humana”, ha sentenciado Hormaza, que ha reconocido que tanto la sociedad como los profesionales de la ciencia deben “dar respuesta” ante esta realidad y ofrecer soluciones.