Girasol, aceite de orujo y refinados de semillas restan cuota de mercado a los “olivas”

Ginés Mena. Efeagro.

Los altos precios del aceite de oliva han provocado un fuerte correctivo a sus ventas en los supermercados

aceite oliva

Los precios en origen del aceite de oliva se mantienen altos.

Los altos precios del aceite de oliva han provocado un fuerte correctivo a sus ventas en los supermercados, mientras que ganan cuota de mercado el girasol, especialmente, y el aceite de orujo de oliva, a los que se suman refinados de semillas, aunque con menor penetración.

Según las estadísticas de la patronal de envasadores Anierac, en lo que va de campaña (el período que va de octubre 2016 hasta abril de 2017) han salido 179,43 millones de litros de aceite de oliva, 26,35 millones de litros menos en tasa interanual.

Este descenso, del 12,81%, se produce en todas las categorías. En el virgen extra, es del –5,72%; en el virgen, del –14,97%; en el suave, del –19,11% y en el intenso, del –10,34%, detalla. En cambio, el aceite de orujo de oliva vendió 426.000 litros más, y suma durante estos 7 meses 11 millones de litros, que son un 4,02% más que en la campaña anterior.

Sobre los aceites de semillas, los envasadores afirman que se mantiene la estructura tradicional de este grupo, con casi 23 millones de litros vendidos en abril de refinado de girasol y 3,72% millones de litros del refinado de semillas. El resto son cantidades mucho menores de aceites refinados de soja, maíz, cacahuete, pepita de uva y colza.

En los cuatro primeros meses del año, las ventas de los aceites que forman este grupo han superado los 110 millones de litros, lo que supone un +5,36% respecto al año anterior.

Este incremento de las ventas de este grupo “se debe exclusivamente al aumento de las ventas del aceite refinado de girasol”, según los datos de Anierac, que ha alcanzado una cifra de salidas de algo más de 96 millones de litros, que son superiores en más de 19 millones de litros a las que se produjeron en 2016.

Mientras, en origen, los precios del aceite de oliva se mantienen fuertes, con más movimientos entre almazaras y comercializadoras. “El precio del aceite bajó levemente y de forma generalizada durante la pasada semana, excepto en el caso del virgen extra, que se mantuvo igual o subió de forma muy moderada manteniéndose una semana más por encima de los cuatro euros el kilo en origen”, detalla Asaja-Jaén en su último informe, del 19 al 25 de mayo.

El Sistema de Información de Precios en Origen (POOLred) muestra del 20 al 26 de mayo unas 26 transacciones entre almazaras y entidades comercializadoras por 1.655 toneladas y 3,88 euros/kg. El virgen extra ronda los 4,02 euros/kg; los vírgenes, 3,83; y los lampantes, los 3,74 euros por kilo.

La directora gerente de la Interprofesional del Aceite de Oliva de España, Teresa Pérez, señala a Efeagro que los datos de exportaciones del primer trimestre de 2017 “han funcionado muy bien”, con alzas en Reino Unido, Alemania, Francia, Brasil o Australia.

“Es verdad que las disponibilidades y los precios son los que son; no podemos sacar más aceite del que tenemos y, por tanto, a partir de ahora tiene lógica que se vayan reduciendo las salidas al mercado, que en los últimos meses han rondado 140.000 toneladas de media”, ha remarcado.

A nivel nacional, “empieza a contraerse la demanda” aunque aumenta el valor por las mejores cotizaciones del aceite de oliva.

“Tenemos consumidores dispuestos a pagar por el producto”, aunque en el extremo contrario también hay españoles con menos poder adquisitivo que reducen sus compras de olivas o bien “migran” hacia otras grasas comestibles más baratas como el girasol, indica.

Según el director de la Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles (Anierac), Primitivo Fernández, “hemos tenido unos primeros meses de campaña de comercialización muy buenos, con unas salidas más que notables”, pero el mercado nacional ha disminuido de manera sensible y “es posible que una parte haya pasado al aceite de girasol”. En todo caso, Fernández ha valorado que en España el aceite de oliva cuenta con consumidores “fieles”, incluso con altos precios.

El presidente de la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES), Aurelio del Pino, valora que el consumidor “cada vez entiende mejor la categoría de aceite de oliva”, en un contexto en el que aparecen nuevos consumidores, atraídos por las bondades saludables del producto, que se suman a los tradicionales.

“Nuestros supermercados lo saben y tratan de ofrecer mayor amplitud y profundidad de surtido, que haya aceites de oliva para todas las necesidades de consumo y todos los gustos” y se mantengan como un “alimento fundamental” de la cesta, con cabida tanto para las marcas de distribuidor como las de fabricante.